Miércoles, 20.02.2019 - 23:47 h
En el aluminio y el acero

China amenaza a Trump con una guerra comercial si decide imponer aranceles

Trump deberá decidir antes del 11 de abril si cumple el plan del Departamento de Comercio que cree que esos impuestos defienden la seguridad nacional.

Donald Trump durante una reunión sobre economía y comercio
Donald Trump durante una reunión sobre economía y comercio / EFE

Davos acabó sin saber si Trump era o no proteccionista. El Departamento de Comercio le acaba de dar alguna pista empujando al presidente a imponer aranceles y proteger la industria americana. China advirtió hoy de que tomará las medidas necesarias para proteger sus intereses si finalmente el Gobierno estadounidense impone aranceles al acero y el aluminio para salvaguardar la industria nacional. Pero es el encargo que tiene el presidente en un informe que ya tiene sobre la mesa.

"Si la decisión final de Estados Unidos afecta a los intereses de China, tomaremos las medidas necesarias para defender nuestros derechos", advirtió el director del departamento de investigación comercial del Ministerio de Comercio, Wang Hejun, citado por la agencia estatal Xinhua.

El Departamento de Comercio de EE.UU. concluyó este viernes que el reciente aumento en las importaciones de estos metales supone un "riesgo para la seguridad nacional" ya que amenaza la viabilidad de la industria estadounidense.

El departamento ha indicado, mediante un comunicado, que EEUU es el mayor importador mundial de acero, pues suponen casi cuatro veces más que las exportaciones. No obstante, ha subrayado que, desde el año 1998 el empleo en esta industria ha disminuido un 35%. De esta forma, las medidas aconsejadas pretenden aumentar la producción nacional de acero desde su actual 73% de capacidad hasta aproximadamente una tasa de operación del 80%, considerada el nivel mínimo para garantizar la viabilidad del sector a largo plazo.

La decisión, antes del 11 de abril

Por eso, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, propuso a Donald Trump una variedad de medidas para que el presidente pueda elegir la que le parezca más conveniente, entre ellas la imposición de un arancel del 24% adicional a los existentes a todos los países importadores o de un 53% a un grupo de 12 países, entre ellos China.  En este sentido, la oficina comercial ha señalado que el presidente deberá tomar una decisión antes del 11 de abril de 2018, para cuando podrá haber asumido las recomendaciones o incluir modificaciones como el ajuste de los porcentajes.

Asimismo, el estudio del Departamento de Estado se revisó el impacto de las importaciones de aluminio forjado y sin forjar, para las que se pide un arancel de al menos el 7,7% sobre las importaciones de todos los países exportadores.  También se sugirió un arancel del 23,5% para el aluminio procedente de China, Hong Kong, Rusia, Venezuela y Vietnam.

En el caso de las consideraciones referidas al aluminio, Trump tiene hasta el próximo 19 de abril de 2018 para tomar una decisión. En este sentido, el Departamento de Comercio apunta que el empleo relacionado con la industria del aluminio cayó un 58% entre 2013 y 2016, mientras que se han cerrado seis fundiciones y solo dos de las cinco restantes están operando.

EEUU debe producir más uranio, cobalto o litio

Por otro lado, el Departamento de Interior de EEUU dijo que el país debería aumentar la producción nacional de 35 minerales que considera "críticos", entre los que se incluye el uranio, cobalto o litio, para reducir su dependencia con los proveedores extranjeros.

"Cualquier escasez de estos recursos constituye una vulnerabilidad estratégica para la seguridad y prosperidad de EEUU", dijo el subsecretario del Interior para el Agua y la Ciencia, Tim Petty. El objetivo de impulsar la producción nacional de minerales se enmarca dentro de la política estadounidense de la Administración Trump, que busca impulsar las exportaciones del país en detrimento de las importaciones con el uso de aranceles y otras medidas proteccionistas.

Sobre estas recomendaciones, Wang señaló que están "injustificadas" y que EE.UU. ya ha sobreprotegido la industria nacional, por lo que no debería imponer "imprudentemente" más restricciones sobre las importaciones. Recordó que, ante la todavía inestable recuperación económica internacional, la administración estadounidense debería actuar con moderación al tomar medidas de protección comercial y observar las normas multilaterales para hacer contribuciones positivas al orden económico y comercial global. Trump llegó a la Casa Blanca con un discurso proteccionista en el que uno de sus pilares era la defensa de la industria del metal frente a las importaciones chinas.

Ahora en Portada 

Comentarios