España puede sufrir por su exposición a Alemania con una coalición 'jamaicana'

Los liberales, euroescépticos reconocidos, pueden obstaculizar la unión bancaria o la fiscalidad única, que convienen a nuestro país.

A la inestabilidad en el Continente se suman, en el caso español, la retirada de estímulos del Banco Central Europeo y el problema abierto en Cataluña.

Te interesa: Merkel olvidó hacer sus deberes y ahora tiene a los populistas de derechas en su casa

España puede sufrir por su exposición a Alemania con una coalición 'jamaicana'

El resultado de las elecciones alemanas, con un parlamento muy fragmentado, pese a la nueva victoria de la canciller Angela Merkel y de la Unión Demócrata Cristina (CDU), puede tener impacto tanto en la economía europea como en la española. El principal problema se plantea ante una alianza de Merkel con los liberales, euroescépticos reconocidos, que podrían obstaculizar reformas importantes como la unión bancaria o la fiscalidad única a nivel europeo, que convienen a nuestro país.

En nuestro caso, a esta incertidumbre se suma la retirada paulatina de estímulos por parte del Banco Central Europeo (España es uno de los principales beneficiados de la compra de deuda) y el problema abierto en Cataluña. Hay que tener en cuenta que Alemania es nuestro segundo socio comercial, después de Francia. El año pasado nuestras exportaciones al país subieron un 6,1%. Por segundo año consecutivo, el volumen total de comercio entre ambos estados marcó un récord histórico en 65.500 millones, según el Icex.

Los países del Sur, más afectados

Raymond Torres, director de Coyuntura y Estadística de Funcas considera que la llamada "coalición Jamaica", por los colores que representan a los partidos que la formarían (el negro de la CDU, el amarillo de los liberales del FDP y el verde de los ecologistas), supone un problema al no ser partidarios los liberales ni de una fiscalidad europea, ni de completar la unión bancaria, que son los dos ejes de las reformas planteadas recientemente por el presidente francés, Emmanuel Macron o por el líder de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker.

Sin estas iniciativas y con la marcha atrás en la política de estímulos del BCE, Europa será más vulnerables a la coyuntura y, en particular España, que ha sido todo este tiempo uno de los países que más se benefician del giro dado por Mario Draghi en 2012.

En opinión del economista José Carlos Díez, el nuevo escenario político en Alemania presenta dos canales de riesgo. Por un lado, que la incertidumbre frene aún más la inversión (que ya registra cifras muy débiles en el país). Eso sí, Díez ve poco probable que la economía de la locomotora europea pueda entrar en recesión. En segundo lugar, que las dificultades para formar nuevo gobierno generen inestabilidad financiera. En ese caso, España debería enfrentarse a mayores costes de financiación. “El mercado, no obstante, está tranquilo porque percibe una cierta idea de continuidad por el hecho de que Merkel siga siendo canciller”, explica.

David del Val, consultor de Analistas Financieros Internacionales (AFI) añade a lo anterior otros dos puntos a tener en cuenta. La elevada representación que logra la radical AfD (Alternativa para Alemania), que le permitirá marcar una parte de la agenda económica. Desde su punto de vista, con el alza de los euroescépticos avanzaremos hacia una Europa “más de los estados y menos de las personas”. Además, la incorporación de los verdes a la coalición gubernamental podría impulsar la inversión pública en temas como el desarrollo digital o la industria más sostenible, más verde.

Por último, los liberales podrían exigir la cartera de Finanzas y en realidad, y pese a que ha sido especialmente beligerante con los países del sur de Europa, a España le interesaría más que Wolfang Schäuble (CDU) siguiera ostentando esa cartera, porque es más partidario de lograr acuerdos con Macron.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios