Viernes, 19.07.2019 - 08:32 h
Rehabilitará su casa

Un millonario ayuda a un niño que no tenía luz en casa y estudiaba en la calle

La imagen de Víctor Angulo se hizo viral y el millonario Jacob Mubarak viajó desde Baréin para conocerle y cambiarle la vida. 

Fotografía de Víctor Angulo, niño peruano que estudiaba en la calle por no tener electricidad.
Víctor Angulo, niño peruano que estudia en la calle por no tener electricidad. / Captura de vídeo.

En abril, la imagen de un niño peruano estudiando en la calle bajo un poste de luz se hizo viral. Su nombre es Víctor Martín Angulo Córdoba y reside en el distrito de Moche (Trujillo), un barrio pobre en el que sus padres no tienen dinero suficiente para pagar la electricidad. A pesar de las dificultades, Víctor siguió peleando día a día por mejorar en sus estudios hasta el punto de que el vídeo captado por las cámaras de seguridad de la zona conmovió a las autoridades y a un millonario filántropo. 

Las autoridades locales dieron facilidades a la familia para llevar a cabo la instalación eléctrica en la vivienda, pero la generosidad que les ha cambiado la vida llegó desde mucho más lejos, concretamente desde Baréin. Desde allí viajó a Perú, Jacob Mubarak, un millonario de 31 años dueño de la empresa de dulces y chocolates London Store. 

Este exitoso empresario tuvo una infancia difícil, no en lo económico pero sí en lo personal. Tercero de cinco hermanos, en su familia cada uno iba a la suyo, sufriendo Jacob carencias afectivas que le llevaron a la depresión y a pensar incluso en el suicidio. Tras superar esta situación difícil y triunfar en los negocios, decidió no olvidar su pasado y ayudar a todos los niños que pudiese. 

Llegar hasta Víctor no fue nada fácil. La tarea de encontrarlo la puso en manos de su abogado y socio Gilberto Landa Zamora, quien contactó con el colegio en el que estudiaba hasta dar con él. Tras localizarlo, Mubarak se presentó in situ dando una alegría tremenda a Víctor y su familia: rehabilitará la vivienda familiar, montará un pequeño negocio a su madre... y además restaurará el colegio tras la petición del centro.  

"Estoy contento de que los chicos me estén apoyando a construir mi casita, que es humilde y que nunca lo va a dejar de ser. Y agradecido porque también nos van ayudar a construir nuestro colegio", afirmó feliz Víctor. 

Mubarak y sus gestos solidarios

En 2015, durante un viaje a Tailandia, comenzó con sus actos de solidaridad. Tenía en el bolsillo dinero en efectivo y fue a cenar a un puesto de comida callejero. Al finalizar, vio a una mujer sentada con su hijo en la acera, se aproximó a ella y le entregó lo que le quedaba. Jacob tuvo que volver al restaurante porque se había olvidado el móvil y entonces vio a la mujer a la que había dado el dinero comprar comida a su pequeño. 

Eso le conmovió y desde entonces les dio un techo y asistencia económica, haciendo videollamadas frecuentes según informa el diario 'Perú21'

A partir de ese momento, Mubarak dio ayudas económicas a niños en problemas de Baréin, Egipto, Siria, Irak, Londres, México y Perú, siendo Víctor el último afortunado. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios