Domingo, 19.05.2019 - 23:13 h
Último panorama económico de Rosell

La CEOE avisa: el parón del PIB será más acusado si Sánchez no aclara su política

La patronal recorta una décima, hasta el 2,6% sus previsiones de crecimiento para la economía española en 2018, sin descartar incluso frenazo al 2,5%.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell | EFE
El presidente de la CEOE, Juan Rosell | EFE

Las dudas y la política económica nunca han sido buenos compañeros de viaje. Lo saben los empresarios, que observan la actividad en el día a día de sus compañías, y lo reflejan sus representantes de la patronal en el último panorama económico. "La incertidumbre que generan las medidas de política económica anunciadas, y que en la mayoría de los casos no tienen concreción, solo pueden contribuir a intensificar la desaceleración", reza el último informe mensual de la CEOE, que es casi una despedida de Juan Rosell antes de dejar el relevo mañana al nuevo presidente Antonio Garamendi.

Ya el mes pasado, en su última junta directiva, Rosell cargó abiertamente contra el acuerdo presupuestario alcanzado entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Desde la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta el incremento de la presión fiscal al sector empresarial, pasando por el excesivo aumento del gasto social y la sobreestimación de la recaudación extra proyectada en el capítulo de ingresos. Nada en el documento enviado a Bruselas parecía convencer al todavía presidente de la patronal, que criticaba un "mix de política presupuestaria y fiscal" que consideraba inadecuado para consolidar el ciclo expansivo de la economía española.

Aunque en sus últimos días Rosell ha rebajado el tono –llegando incluso a defender el incremento del SMI– el informe publicado hoy lanza una clara advertencia al Gobierno, en un momento en el que se observa un "estancamiento, e incluso caída, de la productividad", que, sumado al repunte de los costes laborales, "perjudica la competitividad de la economía española". Esto, unido a "la mayor incertidumbre y el previsible aumento de los costes para las empresas, podría frenar el crecimiento y la creación de empleo en los próximos trimestres".

Así las cosas, la CEOE ha revisado a la baja una décima, hasta el 2,6%, su estimación de avance para la economía española en 2018. Pero el frenazo podría ser incluso peor, ya que la patronal no descarta un alza del PIB menos acusada, del 2,5%, "si en el cuarto trimestre el crecimiento es menor". Para el año que viene, seguiría la senda en descenso, hasta el 2,3%, cifra que se mantiene respecto al anterior panorama económico que elaboró el servicio de estudios y que se sitúa una décima por encima del augurio de la Comisión Europea para 2019.

Con todo, "la economía española continúa creciendo a ritmos notables dentro de un contexto europeo más debilitado", argumenta la patronal, que advierte de que el patrón de crecimiento de este año está "más desequilibrado" que en 2017 por el debilitamiento de las exportaciones.

De hecho, la CEOE prevé que las exportaciones cierren el año creciendo sólo un 1,7%, su menor avance desde el inicio de la recuperación. Todo ello, argumenta, está influyendo en la balanza de pagos, que mostrará un superávit menor, inferior al 1% del PIB.

Especial mención hacen los empresarios al mercado laboral, donde "se ha estabilizado la creación de empleo". Si se analizan los afiliados a la Seguridad Social sin agricultura ni educación (que introducen cierta volatilidad en los últimos meses), se aprecia una estabilidad en la creación de empleo en tasas alrededor del 3% interanual, "rompiendo la tendencia de desaceleración observada desde comienzos de año", dicen.

Ahora en Portada 

Comentarios