Jueves, 15.11.2018 - 03:12 h
El edificio lleva seis años cerrado a cal y canto

La 'vía Ifema' para rescatar el Palacio de Congresos de Madrid entra en vía muerta

Sin plan de apertura y con cambio de Gobierno las partes asumen el bloqueo de la solución pública pactada en enero. Vuelve la idea de gestión privada.

El PSOE pide acabar ya las obras del Palacio de Congresos de Madrid y reabrirlo "urgentemente"
El Palacio de Congresos de Madrid lleva más de un lustro cerrado por problemas de seguridad a la espera de un nuevo proyecto de uso. 

Fue una de las noticias más comentadas de la última edición de Fitur, la emblemática Feria de Turismo que todos los años se celebra en Madrid. El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, anunciaba junto a la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena; y el presidente ejecutivo de Ifema, Clemente González Soler, un gran acuerdo institucional para reabrir el emblemático Palacio de Congresos de Madrid - cerrado desde 2012 por motivos de seguridad- y reanudar su actividad bajo la gestión de la institución ferial madrileña, Ifema.

La Comunidad de Madrid - como principal accionista - daba su aval a la operación y el Ayuntamiento de Madrid - también accionista y competente en materia urbanística- se comprometía a hacer todo lo posible por agilizar los trámites para poner la infraestructura en acción lo ante posible. Y para los responsables de Ifema lo antes posible era 2019, ya que esperaban culminar las obras de reforma en apenas un año y poner en funcionamiento

La cosa funcionaría más o menos así. Turespaña, organismo dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Agenda Digital, principal responsable del espacio y sin recursos para llevar a cabo las obras de acondicionamiento que necesitaría el espacio para volver a estar activo, cedería la gestión del Palacio a Ifema, que, por su parte, se comprometía a asumir la inversión de entre 50 y 60 millones de euros necesaria para ponerlo de nuevo en actividad a cambio de mantener su gestión y explotación durante los siguientes 50 años. 

El futuro de la gestión pública del Palacio de Congresos, en el aire

El plan era ambicioso...y no ha salido bien. "Nos hemos quedado sin tiempo. Llevamos meses esperando que Turespaña nos presente el proyecto para poder agilizar los trámites, como nos comprometimos, y recuperar el edificio, y no hemos tenido ninguna noticia sobre el asunto. Ahora, con el cambio de Gobierno, las elecciones en un año, va a ser mucho más complicado", admite un alto cargo del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid.

Desde Ifema se asegura que la ausencia de avances tangibles no significa que no se haya estado trabajando en el asunto. Admiten que, en efecto, Turespaña no ha presentado ningún proyecto formal para la reapertura del edificio, pero lo atribuyen a que durante estos últimos meses "se ha estado trabajando en el instrumento jurídico más apropiado para dar soporte al acuerdo". 

"Ahora no sabemos que pasará", señalan. "Ifema está interesada en gestionar el edificio y consideramos que tenemos los recursos y la capacidad necesaria para dar cumplimiento al esquema que se acordó en su momento, pero tenemos que esperar a ver qué determina el nuevo Gobierno". 

El asunto, además, se ha enrevesado en las últimas semanas. La asociación Madrid Foro Empresarial ha llevado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) el acuerdo de cesión sin concurso público de la gestión del edificio a Ifema, bajo el argumento de que debería realizarse en un procedimiento abierto para que también operadores privados tuvieran la oportunidad de concurrir.

El interés del sector privado existe. El grupo francés GL Events, líder mundial en la gestión de este tipo de instalaciones, con más de 40 palacios de congresos en cartera, entre los que se cuenta el Centro Internacional de Convenciones de Barcelona, llegó a trasladar a Turespaña su disposición firme a concursar por la gestión de la infraestructura y asumir las inversiones necesarias para ponerla en funcionamiento, pero, según fuentes empresariales, su interés "ni siquiera fue tenido en cuenta por las autoridades" y acabó desechando la operación.

El nuevo escenario de incertidumbre abierto por el cambio de Gobierno y la aparente falta de diligencia de los actores públicos implicados en el acuerdo de cesión de la gestión a Ifema ha hecho que la opción de un gran concurso internacional para que un operador privado se haga cargo del edificio vuelva a estar sobre la mesa. 

Un alto cargo de una de las administraciones implicadas en la operación reconocía hace unos días a La Información que el proceso de reapertura del Palacio de Congresos de Madrid "ya estaría seguramente en marcha si se hubiera optado por ceder la gestión a un operador privado". 

No es poco lo que está en juego. La ciudad de Madrid lleva seis años sin aprovechar el poder dinamizador de una infraestructura básica, situada estratégicamente y que, como reconoció Cristina Cifuentes el día que se presentó el acuerdo en Fitur, podría convertirse en un importante polo de atracción económica "que dinamizará la actividad turística y ferial de la región". 

Mientras tanto el espectacular mural de la fachada, diseñado por Joan Miró, continuará siendo el único motivo para visitar un edificio cerrado a cal y canto, pero que forma parte de la historia de España por cosas como haber albergado la mayoría de los recuentos electorales de la historia democrática de España o la histórica reunión de la OSCE que supuso el germen del proceso que condujo a la caída del muro de Berlín.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios