Lunes, 17.06.2019 - 13:27 h
Los riesgos del auge hipotecario

Guindos hace campaña por las hipotecas a tipo fijo para espantar un nuevo colapso

El ministro de Economía alienta la suscripción de préstamos con cuota blindada antes de resolver la transición gratuita de hipoteca variable a fija

Luis de Guindos
Luis de Guindos, ministro de Economía.

"¡A tipo fijo!". La coletilla se ha convertido en uno de los clásicos recurrentes de las reuniones de final de año de la gente del mundillo financiero a cuenta de un popular vídeo viral que recomienda de un modo quizá demasiado entusiasta la contratación de este tipo de productos frente a las hipotecas de tipo variable. El chascarrillo, no obstante, esconde una tendencia cada vez más marcada a la contratación de este tipo de productos de coste cierto a la hora de financiar la adquisición de una vivienda, como muestra de manera muy clara la estadística de hipotecas del INE: en el último año cerca del 40% de las hipotecas constituidas se han contratado a tipo fijo.

El último en sumarse a la campaña a favor de las hipotecas a tipo fijo ha sido el ministro de Economía, Luis de Guindos, que ha animado a los futuros compradores de vivienda a decantarse por este tipo de hipotecas frente a las de tipo variable ante el impacto sobre la sostenibilidad de sus finanzas domésticas que puede tener un incremento en los tipos de interés. "Es importante que todos los agentes comprendan que este nivel de tipos de interés no se va a mantener por mucho tiempo", advirtió el ministro de Economía ante el selecto auditorio de la primera jornada del Spain Investors Day formado por varios centenares de inversores españoles e internacionales.

Los indicadores disponibles muestran que el tipo medio al que se están firmando las hipotecas en España en estos momentos se sitúa en el 2,20% TAE, un nivel históricamente bajo y decididamente incentivador de las aventuras hipotecarias. Los datos oficiales subrayan la existencia de un caldo de cultivo inquietante: el número de hipotecas contratadas acumula este año un incremento de dos dígitos pese al repunte en los precios de la vivienda, la tasa de ahorro de los hogares es cada vez menor y el esfuerzo de las familias para adquirir una vivienda si sitúa en el límite del umbral de lo deseable. Otro dato invita a la inquietud. Según los datos de la Asociación Hipotecaria, la cuota media mensual de los contratos hipotecarios se sitúa en 519,9 euros, una cifra muy alejada por ejemplo de los 952,2 euros que constituían la cuota mensual en septiembre de 2008, justo antes de que la crisis financiera disparara la morosidad en los préstamos hipotecarios.

La reforma hipotecaria, en el alero

La situación se produce, además, con la reforma de la Ley Hipotecaria impulsada por Guindos, que entre otras cosas facilitaría la transición sin coste alguno desde una hipoteca a tipo variable a otra a tipo fijo para evitar a los compradores quedar entrampados en un préstamo hipotecario inadecuado, estancada en el Congreso de los Diputados por la situación generada en Cataluña y su impacto sobre la complicada aritmética parlamentaria de esta legislatura.

De hecho, la apuesta pública del ministro de Economía por las hipotecas a tipo fijo se produce antes de que el Gobierno haya conseguido garantizar a los ciudadanos la gratuidad del proceso de transición desde una hipoteca a tipo variable a otra a tipo fijo. De aprobarse en sus actuales términos, como por otra parte exige Bruselas so pena de multa al Reino de España, la banca no podrá imponer comisiones a sus clientes que decidan pasar de un préstamo de tipo variable a otro tipo de fijo - bajo determinadas circunstancias - para evitar llegar a situaciones que les condenen al impago y, además, se bonificará al 90% los costes notariales y registrales asociados a esta operación.

Competencia entre bancos

Otro de los factores que está operando a favor de la primacía de las contratos hipotecarios a tipo fijo es la competencia bancaria. Con el euríbor en tipos negativos, el dinero barato para los potenciales compradores y la reforma hipotecaria pendiente desactivando el negocio bancario vinculado a la novación de los contratos hipotecarios la banca se ha lanzado a una carrera por ofrecer las mejores condiciones en sus préstamos hipotecarios a cuota fija.

La competencia ha situado el tipo de interés que exigen los bancos en los contratos a 20 años por debajo del 3%, configurando un escenario en el que las ventajas reales de decantarse por un préstamo a tipo variable casi no existen. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios