En épocas de recesión

El peligro para tu dinero que puede llegar en 2022: así es la estanflación

La alta inflación y el estancamiento económico convergen en este fenómeno poco habitual conocido como estanflación que puede afectar a los ahorros de los ciudadanos.

ahorrar, dinero, fondo, emergencia
ahorrar, dinero, fondo, emergencia
©[Sergei Chuyko de Getty Images] a través de Canva.com

Hay una realidad que estos últimos meses ha tomado forma en la economía. Aúna las altas tasas de inflación que afectan a muchos países y el riesgo de que la actividad económica se desacelere. Recibe el nombre de estanflación y para algunos entendidos ya está llamando a la puerta de los mercados y de las familias.

Todo comenzó el pasado verano. El prestigioso economista estadounidense Nouriel Roubini publicó el artículo 'La inminente crisis de la deuda estanflacionaria'. Roubini alertaba de que la combinación de las políticas monetarias y fiscales laxas de muchos bancos centrales y la crisis de la oferta -los cortes en la cadena de suministro forman parte de esa escasez- podrían generar una estanflación como la de la década de 1970, durante la crisis del petróleo.

La estanflación se define como un periodo económico que combina dos fenómenos que habitualmente no son compatibles: estancamiento económico y alta inflación. Dicho con otras palabras, la economía experimenta una recesión, pero los precios suben como si esta crisis no existiese. Una situación económica anómala. La pata de la recesión supone que el desempleo aumenta y las familias pierden poder adquisitivo. Así, los hogares reducen su ritmo de consumo. Sin embargo, esta caída de la demanda no viene acompañada de una bajada de precios, como es habitual en momentos de contracción económica.

Precedentes de estanflación

El término es una traducción de la palabra inglesa 'stagflation'. El primero que la usó no fue nadie del ámbito financiero, sino el político británico Iain MacLeod en noviembre de 1965. Por aquel entonces ejercía de ministro de Hacienda en la sombra, la figura que en Reino Unido se encarga de examinar desde la oposición las actividades de la cartera de Hacienda. MacLeod advirtió de la grave situación que atravesaba el país, lastrado por el estancamiento económico y una abultada inflación

Sin embargo, el acontecimiento más evidente de estanflación ocurrió unos años después. La década de 1970 presenció una fuerte rivalidad entre los países productores de petróleo. La Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (OPEP) dejó de exportar crudo a Estados Unidos y a otros estados de Europa Occidental. La consecuencia repercutió en los ciudadanos en forma de precios muy altos del petróleo entre 1973 y 1975. Los países importadores de petróleo vivieron a la vez una inflación y una recesión.

¿Por qué preocupa la estanflación?

La estanflación es uno de los problemas más complejos de resolver: las políticas para salir del estancamiento suelen agudizar la inflación. De esta forma, las medidas clásicas contra la inflación no sirven en esta coyuntura tan particular.

Por una parte, si los bancos centrales, encargados de la política monetaria y fiscal bajan los tipos de interés para dinamizar la economía, el crecimiento se traduce en inflación y menos poder adquisitivo de las familias. El Banco Central Europeo fija como un nivel óptimo de inflación una tasa que ronde el 2%. Actualmente, el IPC español, el medidor de precios de referencia, casi triplica esa cifra y se mueve en su nivel interanual más alto en 29 años.

En cambio, si los bancos centrales optan por subir los tipos para desacelerar la economía y que esta no se sobrecaliente, se puede controlar la subida de precios, pero se agrava la crisis. En todo caso, los ahorradores tienen fórmulas para invertir protegidos contra la inflación, como los bonos ligados a la inflación. A través de Finect se pueden consultar distintos escaparates para organizar las finanzas personales, como los referidos a jubilación o fondos perfilados.

Perspectivas de las casas de inversión

Economistas e inversores han discutido largo y tendido sobre este asunto. ¿Es la estanflación una amenaza lejana o está tomando forma en este 2022? Existe una división de opiniones.

Schroders alerta desde hace tiempo: hay una posibilidad real de que la economía mundial caiga en ella. La gestora británica de activos sostiene que la variante ómicron de Covid-19 ha propulsado ese riesgo. Nuevas restricciones puntuales en distintos países y más retrasos en la cadena de suministros impactarán en el comercio global, advierten desde esta casa de inversión. Keith Wade, economista jefe de Schroders, afirma que la variante ómicron se produjo “después de que termináramos nuestras previsiones, pero claramente aumenta el riesgo de nuevas restricciones”.

Los analistas de la gestora alemana Allianz Global Investors, en cambio, tienen claro que la estanflación no será una realidad. "No pensamos que vaya a haber. La economía va a seguir creciendo", destacó Stefan Hofrichter, responsable global de economía y estrategia, en un evento reciente en Madrid. Hofrichter descartó también una recesión, aunque anticipó tasas de crecimiento más bajas que en 2021.

Una forma de evitar que la estanflación pille a los ahorradores por sorpresa consiste en preparar las finanzas personales. Esta calculadora de salud financiera es un botón de muestra para saber en qué punto se encuentra cada persona.

Mostrar comentarios