Jueves, 20.06.2019 - 14:15 h
Diversifican su apuesta inmobiliaria

Chino busca piso: no solo de 'wandas' vive el mercado de la vivienda español

Desde casas en Fuenlabrada por 120.000 euros a mansiones y chalets en La Finca... los chinos compran prácticamente todo. 

Inmobiliaria chinos
Chino busca piso: no solo de 'wandas' vive el mercado inmobiliario español. / Archivo

"Grupo inversor chino busca piso. Pago al contado, empresa en expansión, rápida gestión, no importa estado de la vivienda, se valora más con ascensor y terraza. Ponga su precio y llame o mande whatsapp". El anuncio va acompañado de la foto de un ciudadano chino, su nombre (Chen, D. Xie…) y un número de teléfono. Desde hace meses, barrios de Madrid como Vallecas, Usera, Carabanchel o Tetuán son 'empapelados' con octavillas de este tipo.

Tras este grupo inversor chino está la empresa Bafre Inmobiliaria, compañía que preside Long Fang Hu, español de padres chinos y que cuenta con solo 28 años de edad. Y es que los chinos son ya el colectivo que más invierte en vivienda en España, adelantando a rusos, británicos o venezolanos. Muchos de ellos en busca de la llamada Golden Visa o visado de oro, una ley que puso en marcha el gobierno del PP presidido por Rajoy en 2013 y que rige en la mayoría de países de la UE. Un permiso de residencia para ciudadanos extracomunitarios que realizan una inversión inmobiliaria en España igual o superior a 500.000 euros.

Es decir, esta fórmula permite acceder a los beneficios de la residencia a cambio de una inversión económica. Una medida atractiva a la que ya se han acogido 25.000 personas desde que entró en vigor y en la que los chinos son los reyes desplazando del primer lugar a los ciudadanos rusos. Así, el mercado inmobiliario español, sobre todo en ciudades como Barcelona o Madrid, vive, en buena parte, de los yuanes (moneda china) que los asiáticos invierten en España, que es el país europeo que más Golden Visa ha concedido en los últimos años.

El permiso de residencia, que no de nacionalidad, tiene que ser renovado cada dos años, pero el Parlamento Europeo ya ha puesto el foco sobre él y ha alertado de su posible uso para blanquear dinero. Aun así, en España  han proliferado las inmobiliarias especializadas en el mercado chino como Bafre, CR Homes o PLS Consulting, creada por Lee Fey, un licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Estudios Internacionales de Pekín, y su compañera Belén Pedrajas, los dos ex trabajadores de Wanda. Ofrecen desde un apartamento en el ensanche de Barcelona de 350.000 euros hasta un palacio como el del Enebral en San Lorenzo del Escorial por 8,5 millones de euros.

En CR Homes Inmobiliaria se puede comprar un piso en Fuenlabrada por 120.000 euros o un chalet en la zona norte de Madrid por 1,2 millones y su público, según reconocen en su página web, es la clase media china que reside en España y que vive en Fuenlabrada, Getafe o Parla, debido en buena parte a la cercanía del polígono Cobo Calleja, plagado de almacenes mayoristas para los bazares chinos. "La mayoría de nuestras operaciones son para este colectivo y disponemos de personal nativo chino para hacer más fácil y sencillo el proceso", reconocen en una web en español y chino.

Bafre Inmobiliaria cuenta ya con siete oficinas en Madrid, más otras dos en Pekín y Shanghai, y "ahora mismo tenemos unas 300 propiedades en exclusiva anunciadas en el portal Idealista, por ejemplo. Estamos especializados en el mercado asiático, aunque también tenemos muchos clientes españoles, y gestionamos y coordinamos visitas constantes de inversores a España", asegura David Ramón, el director de marketing de Bafre, que atiende a La Información en la oficina del grupo en Usera, el llamado 'Chinatown' madrileño. 

"En China no se conocía España, pero en los últimos años se ha convertido en un país y un mercado inmobiliario interesante para los ciudadanos de aquel país, principalmente desde que se puso en marcha el tema de la Golden Visa, sobre todo, desde que se flexibilizó y no fue necesario comprar una única propiedad de 500.000 euros para que te den la residencia sino que la inversión podía dividirse en varios inmuebles hasta alcanzar esa cantidad", reconoce Ramón. Por ello, Bafre ofrece propiedades 'baratas' de cerca de 100.000 euros en barrios populosos de Madrid hasta "viviendas de lujo en La Finca o áticos en la calle de Serrano o la Plaza Mayor", que superan ampliamente el millón de euros.

David Ramón explica cómo ha ido variando con los años el perfil del chino que busca casa en España. A principios de los años 2000 el chino que buscaba piso en España era un residente en nuestro país y quería una vivienda para vivir o para invertir, viviendas modestas de alrededor de 100.000-150.000, y alquilarla para sacar rendimiento inmediato. Posteriormente llegaron los inversores chinos ya más potentes económicamente, que compraban varias propiedades, "cinco, seis o siete pisos o casas para sacarles rendimiento, pero no para vivir en España". Es un inversor que tiene propiedades en Canadá, EEUU o Gran Bretaña y que invierte en Madrid porque ahora aquí el mercado inmobiliario es muy atractivo. Y a partir de la Ley de Emprendedores de 2013 llega un nuevo tipo de comprador chino, "el que quiere venirse a vivir a España en un futuro o quiere que sus hijos estudien aquí".

Pese a la barrera del medio millón de euros para obtener la Golden Visa, "que tampoco es una cantidad tan alta porque el chino es muy ahorrador", entre nuestros clientes no abundan los 'wandas' sino que hay abogados, médicos, actores, futbolistas, pequeños empresarios…", aseguran. La presencia de chinos que quieren comprar casa en España para vivir en nuestro país se ha multiplicado exponencialmente hasta el punto de que se calcula que en 2018 unos 7.000 ciudadanos de aquel país compraron casas en España para conseguir la Golden Visa. Un 40% en Barcelona, un 15% en Madrid y otro 15% en Málaga. "Nosotros prácticamente todas las semanas tenemos visitas de personas de China que vienen a España a invertir en el sector inmobiliario".

El procedimiento es el siguiente. Se les envía un dossier en su idioma con toda la información de los inmuebles que les pueden interesar y su situación, "si está cerca del aeropuerto, de Atocha, el metro más cercano, de museos, de colegios, de universidades, de parques, que les encantan…. Se organiza el viaje, que suele ser de una semana y cuando llegan aquí visitan la ciudad un par de días, con un chófer que nosotros le ponemos y luego a ver pisos". Si son para una futura residencia en España "se les busca una zona buena como Arganzuela o Retiro, pisos de 300.000-350.000 euros, y luego se les completa con otros dos pisos de 100.000 euros en Vallecas, Usera, Carabanchel… para que completen los 500.000 euros necesarios para la Golden Visa y para que inviertan y puedan para lograr rendimiento económico".

Ahora en Portada 

Comentarios