Unas 100.000 propiedades en España

El secreto mejor guardado de la Iglesia: la larga lista de inmuebles que pagarían IBI

El gobierno central es el único que puede modificar la norma que afecta a la exención de pago de los tributos de la Iglesia. 

Universidad Católica de Murcia
Universidad Católica de Murcia / UCAM

¿Debe pagar la Iglesia el IBI por los inmuebles que no se dedican al culto? En boca de todos ha estado muchas veces la discusión sobre si la Iglesia debe pagar el IBI o no, pero más allá de conversaciones de barra de bar, el verdadero problema reside en la inexistencia de una lista que aúne el conjunto de bienes de la Iglesia Católica en España. Muchos lo han intentado, pero ninguno lo ha logrado. La tan ansiada lista ha sido reclamada por muchos políticos que han tratado de registrar, con distintos fines, el conjunto de bienes inmuebles de la Iglesia. 

Hay que remontarse hasta 1953 para entender por qué la Iglesia no paga, entre otros, el Impuesto sobre Bienes e Inmuebles. Fue en ese año cuando Franco firmó un Concordato con la Santa Sede por el cual otorgaba ciertos favores a la Iglesia católica en España, tanto en el plano económico como en cuanto a la enseñanza. Tras el fin de la dictadura, en 1979, se actualizó esta alianza y se establecieron las bases para ciertos beneficios, entre ellos, la exención de pago de algunos impuestos como el IBI o el ICIE, que grava las construcciones y obras. 

Para blindar por completo los bienes de este colectivo, en el año 2002, el por aquel entonces gobierno de José María Aznar aprobó la Ley de Mecenazgo sobre el régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos. A través de esta norma, eximía del pago del IBI y otras prebendas tanto a los inmuebles de culto como a los de otra naturaleza, como viviendas, terrenos... propiedad de este colectivo. 

En 2014, el Tribunal Supremo resolvió un recurso de casación por el cual confirmaba la exención de todos los inmuebles de la Iglesia a excepción de los afectos a las explotaciones económicas. En la propia sentencia, se afirmaba que la titularidad alcanzaba un "volumen muy extenso" y que existía doctrina contradictoria al respecto de esta cuestión. 

Diversos gobiernos han intentado que la Iglesia pague por los inmuebles que no tengan como fin el culto, pero ninguno lo ha logrado todavía. El principal problema de la imposición de esta medida es la inexistencia de una lista que aúne todos los bienes de la Iglesia. Algunos ayuntamientos, como el de Madrid, han censado los lugares de culto, pero no existe un registro oficial de viviendas, terrenos y otras propiedades

Zapatero prometió una ley de libertad religiosa que nunca llegó y que terminó descartando aludiendo a una falta de consenso e invocando su política de derechos sociales, en especial el matrimonio gay y el aborto. Hace solo un año, una proposición no de ley socialista durante el gobierno popular trató de sacar adelante un listado de los bienes, pero nunca lo consiguió. 

El recién formado Gobierno de Pedro Sánchez también tiene intención de intentarlo. Los socialistas defienden una nueva etapa en la que ponga fin a algunas ventajas fiscales que tienen la Iglesia católica y otras religiones. Es precisamente el gobierno central el único que puede cambiar la norma que afecta a este tributo. A pesar de ello, algunas comunidades autónomas o ayuntamientos lo han intentado. 

Alicante y Valencia son dos de los ayuntamientos que han intentado "suprimir privilegios" e implantar el "laicismo fiscal". El primero de ellos ha calculado que el pago de los tributos por los inmuebles que no tienen como fin el culto religioso reportaría medio millón de euros al consistorio. En el caso del segundo, la cifra es aún mayor. Ramón Vilar, concejal de Hacienda de Valencia, afirmó en su momento que había unos 400 inmuebles de este tipo en la ciudad que podrían reportar hasta tres millones de euros. 

Algunos especialistas, como el historiador Stanley G. Payne, han calculado que la Iglesia podría tener en España alrededor de 100.000 inmuebles en propiedad. Según la agrupación Europa Laica, el Estado aporta unos 11.000 millones de euros a través de exenciones fiscales a este colectivo.  

No solo la Iglesia

Este beneficio no afecta solo a la Iglesia. Sindicatos, ONG y asociaciones deportivas tampoco están obligadas al pago de este tributo. En el caso de Valencia, el último de los ayuntamientos que ha intentado el pago de impuestos por inmuebles de este tipo, el consistorio ha llevado a cabo algunos cálculos. "El Ayuntamiento dejó de recaudar el pasado año 196.000 euros del Impuesto de Bienes Inmuebles de la Casa de la Salud", afirman y citan también el caso de Feria Valencia

El secreto mejor guardado de la Iglesia: la larga lista de inmuebles que pagarían IBI

Ahora en portada

Comentarios