¿Miedo a Hacienda? 50 sicav cierran en dos meses por el temor a un cambio fiscal

PP y Ciudadanos pactaron, para acabar con los mariachis, que sólo computen como partícipes quienes superen el 0,55% del capital. Ese cambio legal aún no está en marcha.

Al cierre de 2016 existían 3.252 sicav en España que sumaban un patrimonio conjunto de 32.794 millones de euros, según los datos de la asociación Inverco.

BIlletes de 500 euros.

Medio centenar de Sociedades de Inversión Colectiva de Capital Variable (sicav) han dejado de existir en los dos últimos meses, una veintena de ellas en lo que va de mes de junio, según los registros que figuran en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La mayoría de ellas se han liquidado, otras han optado por su fusión en un fondo de inversión o por su conversión en sociedad de responsabilidad limitada.

Detrás de esta reducción está, sobre todo, el temor de los inversores a que un cambio fiscal elimine los beneficios de los que han gozado este tipo de vehículos. El dato es especialmente significativo si se compara con lo que pasó en el conjunto del ejercicio 2016 cuando, ese temor ya existía, y ‘echaron el cierre’ 120 sicav, según los datos recopilados por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco).

“Simplemente, es incertidumbre fiscal”, explican desde una firma de inversión. “Existe temor en los clientes a un cambio de regulación”, apunta un portavoz de una entidad financiera. “Está claro que hay una tendencia porque no se crean nuevas sicav y se están cerrando. Ante esa incertidumbre, se están dando de baja o transformándose”, añade.

Hay cierres, simplemente, porque hay miedo a que haya un acuerdo político para modificar este vehículo de inversión que utilizan los grandes patrimonios, que les permite beneficiarse de su bajo gravamen (1% sobre su beneficio) y del que se ha criticado sus vacíos legales. Por ejemplo, los mariachis. La teoría dice que las sicav tienen que estar integradas por 100 partícipes. La práctica hace que, en realidad, uno de ellos (o una familia o un pequeño grupo de inversores) aglutine la mayor parte del capital y decida su rumbo. El resto, hasta llegar a los 100 partícipes requeridos, son mariachis sin capacidad de decisión.Pacto PP y Cs

Ese papel de relleno es, precisamente, el eje del cambio legal que se teme. El pacto que firmaron PP y Ciudadanos (150 Compromisos Para Mejorar España), que facilitó la presidencia de Mariano Rajoy, lo incluía. En el punto octavo de ese acuerdo, ambas formaciones se comprometieron a “devolver a la Agencia Tributaria el control fiscal de las sicav, haciendo que las que no sean auténticas instituciones de inversiones colectivas no tributen al tipo privilegiado del 1% sino al tipo general del Impuesto de Sociedades”, al 25%. Ese era el acuerdo pero, por el momento, no hay avances políticos al respecto.

Para acabar con los mariachis buscaban promover “la apertura de las sicav para que sean verdaderas instituciones de inversión colectiva y no vehículos de inversión privada de grandes fortunas con el objetivo de tributar menos”. La intención, garantizar que “se utilicen como instrumentos de inversión colectiva, finalidad para la que originalmente se crearon. Para lograr este fin, sólo se computarán a efectos del número mínimo de 100 accionistas, los que tengan una participación superior al 0,55%”, del capital de esas sociedades. Este último aspecto no sólo está en el acuerdo de las 150 medidas, sino que ya iba en el programa electoral del PP a las elecciones de junio de 2016.

En los últimos dos meses se ha acelerado la liquidación de sicav, acrecentando lo que ya pasó en 2016, cuando el número de firmas se redujo en un 3,5%. Al cierre del año, existían 3.252 sicav, según Inverco. Hay que tener en cuenta que 2015 marcó un récord, ya que había registradas 3.372 entidades. En total, al cierre de 2016, agrupaban a casi medio millón de inversores. En concreto, a 483.172 partícipes. Ahí también hubo caída pero más reducida, del 0,7%. Y también partiendo desde máximos porque, en 2015, se superaron los 486.000 partícipes.

En patrimonio, de nuevo, descensos. Las sicav aglutinaron 32.794 millones de euros durante 2016, un 3,7% menos que el año anterior, cuando superaban los 34.000 millones. Para este ejercicio, Inverco no esperaba una fuga de inversores como la que se está produciendo, ya que estimaba que el patrimonio de las sicav se mantuviera estable en el entorno de los 32.800 millones de euros. Habrá que esperar a ver si, entre julio y diciembre, la tendencia cambia por completo.

Ahora en portada

Comentarios