Sábado, 21.09.2019 - 20:11 h

El control de migrantes, sujeto de discordia continuo entre Grecia y la UE

Grecia redobló sus esfuerzos para controlar el flujo de migrantes, pero no satisfizo a algunos de sus socios europeos, tentados con apartarla del espacio Schengen pese al riesgo de transformarla en un inmenso campo de refugiados.

Un proyecto de informe publicado el miércoles por la Comisión Europea afirma que "Grecia ha desatendido seriamente sus obligaciones" en la gestión de su frontera.

El texto pide que Atenas tome medidas drásticas en tres meses bajo amenaza de restablecer los controles nacionales en los países del espacio Schengen durante dos años.

Esta medida aislaría a Grecia en el continente Europeo frente a Turquía, que en 2015 dejó pasar a 850.000 personas, con el riesgo de que los refugiados se queden en su territorio en vez de seguir hacia el norte, como hasta ahora.

Bruselas reprocha a Grecia no registrar correctamente a los migrantes. Sólo este mes llegaron a su territorio 47.000, el 92% de ellos eligibles para el asilo (sirios, iraquíes y afganos), según datos de la agencia de refugiados de la ONU (Acnur) en Grecia.

El país lleva además retraso en la apertura de los cinco centros de registro de migrantes (los llamados "hotspots") previstos en las principales islas de llegada, que tienen el objetivo de recoger huellas digitales. Según el ministro de Política Migratoria, Yannis Mouzalas, abrirán "a finales de febrero o principios de marzo".

Tampoco gustó en Bruselas el cierre el año pasado de varios campos de retención de migrantes coincidiendo con la llegada al poder del partido de izquierda radical de Alexis Tsipras.

La UE también con malos ojos el hecho de que el gobierno dejara durante un tiempo entrar sin control a refugiados y migrantes, principalmente paquistaníes y magrebíes.

Philippe Leclerc, el representante en Grecia de la agencia para los refugiados de la ONU (Acnur), considera que "hay que organizar los más rápidamente posible retornos voluntarios o forzados a los países de origen de estos migrantes para no dañar el sistema de protección de los refugiados".

Actualmente los centros de retención griegos, que fueron reabiertos, acogen a unas 800 personas, muchos de ellos marroquíes.

Grecia tampoco consigue colaborar con la agencia europea de vigilancia de las fronteras exteriores (Frontex), que tiene quince barcos patrullando junto a los guardacostas griegos en el mar Egeo.

Sin embargo sólo lleva a cabo tareas de salvamento porque no está autorizada a repeler embarcaciones, dijo el lunes un portavoz de Frontex.

Muchos expertos son sin embargo menos severos, como Leclerc, que asegura que Grecia está haciendo "progresos considerables" y lamenta que la UE sólo haya ofrecido 646 relocalizaciones de refugiados a pesar de haber prometido 64.400.

Henri Labayle, director del Centro de Documentación y de Investigaciones Europeas (CDRE) cree por su parte que "hay que aceptar la realidad y el hecho de que es Turquía quien inunda la UE con una presión migratoria que si quisiera podría regular perfectamente".

La UE anunció la intención de ayudar a Macedonia, al norte de Grecia, un país que no forma parte de la UE ni del espacio Schengen pero al que llegan cada día cerca de 2.000 migrantes eligibles para el asilo (sirios, iraquíes y afganos).

El secretario de Estado belga para la migración, el nacionalista flamenco Théo Francken, sugirió incluso establecer en Grecia estructuras para acoger a entre 200.000 y 3000 refugiados, y no a 8.000 como hasta ahora.

Sin embargo Leclerc considera que el aislamiento "sería muy grave para Grecia" que tendría que hacer frente a "miles, incluso decenas de miles de personas que necesitan refugio" y podría convertirse en un campo de refugiados gigantes.

hec-od/cb/pc/jz

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios