Domingo, 05.04.2020 - 12:58 h
La Cañada Real, vacía

El confinamiento por el coronavirus dispara el precio de las drogas en la calle

Dos detenidos en una asociación de marihuana que servía como lugar de reunión de consumidores de droga en pleno estado de alarma

Marihuana
Asociación de cannabis que albergaba una plantación de marihuana en su interior / Policía

El coronavirus parece estar acabando con la delincuencia. Y los que se atreven a saltarse el confinamiento lo más probable es que acaben siendo detenidos en alguno de los controles que estos días ha intensificado tanto la policía como la guardia civil o el Ejército. Los cuatro ocupantes arrestados ayer después de atropellar a un agente mientras les daba el alto se enfrentarán ahora a la justicia. El cabo Manuel Franciso se encuentra grave en el hospital. Todos tienen cuentas pendientes con la ley por drogas, según ha podido saber La Información.  Otras tres de las detenciones que tuvieron lugar ayer también están relacionadas con la droga, un mercado que está acusando el estado de alarma. 

La Guardia Civil detenía ayer en Cazorla (Jaén) a un vecino de 42 años acusado de vender droga a domicilio mientras cubría su ruta de encargos. Horas después se conocía que la Policía Nacional arrestaba a dos individuos de nacionalidad española, de 22 y 23 años, que en una asociación de cannabis albergaban una plantación de marihuana en su interior. El local servía como lugar de reunión de consumidores de droga. Es el segundo local de este tipo descubierto en una semana en la Región de Murcia, en los cuales el consumo de cannabis servía a los traficantes como tapadera para actividades de cultivo y venta de drogas. Este mercado, según La Sexta, está siendo golpeada por el coronavirus ya que su precio en la calle se está hasta triplicando. 

Muestra la cadena imágenes del poblado de la Cañada Real, el mayor supermercado de la droga de toda España donde cada día llegan cientos de coches de cundas desde el centro de Madrid y ahora está "prácticamente desierto". La carretera que llega hasta allí, que normalmente está llena de personas caminando por los arcenes, ahora está casi vacía.  Los agentes están empezando a tener tolerancia cero con los compartimientos que no cumplen con las normas de confinamiento. Y de la mano, la justicia.

Hoy, dos hombres han ingresado en prisión, uno en Segovia y otro en Palma, después de que se saltaran el confinamiento varias veces. Según ha informado  la Subdelegación del Gobierno en Segovia, los agentes interceptaron ayer a un vecino de esta localidad que se encontraba próximo a un establecimiento de alimentación y portaba una bolsa con piezas de fruta.

Tras pedirle la documentación, los agentes se percataron de que su domicilio se encontraba a dos kilómetros de distancia de la tienda y, una vez cruzaron los datos con la Comisaría, conocieron que este vecino ya había sido denunciado varias veces por hechos similares, la última ocasión en el día anterior. Los agentes entendieron que se trataba de una reiteración en un corto espacio de tiempo del incumplimiento del mandato de confinamiento general, contenido en el decreto 462/2020, de 14 de marzo.

Tras ser arrestado por un delito de desobediencia grave, el infractor pasó a disposición judicial y un juez ha determinado su ingreso en prisión. Por otra parte, en Palma de Mallorca un juez de guardia ha ordenado el ingreso en prisión provisional de un hombre detenido cuatro veces en nueve días por la Policía Nacional en esa localidad por desobediencia a la autoridad por incumplir la orden de confinamiento contra la pandemia de coronavirus.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING