Notificación a la CNMV

Schroders es el primer gran inversor que ha acudido a la OPV de Metrovacesa

Su presidente señalaba en el toque de campana que había inversores británicos, estadounidenses, holandeses, franceses y también algún español.

Salida a Bolsa Metrovacesa
El presidente de Metrovacesa, Ignacio Moreno, y el consejero delegado de la compañía, Jorge Pérez de Lezo.

La OPV de Metrovacesa era la primera gran salida a bolsa de este año. Una colocación que, a priori, generaba gran expectación pero que a la hora de la verdad no ha suscitado tanto interés entre los inversores institucionales. En un principio, Santander y BBVA optaban por la colocación de la inmobiliaria a un rango de precios, orientativo y no vinculante, de entre 18 y 19,5 euros por acción, valorando la compañía entre 2.730 y 2.957 millones de euros.

Aun así, la valoración era demasiado alta y no suscitaba el interés de los inversores institucionales, lo que llevó a los bancos a colocarla a un precio más bajo. El precio de salida estaba en el rango de entre 16,5 y 17 euros, fijándose en el menor, o lo que es lo mismo, tres euros por debajo de su precio inicial. 

La rebaja, que sirvió para suscitar algo más de interés, tampoco tuvo un gran éxito. Las casas de análisis aconsejaban al inversor institucional no acudir a la OPV ni entrar en sus primeras semanas en el parqué y, además, su debut no fue el esperado y la inmobiliaria caía un 3,03%.

Pues bien, algunos inversores institucionales están comunicado a la CNMV sus posiciones en el capital de la inmobiliaria tras su salida a bolsa. El primero de ellos ha sido la gestora de fondos británica Schroders, que ha notificado que posee un 4,3% del capital de Metrovacesa, valorado en 109 millones de euros. 

En el capital también están presentes sus propietarios, aunque con la colocación en bolsa su porcentaje se ha reducido. El Santander cuenta con una participación del 53,31% mientras que el BBVA posee un 20,85% del total de acciones. Además, ambos bancos sacaron al mercado el 25,8% del capital de la promotora inmobiliaria, logrando atraer (en mayor medida) a inversores extranjeros. 

Su presidente, Ignacio Moreno Martínez, señalaba en el toque de campana y en pleno debut bursátil que los inversores institucionales eran, principalmente, británicos (como Schroders), estadounidenses, holandeses, franceses y también había algún español, con participaciones superiores al 3%. 

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios