Martes, 26.03.2019 - 01:17 h

Europa quiere que los robots paguen impuestos, coticen y tengan un código ético

Los Estados miembros de la UE también deberían considerar la posibilidad de aplicar un ingreso universal para aminorar el impacto de las pérdidas de empleos, señala la UE.

"Para garantizar que los robots estén y sigan al servicio de los seres humanos, necesitamos urgentemente crear un sólido marco legal europeo", deja claro Mady Delvaux, la parlamentaria que redactó la propuesta.

Vea los robots con más corazón que dominarán en el futuro.

La UE avanza hacia la regulación de los robots y su impacto en la sociedad, el empleo y la relación con humanos

Llegan los robots y Europa quiere estar preparada. Los legisladores europeos han propuesto que los robots estén equipados con interruptores de emergencia para evitar que causen daños excesivos; también han sugerido que estas máquinas sean aseguradas e incluso que se les haga pagar impuestos. No es una broma, es el futuro. lo dice también el ganador de las primarias en Francia, Benoit Hamon.

La propuesta sobre gobernanza de robots ha sido aprobada por la comisión de asuntos legales del Parlamento Europeo. 

"Un número cada vez mayor de áreas de nuestra vida cotidiana están cada vez más afectadas por la robótica", dijo Mady Delvaux, la parlamentaria que redactó la propuesta.

"Para garantizar que los robots estén y sigan al servicio de los seres humanos, necesitamos urgentemente crear un sólido marco legal europeo", agregó. Solo le faltó decir que no como nos pasó por Internet.

La propuesta requiere de una nueva acta constitutiva sobre robótica que proporcione a los ingenieros guías sobre cómo diseñar máquinas éticas y seguras.

Por ejemplo, los diseñadores deben incluir los interruptores de paro para que los robots puedan ser apagados en emergencias. También deben asegurarse de que los robots puedan ser reprogramados si su software no funciona como está diseñado.

También atribuiría a los robots ciertos derechos y obligaciones: por ejemplo, los robots serían responsables de cualquier daño que causen.

Los coches autónomos, los drones y los robots para medicina, agricultura y la industria forman parte de una realidad en expansión. Por mucho que hoy se hable de proteccionismo, la nueva revolución industrial está aquí y es imparable.

Las implicaciones morales y jurídicas son enormes y, para prepararse, los eurodiputados de la comisión de Asuntos Jurídicos ya han celebrado reuniones sobre estas cuestiones. La responsabilidad, la seguridad y la gestión de riesgos son algunos de los interrogantes planteados.

El 72 por ciento de los europeos considera que los robots aportan una ayuda positiva a la sociedad, según una encuesta Eurobarómetro publicada en 2015. "Es posible que algunos avances en inteligencia artificial nos desestabilicen y que algunas naciones no se adapten bien", advirtió por su parte, Niel Bowerman, de la Universidad de Oxford, en la comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo.

Sí, pero la realidad que puede venir tienen sus problemas. Si los robots avanzados comienzan a reemplazar a los trabajadores humanos en grandes números, el informe recomienda a la Comisión Europea obligar a sus propietarios a pagar impuestos o contribuir a la seguridad social.

Los Estados miembros de la UE también deberían considerar la posibilidad de aplicar un ingreso universal para aminorar el impacto de las pérdidas de empleos.

Los coches sin conductor ya han salido del ámbito de la ciencia ficción, igual que las armas autónomas y una larga y creciente lista de dispositivos inteligentes. La inteligencia artificial y la robótica avanzan con rapidez.

La sociedad, en general, y la legislación, en particular, corren el riesgo de no reaccionar con la misma celeridad, como ocurrió con la aparición y el desarrollo de Internet hace apenas veinte años.Los robots deben tener.... valores

"Valores, ese es el mensaje de las futuras tecnologías de la información, y los valores hay que difundirlos", aseguró el eurodiputado popular checo Pavel Svoboda, Presidente de la comisión parlamentaria de Asuntos Jurídicos, al referirse a los valores que deben aplicarse a la inteligencia artificial.

Pawel Kwiatkowski, del despacho de abogados Gessel en Varsovia, puntualizó que el "derecho civil no reconoce al robot". Se interrogó sobre si un robot puede expresar una intención, y apuntó que "la respuesta es muy sencilla cuando se trata de algoritmos simples". Y advirtió: "Pero cuando la situación es más compleja, creo que tenemos un problema".

El doctor Andrea Bertolini, de la Escuela Superior Santa Ana y la Universidad de Pisa, reclamó la creación de "una Agencia Europea sobre Robótica para desarrollar estándares tecnológicos que reglamenten la producción y nos permitan pasar en Europa de la investigación sobre robótica a la industria robótica".

La Unión Europea respalda más de 120 proyectos a través del programa SPARC, dotado con 700 millones de euros hasta 2020, en el marco del programa Horizon 2020."No todos los países se van a adaptar"

Niel Bowerman, de la Universidad de Oxford, mantiene que "la Unión Europea debería mantener una amplia visión global sobre la inteligencia artificial. Es posible que algunos avances de la inteligencia artificial sean desequilibrantes y algunas naciones no se adapten bien". Y concluyó: "La Unión Europea puede desplegar marcos que faciliten la estabilidad, el bienestar y el progreso económico".

La Comisión de Transportes de la Eurocámara, por su parte, ya ha presentado un estudio sobre el futuro del sector y las nuevas tecnologías.

Olle Häggström, catedrático de la Universidad de Tecnología Chalmers de Gotemburgo, subrayó que "estas cosas podrían ocurrir antes de lo que pensamos".

La eurodiputada socialdemócrata luxemburguesa Mady Delvaux, ponente del grupo de trabajo sobre Robótica e Inteligencia Artificial, hace hincapié en que "hay algunas cuestiones urgentes para las que debemos encontrar respuestas". Recuerda que ya se utilizan drones y que los coches autónomos llegarán pronto a las carreteras. E insiste: "Tenemos propuestas inmediatas para estas cuestiones".

La comisión parlamentaria de Asuntos Jurídicos trabaja en un informe del grupo de trabajo sobre Robótica e Inteligencia Artificial. El informe reflexiona sobre los aspectos jurídicos y pretende allanar el camino para elaborar normas de derecho civil en la materia.Las leyes de Asimov van a ser útiles

Primero la ética de los robots. Parece mentira pero Asimov dio en el clavo. Un robot no debe hacer daño a un ser humano o, por omisión, dejar que se lastime. Un robot debe obedecer las órdenes impartidas por los seres humanos... Las leyes de Asimov sobre robótica pertenecen a la ciencia ficción, pero la robótica es cada vez más real.

En un mundo de drones, aspiradoras robots, coches inteligentes y robots industriales, la comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo ha creado un grupo de trabajo sobre legislación acerca de la robótica.

Delvaux reconoce que "es muy difícil encontrar una definición a la hora de hablar de robots. Abordaremos todos los tipos de robots: industriales, de servicio (aspiradoras, frigoríficos inteligentes), sanitarios y quirúrgicos, drones, coches y la inteligencia artificial. Pero sabemos que tenemos que considerar uno a uno. Los androides es lo que menos nos preocupa, se encuentran sobre todo en Japón. Sabemos por dónde vamos a empezar, pero no dónde terminaremos.

Europa está preocupada por cuestiones como "la responsabilidad, la protección de los datos personales, y la prevención del pirateo". Algunos robots, por ejemplo los industriales, están cubiertos por la directiva sobre maquinaria; pero sólo contempla la velocidad y algunos parámetros técnicos, no la inteligencia de la máquina.

Tenemos que examinar más los robots para ver cómo actúan y que tipos de accidentes pueden ocurrir al interactuar con los humanos (¿quién paga sus errores?). También nos enfrentamos a la cuestión de la igualdad de acceso. Si los robots de verdad facilitan la vida, debemos garantizar que todo el mundo puede permitírselos. 

Delvaux está convencida de que la llega masiva de robots será una revolución. Destruirá, por supuesto, ciertos tipos de trabajos, pero creará otros. Si la industria utiliza más robótica y automatización, obtendrá mejores resultados y será más competitiva, y puede hacer que algunas empresas vuelvan a establecer su producción en Europa.

La Comisión Europea promueve activamente la investigación, la creación de empleo y la innovación mediante robots mejores y más seguros, salvaguardando al mismo tiempo los aspectos éticos de los progresos realizados. El enfoque de la CE es construir la base científica para empujar los límites de la tecnología, y explotar tales resultados en aplicaciones del mundo real.

La robótica es un mercado en rápido desarrollo cada vez más impulsado por el desarrollo de productos novedosos y mejorados en áreas tan diversas como la fabricación, búsqueda y rescate y recuperación, inspección y monitoreo, cirugía y salud, hogares y automóviles, transporte y logística, agricultura y muchos más . Mejorarán la productividad y la competitividad, es la consigna. Europa cree que Es necesaria una reindustrialización provocada por el envejecimiento de la mano de obra y se ha convertido en uno uno de los principales impulsores de la innovación digital.

A través de una cartera de más de ciento veinte proyectos de investigación y acciones de coordinación, la Comisión Europea ha ido construyendo progresivamente una sólida base de intercambio de conocimientos y cooperación en toda la comunidad de actores de la robótica. Esta base ahora incluye una asociación público-privada en robótica llamada SPARC.

Este trabajo se lleva a cabo en estrecha colaboración con la comunidad de la robótica, incluidos los programas de los Estados miembros, la industria, las universidades y las instituciones de investigación.

"Estamos al borde de una revolución tecnológica que modificará fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. En su escala, alcance y complejidad, la transformación será distinta a cualquier cosa que el género humano haya experimentado antes", vaticina Klaus Schwab, autor del libro "La cuarta revolución industrial".

Otros, más pragmáticos, alertan que la cuarta revolución no hará sino aumentar la desigualdad en el reparto del ingreso y traerá consigo toda clase de dilemas de seguridad geopolítica.

El mismo WEF reconoce que "los beneficios de la apertura están en riesgo" por medidas proteccionistas, especialmente barreras no tarifarias y normativas del comercio mundial, que se han exacerbado desde la crisis financiera de 2007: un desafío que la cuarta revolución deberá sortear si quiere entregar lo que promete.

Pero las repercusiones impactarán en cómo somos y nos relacionamos hasta en los rincones más lejanos del planeta: la revolución afectará "el mercado del empleo, el futuro del trabajo, la desigualdad en el ingreso" y sus coletazos impactarán la seguridad geopolítica y los marcos éticos.Diez datos para entender la importancia de 'la invasión de los robot'

1. Alemania fue el primer país en establecer una agenda de gobierno como "estrategia de alta tecnología"
2. Se basa en sistemas ciberfísicos, que combinan infraestructura física con software, sensores, nanotecnología, tecnología digital de comunicaciones
3. La internet de las cosas jugará un rol fundamental.
4. Permitirá agregar 14.000 millones de dólares a la economía mundial en los próximos 15 años.
5. Cambiará el mundo del empleo por completo y afectará a industrias en todo el planeta.
6. La cuarta revolución podría acabar con cinco millones de puestos de trabajo en los 15 países más industrializados del mundo.
7. El 70% de empresarios tiene expectativas positivas sobre la cuarta revolución industrial.
8. El 85% de los empresarios cree que las innovaciones de los sistemas ciberfísicos serán beneficiosas.
9. El 64% está dispuesto a asumir los riesgos de innovar
10. El 17% teme por el impacto negativo en los trabajadores

Ahora en Portada 

Comentarios