Lunes, 16.09.2019 - 23:09 h
Escaso margen de negociación

Montero se resiste a dar por perdidos sus PGE pero descarta gestos a ERC y PDeCAT

La ministra pide a los independentistas que recapaciten, al tiempo que les recuerda que los límites a la negociación los marca la Constitución. 

María Jesús Montero
Montero se resiste a dar por perdidos sus PGE pero descarta gestos a ERC y PDeCAT / Europa Press

El independentismo ha puesto en jaque los Presupuestos Generales del Estado (PGE), pero el Gobierno todavía ve margen para que ERC y el PDeCAT reconsideren su posición. En teoría, los próximos ocho días serán de intensas negociaciones, pero en la práctica, el Ejecutivo no tiene ya nada que ofrecer. La separación de poderes manda y los límites los marca la Constitución, por lo que exigencias como la retirada de cargos contra los políticos catalanes encausados son de imposible cumplimiento y a Pedro Sánchez solo le queda esperar a que los independentistas cedan y retiren las anunciadas enmiendas a la totalidad.

Las hojas del calendario no dejan de caer por el atasco en la tramitación de los PGE. Llegará el próximo lunes, 12 de febrero, arrancará el juicio del 'procés' e, inevitablemente, la tensión impregnará el ámbito parlamentario, donde se votarán las cuentas públicas al día siguiente. Previsiblemente, será la ministra de Hacienda quien defienda su proyecto de ley desde la tribuna para intentar, hasta el último minuto, que republicanos y exconvergentes retiren sus vetos.

María Jesús Montero es consciente de que las enmiendas a la totalidad de PP y Ciudadanos a los Presupuestos son insalvables, pero confía en que ERC y PDeCAT acaben por eliminar las suyas. "Hasta el día 13 podrían reconsiderar su opinión", ha afirmado esta mañana en Antena 3. 

Pero dependerá de eso, de que los independentistas cambien de parecer. La ministra ha dejado claro que algunos de los "gestos" que piden desde Cataluña no se llevarán a cabo, básicamente porque son irrealizables. Así se ha posicionado respecto a la posibilidad de que la Fiscalía retire los cargos contra los presos del 'procés': "Es absolutamente imposible", ha dicho, para recordar después que en España "hay separación de poderes" y "los límites a la negociación los marca la Constitución".

Hay que recordar que lo que pide ERC es que la Fiscalía suavice su acusación de rebelión contra los líderes que van a ser juzgados, que se abra una mesa de negociación entre el Gobierno central y el Govern catalán y que se pacte un referéndum sobre la autodeterminación de Cataluña. Desde el PDeCAT, por su parte, añaden una petición más: la participación de un mediador entre ambas partes.

Montero, evitando entrar a valorar las exigencias concretas de estas formaciones, ha reiterado su habitual defensa de unos Presupuestos que "mejoran la vida de la gente, en Cataluña y en España". En este sentido, la ministra ha criticado que "algunos piensan que es mejor situarse en la política de confrontación", algo que le sucede "a la derecha y a los independentistas, como si de ahí se obtuvieran más réditos electorales". 

A los independentistas les ha pedido que "reflexionen y recapaciten" sobre su intención de presentar enmiendas a la totalidad al proyecto de Presupuestos y ha recordado que los mismos partidos que anuncian estas enmiendas han abierto la puerta a retirarlas, una decisión que, en opinión de Montero, "no se va a saber hasta el último minuto".

Preguntada por si habrá elecciones generales este año en caso de que no salga adelante la ley de PGE, la más importante que debe poner en marcha cualquier Gobierno, la ministra ha insistido en que es Sánchez quien debe tomar esa decisión. "Le corresponde al presidente esta prerrogativa", ha apuntado. Si bien la propia Montero reconoció en su día que los comicios se celebrarían antes si no hay Presupuestos. En todo caso, ha evitado especular con fechas y ha recalcado que depende del jefe del Ejecutivo y que éste lo que tiene en mente es "reconducir el país a una mejora tras un periodo negro".

Asimismo, la ministra ha salido al paso de las críticas sobre la credibilidad de las cifras recogidas en los Presupuestos, que han sido puestos en duda por organismos desde el Banco de España hasta la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), pasando por Funcas o la patronal CEOE. Montero ha considerado que sus previsiones son "realistas y prudentes", incluso "más que las que hacía" su antecesor en el cargo, Cristóbal Montoro.

Ahora en Portada 

Comentarios