Nueva polémica 

Chicote y la desesperada lucha de dos cocineras por la comida de una residencia

Las trabajadoras arriesgaron su puesto de trabajo al denunciar al programa '¿Te lo vas a comer?' la pésima calidad de la alimentación de los ancianos.

Chicote y los ancianos / Atresmedia
Alberto Chicotese entrevistó con las dos cocineras de la residencia. / Atresmedia

Alberto Chicote volvió a visitar una cocina en la que la calidad de la comida deja muchísimo que desear. En esta ocasión el cocinero puso a prueba la comida que sirven una residencia de ancianos. La curiosidad más significativa de la historia es que fueron dos cocineras (Sol Félix e Inés García) de la residencia de tercera las que denunciaron en '¿Te lo vas a comer?' la mala 'praxis' del centro respecto a la alimentación.

"¿Que esto nos cuesta el puesto de trabajo a las dos? Pues seguramente, pero esto es que ya clama al cielo", dice Inés García, una de las cocineras del lugar que denunció este miércoles la situación a Chicote.

Las dos cocineras elevaron sus quejas a antena y comentaron que, por ejemplo, para los purés, a los ancianos de la madrileña residencia se les da una "bolsa de menestra" de unos "2 kilos y medio para todos los abuelos". Posteriormente, existe la posibilidad de que se le añade puré de patata para que éste se espese ya que tienen "50 kilos de puré".

La residencia, que se localiza en el Ensanche de Vallecas, al sureste de la capital. Las dos cocineras se mostraron hartas de la pésima calidad de la comida antes citada. Las dos mujeres denunciaron ante el programa de Chicote que en la cocina de la residencia no reciben comida ni de calidad ni en cantidad. Para probarlo, Inés García comenzó a mostrar vídeos de los menús que sirven diariamente en la cocina.

"Nueve calabacines para más de 75 personas", denuncia la cocinera. Y añade: "No sabía cómo hacerlo porque no vienen más (calabacines)". En ese mismo caso, el segundo plato del menú eran entremeses, pero Inés García vuelve a apuntar que eran "de malísima calidad". De nuevo, mostró  imágenes de lonchas de queso y mortadela que dejan mucho que desear para cualquier persona que necesite una alimentación básica.

Casi como auténticas 'whistleblowers', Inés y Sol destaparon el 'chanchullo' que tiene la residencia. Según las cocineras, la residencia de ancianos vallecana tiene las espaldas cubiertas en el caso de que se viniera a hacer una inspección de Sanidad. Les llaman y les dicen que debe "estar todo limpio y ordenado" cuando la inspección sorpresa llegue.

Chicote continúo la entrevista con las dos mujeres a las que, una vez finalizada, agradeció su "valentía" ya que, según el cocinero, las dos mujeres están denunciando una situación "con un arrojo fuera de serie". 

Inés García, respondió ante las palabras de Chicote y aseguró mostrar cariño al trabajo que realiza como cocinera del centro porque "para los abuelos es su última casa y por lo menos que estén satisfechos y contentos". A partir de este punto, volvió la posible pérdida de su puesto de trabajo. La cocinera reconoce que la denuncia pública que han realizado "seguramente" les cueste su puesto de trabajo, pero "es algo que ya clama al cielo". "Se lo hemos dicho a todo el mundo, no nos hemos saltado ningún escalón" pero reconoce también que no han recibido ningún tipo de respuesta. Es por ello que la empleada del centro reconoce que "habrá que tirar por otro camino" para que "nos hagan caso".

Ahora en Portada 

Comentarios