Lunes, 20.01.2020 - 15:43 h

Un ciudadano alemán dona 400 libros al Museo Picasso de Buitrago de Lozoya

Remolina.

Javier Nieto-Remolina.

Buitrago de Lozoya, 17 sep.- La pasión de un ciudadano alemán admirador de Pablo Picasso y de su obra ha terminado en Buitrago de Lozoya, en la sierra de Madrid, a cuyo Museo dedicado al artista ha donado más de 400 libros reunidos durante medio siglo.

El coleccionista que ha incrementado los fondos del Museo Picasso de Buitrago, al norte de la Comunidad de Madrid, se llama Peter Leopold Farer y le ha movido la amistad, la misma razón que a Eugenio Arias, el barbero vecino de Buitrago que congenió con Picasso durante el exilio de ambos en el sur de Francia.

Arias recibió de Picasso decenas de regalos en forma de cuadros y objetos firmados, y con toda esa colección la Comunidad de Madrid fundó en 1985 el Museo Picasso de Buitrago.

Ahora, años después, es Peter Farer el que traslada su colección a la sierra de Madrid, para incrementar la de Arias, a quien conoció en 1979 en la localidad francesa de Vallauris, donde fraguaron su amistad Picasso y su barbero.

"Mi fascinación por el artista de malagueño comenzó en 1962 por la influencia de un profesor de la universidad alemana", ha explicado a Efe Farer, quien incluso es autor de la novela "Muerte, entierro y resurrección. Réquiem para Picasso", editada en inglés y que él espera que alguien traduzca al castellano.

Farer recuerda que, después de haber viajado por muchos lugares del mundo, coincidió en 1962 con Arias en Vallauris: "Yo quería saber más de Picasso, pero el peluquero me decía que sus conversaciones con el pintor eran secreto y no me contó nada".

Años después, en 2006, Farer visitó Buitrago por primera vez, y el encargado del Museo, Lalo Alonso, le convenció de que sería interesante tener la colección en el pueblo.

Así es como Farer le presentó su colección a la Comunidad de Madrid y ahora está encantado de que termine en el Museo.

"Picasso me ha fascinado como ser humano artista, como cabeza de familia y como Casanova, como amante", dice Farer, que ha logrado reunir más de 400 libros y catálogos en diferentes idiomas, además de piezas audiovisuales y carteles de exposiciones sobre la obra del "artista más grande del siglo veinte".

"Quería tener algo para dejar cuando me despidiese de este mundo; eso es la colección y me alegro de que se quede en Buitrago de Lozoya", dice Farer.

Este mediodía, la viceconsejera de Turismo y Cultura del Gobierno regional, Carmen González Fernández, ha acudido a Buitrago, donde se ha celebrado un acto de entrega del legado del donante alemán.

La viceconsejera le ha agradecido a Farer el "valioso regalo" y ha destacado que el de Buitrago es "el único museo del mundo que rinde homenaje a la amistad, la de dos españoles que coincidieron en el sur de Francia y se hicieron amigos y confidentes".

Y ahora, a la de Arias con Peter Farer, cuya donación "altruista y generosa hará que se incremente el disfrute de visitantes e investigadores", ha dicho la viceconsejera.

Carmen González Fernández ha destacado la importancia de las obras, algunas descatalogadas y de difícil adquisición, o piezas singulares como una botella de vino tinto francés Chateau Mouton Rothschild, de 1973, con la etiqueta diseñada por Picasso.

Otros libros que figuran el los nuevos fondos son "Picasso, toros y toreros", de Luis Miguel Dominguín, con litografías originales; "Picasso, The artist works in soviet museums", "Picasso en Avignon", de Rafael Alberti, editado en París por Cercle d'Art en 1970, "Picasso und Jacquelin", de David Douglas Duncan, o "Picasso", de Maurice Reynal, editado en Munich en 1921.

El alcalde de Buirago de Lozoya, Ángel Martínez, también ha celebrado y agradecido el "gesto generoso" de Farer, que supone un "nuevo capítulo" en la historia del Museo.

Martínez ha expresado su convencimiento de que la donación es "una oportunidad para el desarrollo sostenible de la zona rural en que se encuentra Buitrago", y ha recordado los 20.000 visitantes que recibe el pueblo, entre ellos muchos japoneses, franceses y americanos que buscan "una de las más importantes bibliotecas sobre Picasso en todo el mundo".

Aunque habrá que esperar unos meses, hasta que sea catalogada la nueva donación, para acercarse a ver los libros de Farer junto a los regalos de Picasso a su barbero, entre ellos uno único y muy original: una caja de madera pirograbada en la que Arias guardaba sus útiles de peluquería.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING