Lunes, 09.12.2019 - 17:03 h
Debe seguir el modelo oficial

Estos son los puntos clave que incluye tu nómina y que debes conocer

Este documento, que actúa como justificante incluye el devengo, que es la retribución salarial del trabajador, las deducciones y el salario neto.

Fotografía de una calculadora con dinero.
Estos son los puntos clave que incluye tu nómina y que debes conocer /  Pixabay.

Los casi 20 millones de trabajadores que hay en España, según la Encuesta de Población Activa (EPA), tienen como principal ingreso su retribución por ese empleo, es decir el salario. Generalmente cada mes, aunque puede darse en otros períodos, reciben su nómina, junto al ingreso correspondiente. Pese a la importancia que tiene en las finanzas personales, muchos desconocen su composición.

Este documento que debe entregar la empresa al trabajador incluye información fundamental porque actúa como justificante del pago del salario, pero también acredita el pago a la Seguridad Social y las retenciones por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que debe gestionar la empresa. En él se especifican datos sobre la compañía, el trabajo realizado y el tiempo empleado, junto a los importes que corresponden por ello.

Al tratarse de un justificante, en la primera parte de la nómina se incluyen los datos identificativos de las partes, empresa y trabajador, así como el período de liquidación, es decir, la frecuencia con la que la empresa emite las nóminas.

Junto a los datos identificativos de la empresa y el trabajador, la nómina contiene tres elementos fundamentales: devengos, deducciones o retenciones y el líquido, que es el salario neto. Los devengos son las retribuciones salariales del trabajador, su salario base, al que se suman cualquier complemento, como pueden ser las horas extraordinarias o las pagas ‘extra’ que le correspondan. En caso de recibir de la empresa bienes o servicios que no tributan como salario, por ejemplo dietas o gastos de transporte, también se deben incluir en este apartado.

Al total devengado se le aplican las deducciones o retenciones correspondientes para obtener el salario neto. En este apartado se incluyen las deducciones de la Seguridad Social y las retenciones del IRPF que la empresa gestiona en nombre del trabajador, aunque estas son las deducciones más comunes también existen otras que se deben incluir en el mismo apartado. Los importes variarán según el perfil del empleado y del tipo de contrato laboral que tenga.

En concreto, la cotización de un trabajador a la Seguridad Social incluye el pago de contingencias comunes, que cubren contingencias derivadas de accidente no laboral, enfermedad común y maternidad, desempleo, gracias a este importe en caso de desempleo se tiene derecho a una prestación, formación profesional y horas extraordinarias.

Finalmente, en el apartado líquido, se especifica el importe que finalmente ingresará el trabajador, el salario neto, que se obtiene al restar al devengo las deducciones correspondientes.

Sanciones si no se entrega la nómina

La información recogida en la nómina es fundamental y, sobre todo, muy importante en caso de tener que justificar algún pago o dinero recibido. En ese sentido, es conveniente recopilar estos documentos. En caso de que la empresa no lo haya enviado, el trabajador tiene derecho a exigirlo. El Estatuto de los Trabajadores recoge en uno de sus artículos el deber de la empresa de realizar “puntual y documentalmente” la liquidación y pago del salario.

En concreto, la documentación del salario se realizará mediante la entrega al trabajador de un recibo individual y justificativo del pago del mismo. Además, el modelo utilizado se deberá ajustar al oficial aprobado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social o, en su defecto, a lo estipulado en el convenio colectivo.

No realizar debidamente la liquidación del salario tiene sanciones. De acuerdo a la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, no entregar en el plazo estipulado la nómina al trabajador o no utilizar el modelo oficial son infracciones administrativas leves, que implican una multa de entre 60 y 625 euros. Por su parte, si en la nómina no se especifican las cantidades realmente abonadas, la empresa se enfrenta a una infracción grave, con una multa de entre 626 y 6.250 euros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING