Lunes, 15.10.2018 - 19:49 h
Sentencia del TSJC

La Justicia da un paso más e indemniza a familiares de fallecidos por el amianto

Condena a Uralita a pagar 112.000 euros a un exempleado, incapacitado de por vida, cuya mujer falleció por su exposición a esta sustancia mortal.

Amianto
El uso de amianto está prohibido en España desde el año 2000.

La Justicia ha vuelto a fallar a favor de las víctimas de amianto. En este caso, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha dado la razón a un exempleado de Uralita, cuya mujer falleció tras más de 20 años sometida a la exposición de fibras de amianto contenidas en la ropa de su marido.

Por estos hechos, el tribunal ha condenado a indemnizar a su viudo con 112.000 euros en concepto de daños y perjuicios sufridos por la muerte de su esposa. En la sentencia, a la que ha tenido acceso La Información, los magistrados explican que el deceso de la mujer se debió a que la compañía no cumplió con su deber de hacerse cargo de limpiar la ropa de sus empleados.

El fallo tampoco pasa por alto que este exempleado de Rocalla (la antecesora a Uralita), se encuentra en situación de incapacidad permanente y así consta en sentencia de 2009, debido igualmente a su exposición reiterada a este material prohibido en el conjunto de la Unión Europea (UE) desde el año 2000.

Por ello, los magistrados que firman la sentencia desestiman, por un lado, el recurso presentado por la empresa ahora condenada, y, por otro, estiman el recurso de este ciudadano de Castelldefels (Barcelona), modificando la cantidad que percibirá como indemnización.

Se trata de un fallo que reitera la evidencia de la responsabilidad que determinadas empresas tuvieron en el contagio de la enfermedad, conocida como mesotelioma, no solo por parte de los que estuvieron en contacto directo, sino por familiares y terceros igualmente expuestos a la inhalación de las mortíferas fibras.

Además, carga duramente contra la empresa por incumplir reiteradamente la normativa existente desde el año 1941 contra el amianto. De hecho, la compañía fue requerida por Inspección de Trabajo y la autoridad laboral hasta en cinco ocasiones entre los años 1974 y 1993 con la exigencia de que adoptase medidas para corregir esta exposición a la que estuvieron sometidos sus empleados.

"Significamos que, prácticamente durante toda la vida laboral del actor, se conocía la peligrosidad del amianto y su incidencia en la salud de los trabajadores expuestos al radio de acción de su polvo, por el riesgo de contraer la enfermedad respiratoria conocida como asbestosis a través de su inhalación", reza la sentencia.

Más de 10.000 afectados

Se trata de la segunda condena para Uralita ya que la Audiencia Provincial de Madrid falló en diciembre del año pasado a favor de indemnizar con 20 millones de euros a 39 afectados, entre exempleados y familiares, que también enfermaron por el amianto de la fábrica.

Esa fue la primera vez en la que el tribunal estableció como víctimas no solo a los extrabajadores que habían estado en contacto directo con este polvo cancerígeno, sino a los vecinos expuestos al mismo porque quedó probada la existencia de residuos de fibrocemento en la zona donde vivían.

El caso de esta empresa ha llegado hasta el Tribunal Supremo, que, además de dar la razón (a título póstumo) a un antiguo trabajador víctima del amianto, sentó jurisprudencia a favor de los empleados y unificó doctrina en torno a esta negligencia que dejó a más de 10.000 afectados.

A día de hoy existen muchas asociaciones que luchan porque se reconozca a los afectados por su exposición a este material cancerígeno. Entre ellas destaca Colectivo Ronda, un despacho de abogados que, además de encargarse de la defensa de muchos de ellos, organiza charlas informativas como la prevista para el próximo 20 de septiembre en Getafe (Madrid). En el acto participarán la Asociación Catalana de Víctimas del Amianto y personal médico del Hospital Universitario de Getafe.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios