Perspectivas macroeconómicas 2018-2020

El BdE ya no teme a Cataluña: aumenta su previsión de crecimiento al 2,7% este año

El supervisor prevé que el desempleo se reduzca cada vez menos pero aún así estima una tasa del 11% en 2020, un 5,5% inferior a la actual.

Previsiones macroeconómicas 2018-2020.
Previsiones macroeconómicas 2018-2020. / NEREA DE BILBAO

Cataluña ha dejado de ser el lobo feroz de la economía española. El temor a que la incertidumbre del 'procès' independentista tocara y, en la medida que fuese hundiera, empieza a evaporarse. Cumplir con lo comprometido con Bruselas y salir, como ansía el Gobierno, del procedimiento de déficit excesivo al que está sometido el país por sobrepasar el límite europeo de endeudamiento al 3% del PIB no le parece un horizonte tan lejano al BdE.

Y es que el Banco de España ya no teme a Cataluña. Así lo demuestran las previsiones macroeconómicas que ha presentado este martes. Pasados ya los momentos más ruidosos del conflicto catalán aunque aún bajo la aplicación del artículo 155, el pronóstico del supervisor mejora las previsiones de crecimiento que hizo públicas en diciembre.  En comparación con las proyecciones anteriores, el incremento del PIB se revisa al alza en tres, dos y una décimas en cada uno de los tres años. Tras crecer un 3,1 % en 2017, el BdE prevé que el PIB crezca el 2,7% en 2018, 2,3 % en 2019 y 2,1 % en 2020.

Reposado el inicio del año, el BdE hace de esta manera una lectura mucho más optimista del tono de España como consecuencia, dice, de una evolución reciente más favorable que la anticipada a finales de 2017 tanto de la economía como de sus mercados de exportación, de un tono de la política presupuestaria más expansivo que el anticipado hace tres meses, y de un impacto algo menos negativo asociado a la situación política en torno a Cataluña respecto al escenario vislumbrado en diciembre pasado.

11% de desempleo en 2020

De acuerdo a sus cuentas, la demanda empujará crecimiento, aunque el regulador prevé una ligera desaceleración de algunos de sus componentes en los próximos. El BdE espera un comportamiento similar por parte de la demanda exterior, con un leve descenso, también, en tiempos venideros.

La demanda tirará tanto como lo haga el mercado laboral. En este sentido y pese a que prevé que aminore el ritmo de mejora respecto a la buena velocidad alcanzada en el trieno pasado, el BdE prevé que 2020 cierre con una tasa de desempleo del 11%, un 5,5% de mejora desde el 16,5%, con que cerró 2017, en datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

La energía volverá a hacer bailar los precios en 2018, a consecuencia de la alta dependencia española del suministro exterior, hasta un IPC del 1,2% de media. Con posterioridad, el indicador vendría dominado por su componente subyacente (el índice, pero sin los productos energéticos ni los alimentos frescos) que seguirá al alza. En términos de la tasa media anual, después de repuntar un 2 % en 2017, el IPC moderaría su avance este año, para acelerarse en adelante, hasta el 1,4 % y el 1,7 % en 2019 y 2020, respectivamente. En las proyecciones actuales, la inflación general se revisa a la baja en dos décimas en 2018 debido a la caída de los precios, permaneciendo sin cambios significativos en el bienio siguiente.

Pese a que pintan mejores perspectivas, el Banco de España pone coto al optimismo y aconseja no echar las campanas al vuelo. Como respuesta al crecimiento, el supervisor recomienda mantener el tono de austeridad que los hogares, dice, han entendido al ganar en ahorro. Un escenario inverso, en el que se diera rienda suelta a los estímulos con una menor contención en las cuentas públicas en relación a la propuesta para mejorar las pensiones vía Presupuestos Generales del Estado, resultaría óptimo en el corto plazo pero perjudicial en el medio. Aunque ello tendría efectos expansivos en un calendario inmediato, en un horizonte temporal más dilatado agravaría la vulnerabilidad de la economía ante eventuales perturbaciones adversas, dado el elevado endeudamiento público y la necesidad de reducir el pasivo español a medio plazo.

El BdE ya no teme a Cataluña: aumenta su previsión de crecimiento al 2,7% este año

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios