Baleares saldrá a los mercados financieros

Montero abre la puerta a las CCAA para endeudarse más... y Andalucía, la primera

Hacienda diseña la salida gradual a los mercados financieros, para que las comunidades puedan pedir créditos beneficiándose del "buen momento". 

Montero y Batet
El Ministerio de Hacienda abrirá a la puerta para que las comunidades autónomas recuperaren su autonomía financiera. / Efe

El Ministerio de Hacienda abrirá a la puerta para que las comunidades autónomas recuperaren su autonomía financiera, puedan endeudarse más y abandonen el paraguas del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), pensado para la crisis, y que hasta ahora garantizaba su financiación. Para ello, el departamento que dirige María Jesús Montero ha diseñado la salida gradual a los mercados financieros de estas administraciones a partir de este mismo año.

En una entrevista con Efe, Montero adelantó que Andalucía y Baleares se han acogido ya al procedimiento establecido por el Gobierno para la salida gradual a los mercados financieros de las comunidades adheridas a los mecanismos extraordinarios de los fondos de financiación, como el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

Baleares y Andalucía han presentado su correspondiente solicitud y, según la ministra, se autorizará "de inmediato", porque "hay una suerte de ventana de oportunidad de salir a los mercados en este momento", que podría "no durar mucho" y que hay que aprovechar.

"Es muy importante que las comunidades salgan a los mercados", subrayó la ministra, que se queja de que, durante la crisis, "perdieron su autonomía financiera".

Y la perdieron, aduce, porque dependían de los préstamos que le concedía el Gobierno, en donde, aparte de cuestiones distintas, se planteaba "una letra pequeña de condicionalidad" para acceder a esos fondos que implicaba "una renuncia a determinadas competencias autonómicas".

Así las cosas, todas las comunidades están planteando salidas parciales, como Andalucía, que ha planteado unos 600 millones de la totalidad del dinero que tiene vinculado al FLA, que son unos 4.000 millones.

Lo importante -insiste- es empezar a salir a los mercados, intentar ver que realmente no hay riesgo, y para eso es importante tener una calificación correcta de las agencias crediticias. "Y esa sólo se tiene si se cumple con los objetivos de estabilidad", apostilló.

Participar en la recaudación

Por otra parte, Montero abogó por una mayor participación de las comunidades autónomas en la recaudación de lo ingresado por el Estado, por ejemplo en el IVA, a la hora de reformar el sistema de financiación autonómica.

La ministra indicó que las comunidades "están empezando a nombrar" a sus representantes en el grupo político que tratará sobre esa reforma y ha pedido que sean personas que puedan "tomar decisiones sin tener que estar consultando constantemente".

Se refirió a los trabajos de la comisión de expertos en los que se plantean diferentes opciones, "algunas contradictorias", y a que los votos particulares superaron a los de la ponencia, aunque, reconoció, que es "buen material de partida".

Tras insistir en que el Gobierno anterior "no tuvo ningún interés" en abordar el asunto, se mostró extrañada de que ahora el PP "meta prisa" y algunos de sus presidentes, que "se han caracterizado por su silencio, ahora estén poco menos que dando gritos con la financiación", lo que es "una falta de coherencia absoluta".

Montero se comprometió a "poner todos los medios" para que las autonomías acerquen posturas, lo que "no es fácil" y, por ello, decidió empezar por la parte que "genera más consenso": determinar cuál es la insuficiencia de recursos que tienen respecto a las competencias asignadas.

La ministra aludió a los diferentes trabajos existentes que van desde coger un año base y a partir de ahí proyectarlo y el más complejo que sería hacer una evaluación pormenorizada del coste de los servicios, para lo que haría falta desarrollar una contabilidad que ahora mismo no tienen las comunidades.

A su juicio, si hay acuerdo en cuánto tiene que transferir adicionalmente el Gobierno para que el Estado del bienestar sea sostenible, "habrá muchas posibilidades de crear clima para que a la hora de que se distribuya por población ajustada" se haya conseguido crear un modelo "confortable", aunque no sea un "traje a medida", lo que es "extraordinariamente complejo".

Para el nuevo modelo, Montero es partidaria de que el nivel autonómico conserve que su financiación viene de su participación en la recaudación. "Soy firme convencida del Estado de las autonomías -agregó- y deberíamos diseñar un sistema que permitiera que las autonomías participaran en mayor medida de la actual recaudación".

En su opinión, esa opción es mejor que las transferencias directas, que "hace depender la financiación" de los presupuestos generales del Estado, y ha subrayado que las comunidades deberían tener capacidad de hacer los suyos "con o sin" cuentas estatales, porque son administraciones "absolutamente autónomas financieramente".

Respecto a la posibilidad de que las comunidades pudieran tener un IVA colegiado que pudieran subir, considera que es "muy complicado" y se inclina por una mayor capacidad de participación en su recaudación, aunque no tengan capacidad normativa.

La ministra no se pronunció sobre cuándo estará listo el nuevo modelo y señala que trabajan para que esté "lo antes posible", lo que también va a depender de la capacidad de las autonomías de llegar a acuerdos.

Pero quiere ser realista y reconoce que puede haberlo en un tiempo razonable cuando se hable de insuficiencia de recursos; que las coincidencias serán menores en la armonización fiscal, y que, cuando se hable de la población ajustada, "las diferencias serán grandes, porque cada una intentará el reparto que le quede perfecto".

También prevé "grandes diferencias" en la capacidad y autonomía fiscal, ya que solo las que tienen un mayor nivel de renta prefieren más capacidad fiscal.

Y "ponerse de acuerdo como país en el modelo de financiación de forma unánime sería que todos tenemos la misma idea de país, de servicios sociales, de sanidad... y como eso no es la realidad política", lo que la ministra pretende es llegar a un consenso razonable, porque "unánime va a ser difícil".

Respecto a que 2019 sea año electoral municipal en la mayoría de las comunidades y los posibles excesos presupuestarios, reconoce que hay "tendencia a plantear medidas que no se han llevado a cabo en época anterior", aunque saben que tienen que ser responsables y que sus presupuestos tendrán que cumplir con todas las reglas fiscales.

"El Gobierno empleará y hará uso de medidas para que las administraciones cumplan con lo que la ley obliga", concluyó Montero.

Ahora en Portada 

Comentarios