Miércoles, 01.04.2020 - 11:15 h

Venecia exhibe la vanguardia brasileña y el encuentro social en Argentina y Uruguay

Venecia (Italia).- La vanguardia arquitectónica por la que apuesta Brasil y el encuentro de gentes que promueven los espacios públicos de Argentina y Uruguay fueron hoy presentados en la XII Exposición Internacional de Arquitectura de Venecia, que se celebra del 29 de agosto al 21 de noviembre próximos.

Venecia exhibe la vanguardia brasileña y el encuentro social en Argentina y Uruguay

Venecia (Italia).- La vanguardia arquitectónica por la que apuesta Brasil y el encuentro de gentes que promueven los espacios públicos de Argentina y Uruguay fueron hoy presentados en la XII Exposición Internacional de Arquitectura de Venecia, que se celebra del 29 de agosto al 21 de noviembre próximos.

Los tres países tomaron este viernes el testigo de Chile, quien presentó ayer su pabellón, para cerrar la presentación de las exposiciones estatales de Latinoamérica, después de que Venezuela fuera anunciada en un principio en el cartel, pero finalmente no acudiera a la Ciudad de los Canales.

Brasil mira claramente al futuro con su exposición, titulada "50 anos depois de Brasília", para conmemorar el medio siglo de vida de la capital del país, construida con los pilares de una arquitectura de vanguardia para la época.

De hecho, el artífice de gran parte de la construcción de la ciudad, el arquitecto brasileño Óscar Niemeyer, cuenta con un lugar muy destacado en el pabellón de Brasil, con un ala enteramente dedicada ya no sólo a sus proyectos para Brasilia, sino también para sus trabajos más recientes.

"Estuve con él hace dos semanas. Está muy mayor, y tiene dificultad para andar y ver, pero aún trabaja", comentó a Efe Ricardo Ohtake, comisario de la exposición brasileña y quien asegura que, en ese encuentro, Niemeyer le dio las gracias por llevar a Venecia parte de su trabajo.

Junto al genio de la arquitectura brasileña, el país suramericano exhibe en la Ciudad de los Canales el trabajo de otros cuatro grupos de arquitectos, todos nacidos tras la inauguración de Brasilia, que han bebido del trabajo de Niemeyer y que muestran esa tendencia de la arquitectura de Brasil de crear "a mano alzada".

"Brasilia es el máximo del modernismo en la arquitectura brasileña, que en los últimos años ha mantenido la ética modernista, pero ha modificado la estética modernista", comentó Ohtake.

"Eso es lo mismo que ha pasado con Niemeyer: primero utilizaba formas simétricas, más rectas, para después modificar la geometría y hacerlo todo a mano alzada", añadió.

Siempre sin abandonar la vanguardia, cuatro características son las que diferencian las obras de los jóvenes arquitectos que Brasil -representado hoy en la inauguración de su pabellón por el embajador en Italia, José Viegas- muestra en Venecia: lo industrial, lo artesanal, la juventud y el interés por el desarrollo social, materializado en las favelas.

Por su parte, Uruguay, con su exposición "5 narrativas, 5 edificios", apuesta por el encuentro de gentes en un pabellón en el que una alfombra de cuero de vaca de grandes dimensiones permite a los visitantes tomarse un relax tumbado mientras visiona en cinco pantallas las construcciones propuestas.

Se trata del Palacio Salvo, el edificio Panamericano y el Estadio del Centenario de Montevideo, la represa Rincón del Bonete y el Frigorífico Anglo, en el departamento del río Negro, espacios "significativos, que tienen historia", según explicó a Efe Emilio Nisivoccia, comisario del pabellón.

La idea de trabajar básicamente con material audiovisual (también hay textos y fotografías) llega por ser un tipo de material utilizado por algunos de los responsables creativos de la exposición y porque permite hacer llegar mejor al público la propuesta arquitectónica de un Uruguay que, según Nisivoccia, "es un país público por excelencia".

Dentro esa misma apuesta por lo público, Argentina lleva a Venecia un auténtico "mosaico de ideas"; gracias a marcos digitales de fotografía repasa en imágenes importantes proyectos arquitectónicos del país desde la reinstauración de la democracia, en 1983, hasta 2010, cuando conmemora el bicentenario de su independencia.

Los proyectos seleccionados, entre los que figura la urbanización de Puerto Madero en Buenos Aires, permiten apreciar una amplia gama de trabajos en una exposición de la que el visitante puede sentirse parte gracias a un juego de proyecciones en el que uno mismo puede verse en una pantalla como un ciudadano más de la capital.

El pabellón argentino tiene como título "Lugares de encuentro" y para ilustrarlo se ha decidido estampar una fotografía del cruce de la Diagonal Norte y la Florida de Buenos Aires. "Pensamos que en Suramérica el lugar de encuentro es el espacio público", comentó a Efe Hernán Bisman, comisario de la exposición.

"Así como en Europa vemos que la arquitectura es 'objetual', las ciudades latinoamericanas son de tejido. Una y otra fachada, que no tienen por qué ser del mismo estilo, conforman la ciudad", agregó.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING