Domingo, 05.04.2020 - 12:09 h
Los agricultores reciben 2 euros por kilo 

El 'annus horribilis' del aceite: "Es más rentable dejar la aceituna en el olivo"

Los aranceles de Trump, los precios de Túnez, la oferta de Italia y Grecia, el bajo consumo... La tormenta perfecta azota al aceite español

Vallejo, el aceite que ha enamorado a los jeques, marca top de Europa
El 'annus horribilis' del aceite: "Es más rentable dejar la aceituna en el olivo". / L.I:

"En estos momentos no me renta recoger la aceituna del árbol", cuenta Pedro, un agricultor olivarero de la zona de Baena (Córdoba). Antonio, de la localidad jiennense de San Sebastián de la Guardia, lo corrobora: "Con los precios actuales no es rentable trabajar el olivar. Perdemos dinero y así es imposible trabajar".  En la presente campaña la industria está pagando al agricultor una media de dos euros por kilo de aceite, "cuando a nosotros, al olivar tradicional, nos cuesta 2,75 euros producirlo", dicen los olivareros. 

"La situación es crítica por los precios y en estos momentos el olivar tradicional no es en absoluto rentable. Es una ruina", dice sin ambages el secretario general de UPA Jaén, Cristóbal Cano. Jaén es el mayor olivar del mundo. Solo en esta provincia hay casi 70.000 hectáreas de olivar y 70 millones de olivos. "Por los precios y la nula rentabilidad, hay riesgo de abandono de entre 200.000 y 300.000 hectáreas de olivar tradicional, lo que sería una catástrofe económica y ecológica", sentencia.

Y es que la tormenta perfecta parece haberse cernido sobre el sector, en el que, pese a todo, los vaivenes de precios siempre han sido una tónica instalada en esta campaña 2019-2020. Por un lado, los aranceles de la administración Trump al aceite de oliva español, que han dejado en el aire las 150.000 toneladas que exportábamos todos los años a Estados Unidos, nuestro principal mercado; Túnez ofertando aceite de buena calidad a 1.870 euros la tonelada; las lluvias que comienzan a presagiar una muy buena cosecha con ofertas masivas desde Portugal, Italia y Grecia.

En Italia se espera un crecimiento de la cosecha de casi el 20% sobre la media de las últimas cinco campañas hasta alcanzar las 350.000 toneladas de aceite; en Grecia, con una subida del 60% en comparación con 2018-2019 y del 11% respecto al promedio, se esperan unas 300.000 toneladas; y en Portugal se estima una cosecha de 140.000 toneladas de aceite de oliva, cerca de un 50% más de la media. Por contra, en España la cosecha se estima que sea un 30% menor esta temporada que la pasada, que fue de récord con una producción de 1,80 millones de toneladas, aunque similar  a la media de los últimos 10 años.

El máximo dirigente de UPA en Jaén echa cuentas: "Con la cantidad de olivar que hay en Jaén y teniendo en cuenta que hace dos años se pagaba el kilo en torno a 3 euros al agricultor y ahora está en el entorno de los 2 euros o los 2,1 euros, igual estamos hablando de que esta campaña, sólo en Jaén, se dejan de ingresar 600 millones de euros". Cantidad que hay que sumar a la de Córdoba, la segunda provincia de mayor producción de Andalucía, donde las organizaciones agrarias cifran en 300 millones las pérdidas por la crisis de precios del aceite. Unas pérdidas que, si tenemos en cuenta a toda la región, superarían ampliamente los 1.000 millones de euros.

Ante la situación, que el sector califica de "crítica" la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva no ha dudado incluso en dirigirse al Gobierno y a su Presidente en funciones, Pedro Sánchez, para solicitar, con carácter urgente, una reunión y "medidas urgentes" ante "la gravísima situación que vive uno los pilares de la agroindustria española y, por ende, de nuestra economía. Sin olvidar su papel de vertebrador fundamental del tejido social en buena parte de nuestro territorio. Nos enfrentamos a consecuencias devastadoras para el tejido económico y social de nuestro país, una situación que exige acciones urgentes y contundentes por parte del Gobierno de España", dice la organización que agrupa a todos los actores del sector aceitero español. Sólo en Andalucía, el olivar "el sostén económico de más de 300 pueblos y de un cuarto de millón de familias".

La Interprofesional del Aceite señala que la crisis de precios en origen "ha situado las cotizaciones de los aceites de oliva por debajo de los costes de producción en la mayoría de los cientos de miles de explotaciones olivareras que se diseminan por buena parte de España. Una perturbación grave en el mercado que ha llevado a la Comisión Europea a activar el mecanismo de almacenamiento privado para el aceite de oliva en la Unión Europea. Activación que, por ahora, no ha tenido ningún efecto sobre la extrema debilidad de los precios".

Y a todo ello se añade que la política arancelaria de  Trump  "afecta ya a más del 60% de nuestras exportaciones con destino al principal mercado fuera de la Unión Europea. Una penalización que, en el peor de los escenarios, puede suponer la aplicación de aranceles adicionales del 100% a la totalidad de las exportaciones españolas a EEUU, lo que equivaldría a echarnos del mercado americano, el primero del mundo en número de consumidores".

Los efectos de la crisis del aceite se notan ya en otros sectores y ámbitos. En Villacarrillo (Jaén) la 'zona cero' del olivar "la gente está más remisa a consumir, se paga poco al agricultor por el aceite y eso se nota en el consumo", cuenta Pepe detrás del mostrador de uno de los bares de la localidad.  Ahmed, un trabajador marroquí residente en Madrid que lleva bajando a Jaén a la campaña de la aceituna desde hace cuatro años, este año ha tenido una campaña "más corta". "La persona que me contrataba todos los años me dijo que con lo que le pagaban a él por el aceite no podía darme más jornales".  Y es que según las previsiones de la Junta de Andalucía, se augura que la producción de aceite de oliva podría generar esta temporada en la región alrededor de 16,4 millones de jornales en el cultivo y recolección de la aceituna, un 19,2% menos que la campaña pasada.

Y es que la crisis de precios del aceite afecta a todos... Menos al consumidor final. "Los agricultores  hemos visto como el precio que percibimos por el aceite ha bajado un 40% en dos años, pero el aceite en las tiendas no ha bajado en esos términos, apenas un 8%, lo máximo. ¿Dónde se queda la diferencia? Dicen, y es verdad, que es el oro líquido, pero a nosotros, a los productores, nos lo pagan a precio de chatarra, de bisutería", sentencia el secretario general de UPA Jaén.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING