Decálogo de excesos (y un poco de historia) de la España de las autonomías

El impacto causado por las autonomías sobre las cifras del déficit en España ha resucitado viejos fantasmas sobre la viabilidad del Estado de las autonomías. Pero, ¿cómo se ha llegado hasta aquí? ¿Cómo han manejado sus presupuestos (cada vez mayores) las regiones a lo largo de la democracia?

Las CC.AA aceptan aplicar reglas de gasto y el ICO financiará parte de las liquidaciones pendientes

Las autonomías han echado por tierra cualquier atisbo de optimismo en las cuentas públicas de España en 2011. No hicieron sus deberes y eso se ha reflejado en el déficit hasta en 1,64 puntos extra (dos tercios del desvío de 2,51 puntos de todas las administraciones), hasta el terrible 8,51% final.

Ésta es una lista de los excesos de la Administración territorial (acompañados por contexto histórico), según un informe publicado por la CEOE y estadísticas del INE y del propio Gobierno sobre los traspasos de competencias y su coste económico:

1) España es una de uno de los estados más descentralizados del mundo: las autonomías concentran el 35% del gasto público, pero acaparan el 56% del personal público y el 60% del coste de sus salarios.

2) (Desde el nacimiento de la democracia, en 1978, Estado y comunidades han firmado 1.978 acuerdos de traspasos. La legislatura más activa fue la segunda -entre 1982 y 1986-, con 686).

3) Los ayuntamientos han duplicado su personal desde finales de los 80. Las autonomías, en ese mismo periodo de tiempo, lo han multiplicado por cinco, si bien se incluyen a los empleados relacionados con las competencias transferidas.

4) (Como consecuencia de las materias traspasadas, también se trasladó el número de funcionarios: en total, ascienden a 821.357 desde 1978. Sin embargo, los gobiernos regionales tienen empleadas a 1.744.000 personas, con lo que el 53% de su plantilla no tiene nada que ver con nueva gestión).

5) Tanto en las crisis de 1983 como en la de 1993, el sector público experimentó un ajuste en su plantilla. Entre 2008 y 2010, no obstante, el empleo en la Administración siguió engordando y creció un 7,4% (frente al 12,1% en que se recortó el trabajo en el sector privado). Las autonomías son responsables del 96% de ese aumento.

6) (Casi desde que comenzó el siglo XX las autonomías no reciben nuevas competencias de peso. El proceso sanitario, que comenzó en 1981 con Cataluña, se cerró en 2001 a todo el espectro regional; y entre 1996 y 1999 se completó la educación).

7) Pero el coste de la vida se encarece y cada vez somos más, podrían defenderse las administraciones. Podrían, pero habría que recordarles que la población española entre 1996 y 2010 subió un 18,5% frente al 35,1% de avance que experimentó el personal contratado.

8) (Cataluña, con 189 traspasos aprobados desde 1978, es la comunidad con más capacidad de gestión. Si los números de transferencias son indicadores de algo, Galicia (154) y Andalucía (152) cierran el podio. Por abajo -y dejando fuera a Ceuta y Melilla-, Navarra (60), Castilla-La Mancha (92) y Extramadura (99) son las que menos han asumido).

9) España está en la media de la OCDE en lo que respecta a la ratio entre empleados públicos con respecto a la población activa. No así en la remuneración de dichos trabajadores, ya que el coste de la plantilla supone el 26,1% del gasto público en nuestro país frente al 21,6% de la eurozona. También supera con holgura a Francia, Italia, Reino Unido o Alemania.

10) (Pero no todos son funcionarios y tienen garantizado su puesto: sólo el 32,8% de los empleados públicos de los ayuntamientos goza de esta protección, mientras que el porcentaje escala al 75% en el Estado y se queda en un 66% en las autonomías).

Ahora en portada

Comentarios