Jueves, 24.01.2019 - 03:31 h
En la mejor campaña en años

Jaén lanza un SOS: no tiene temporeros para recoger aceitunas a 8,5 euros la hora

Pese a que es una actividad bien pagada, los jóvenes lo consideran un trabajo muy duro, y los inmigrantes que se ofrecen no tienen papeles.   

Recogida de aceituna
Jaén lanza un SOS: la aceituna no tiene temporeros en la mejor campaña. / Archivo

España, Andalucía y la provincia de Jaén en particular afrontan desde principios de diciembre una de las mejores campañas de recolección de aceituna de la historia. No llegará a la cifra récord de la campaña 2013-2014, donde en Jaén, la mayor mancha olivarera del mundo que produce tanto aceite como en Grecia e Italia juntas, se produjeron 749.000 toneladas, pero todas las previsiones apuntan a cerca de 600.000 toneladas de aceite en la provincia. En conjunto, España producirá 1,6 millones de toneladas de zumo de aceituna, el 44% de la producción mundial, que se concentrará en Andalucía, de donde sale el 86% del aceite español.

Pero esta campaña de récord corre peligro y las organizaciones de agricultores, como UPA y Asaja, y las cooperativas de Jaén y Córdoba ya ha dado la voz de alarma: "Falta mano de obra, no se encuentran los temporeros necesarios, sobre todo en zonas de sierra, y quizás se tenga que quedar aceituna sin recoger o se retrase la campaña o la aceituna se caiga del árbol por no recolectarse a tiempo y el aceite pierda calidad”.

Antonio Lara, un agricultor de Villacarrillo (Jaén), lanza un SOS desesperado: "Se necesitan trabajadores urgentemente porque si no esta campaña con la que nos las prometíamos tan felices puede convertirse en un desastre". A la vez que reclama trabajadores, da alguna de las claves por las que escasea la mano de obra: "La gente de aquí se va haciendo mayor y se jubila, a algunos jóvenes igual no les interesa porque la recogida de la aceituna es un trabajo duro y con 35 peonadas cobran el paro cuatro meses... y la gente que anda vagando por los pueblos de Jaén buscando trabajo, la mayoría son inmigrantes sin papeles a los que no se les puede hacer contrato y si se les da trabajo sin dar de alta luego la inspección de trabajo te impone unas multas tremendas".

En resumen, "no es oro todo lo que reluce en la aceituna", sentencia este hombre de la sierra jiennense, que se queja además, de que "sobre todo se echa de menos, es lo que más escasea, mano de obra cualificada, con experiencia en la aceituna, como vareadores, que hayan trabajado con máquinas o que puedan conducir pequeños vehículos agrarios".

Cuesta entender que en Andalucía, con una tasa de paro del 23%, no se encuentren trabajadores para una actividad, relativamente bien pagada, que casi asegura dos meses de trabajo, una media de 60 peonadas, lo que garantiza además el cobro del subsidio de desempleo durante otros cinco meses. La Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía estimó que en Jaén se darían en esta campaña olivarera 4 millones de jornales, con un sueldo mínimo según convenio, de 53,42 euros netos por jornal de seis horas y cuarto, lo que supone alrededor de 215 millones de euros en jornales a disposición de quien quiera trabajar.

Con estas cifras, un trabajador que pueda ‘echar’ 60 jornales en dos meses y medio de campaña puede cobrar más de 3.200 euros netos. Pues bien, Antonio, propietario de un olivar en Baeza (Jaén), explica que "estoy recogiendo la aceituna solo con una máquina cuando me hacen falta dos, pero no encuentro trabajadores para la labor". Este pequeño agricultor pone sobre la mesa uno de los problemas con los que se encuentran los temporeros y una de las causas de que no se encuentren trabajadores: la falta de alojamiento.

"Llamo a pisos en alquiler para buscar sitio a los trabajadores que contrato, pero me dicen que por dos meses no alquilan. Los propietarios parece que no quieren arriesgarse a alquilar sus casas a temporeros, sobre todo a inmigrantes, por miedo a impagos o a que les causen desperfectos en las casas". Y "si no hay alojamiento no vienen los trabajadores porque buscas gente en la capital y no quieren venir todos los días, ya que les parece que está muy lejos. O sea que… Como mínimo, con este déficit de personal, tardaremos más en recoger, alguna aceituna se caerá, perderá calidad y tendremos pérdidas económicas”.

Abdou, senegalés y con los papeles en regla, comenta que se va apañando con la red de albergues que en Jaén, 19 en toda la provincia y por un máximo de tres días de estancia en cada uno de ellos, se ponen a disposición de los temporeros, pero asegura en un español básico que "dormir como puedo en albergues y cortijos cuando trabajo en aceituna, pero no alquilar pisos a inmigrantes". Según datos oficiales, el grado de ocupación de estos albergues en la presente campaña es del 45%.

En la provincia vecina a Jaén, Córdoba, el problema es similar en las zonas olivareras. Rafael Sánchez Puerta, presidente de las Cooperativas Agroalimentarias en Córdoba, asegura, que "hay problemas generalizados en la provincia para recoger la aceituna porque cada vez hay más olivar y menos trabajadores”. Tanto en esta provincia como en Jaén, las cooperativas y las organizaciones de agricultores piden que se autorice la llegada de contingentes de trabajadores de otros países, como por ejemplo Ucrania, pero el Observatorio de la Inmigración, dependiente de la Junta de Andalucía, no los autorizó al considerar que con los datos de paro y el número de trabajadores apuntados al SAE (Servicio Andaluz de Empleo) se coparían los puestos ofertados para recoger la aceituna. Pero, está claro que no es así.

Juan Antonio Caballero, de la Olivarera Los Pedroches (Córdoba), dice que "en algunas parcelas no se ha empezado ni a recoger la aceituna y otras están a medio gas y se corre el peligro de que haya aceituna sin recoger. Hay que aprobar que lleguen contingentes de trabajadores de fuera porque aquí algo pasa: hay trabajadores en el paro, pero nosotros no encontramos los trabajadores que necesitamos".

El problema es más acuciante en zonas de sierra de Jaén y Córdoba, las más alejadas de las capitales, "donde el trabajo es más duro y menos mecanizado" y en pequeñas explotaciones "porque los trabajadores quieren integrarse en cuadrillas que trabajen en grandes explotaciones que les aseguren 60 o 70 jornales y no ir de aquí para allá trabajando en pequeñas parcelas". Además, desde las cooperativas oleícolas se apunta otra causa sobre la escasez de trabajadores para recoger la aceituna: "se está saliendo de la crisis y hay sectores que tiran otra vez del empleo como la construcción o la hostelería y, además, las zonas rurales, que es de donde se nutría hasta ahora principalmente la campaña de la aceituna, se están despoblando. Y quien va a la ciudad ya no quiere volver al campo".

En UPA Jaén piden soluciones: "Nos llaman todos los días agricultores de toda la provincia que necesitan trabajadores urgentemente porque la cosecha peligra por lo que llamamos a la administración para que ponga soluciones ya y nos ayude a solucionar el problema". En Andalucía, en fin, hay mucha aceituna, pero la oliva no tiene quién la recoja.

Ahora en Portada 

Comentarios