Martes, 22.10.2019 - 23:22 h
Para la liberalización

Adif divide en tres bloques las líneas de AVE y establece convenios a diez años

La compañía pública daba un plazo de 15 días naturales desde el pasado martes para alegar a los  competidores, algo que consideran insuficiente.

Estación de Adif
Adif divide en tres bloques las líneas de AVE y establece convenios a diez años. / ADIF

La liberalización ferroviaria está a la vuelta de la esquina -el próximo diciembre de 2020- y Adif ya ha repartido entre sus competidores la Declaración de Red que establece los detalles a los que tendrán que hacer frente las empresas que quieran entrar en la red nacional. Entre ellos, destacan el establecimiento de convenios-marco con un periodo de duración de diez años y la división de las líneas de alta velocidad -las más apetecibles para los competidores- en tres grandes bloques, tal y como ha podido saber La Información

De esta forma, las líneas que conectan Madrid con Barcelona, Valencia y Sevilla, se dividirán en tres bloques -denominados A, B y C- entre los que destaca uno. En concreto, el paquete 'A' tendrá casi un 70% del total de la red y, según confirman fuentes conocedoras de la operación, se lo quedará con casi total seguridad la propia Renfe.

En el llamado 'Paquete A', el operador tendrá la oportunidad de quedarse con tres surcos por hora y trayecto en el caso de la línea que une Madrid con Barcelona, la que atrae a un mayor número de viajeros. Teniendo en cuenta que los horarios ferroviarios son de 16 horas diarias -las ocho nocturnas no hay viajes-, el adjudicatario se quedaría con 128 surcos o 'slots' diarios en esta línea, es decir, la reserva de un determinado tramo en un periodo de tiempo concreto para la circulación de sus trenes.

Dentro de este mismo paquete también hay sitio para el trayecto que une Madrid con Sevilla. En este caso, el 'pack A' incluiría tres surcos por hora y trayecto, que se reducirían hasta dos por hora e itinerario en el caso del viaje que une Madrid con Valencia. 

Además existiría un segundo paquete, denominado por Adif 'B', que incluiría alrededor de un 20% del total de los surcos. En este caso, el operador tendría que hacer frente a un 'slot' por hora y sentido en cada una de estas tres líneas que conectan la capital con Barcelona, Sevilla y Valencia. El último 'pack', el denominado 'C', sería el más pequeño e incluiría apenas un 10% del servicio de ferrocarril. En él se incluirían entre cuatro y cinco viajes diarios en cada una de estas tres líneas. 

Más allá de estos tres grandes bloques, existe una línea más a la que poder optar, la que une Barcelona con Valencia. En este caso, se ofrece un surco por hora y sentido, es decir, dieciséis idas y dieciséis vueltas diarias para el operador. 

Convenios de diez años

Otro de los puntos claves de esta Declaración de Red es la duración de los convenios-marco -los contratos que suscribirán los competidores-. De acuerdo con la documentación enviada a los interesados a la que ha tendio acceso este diario, se establecerá un periodo de concesión de los surcos de diez años. 

Durante este periodo los diferentes operadores tendrán la obligación de hacer frente a aquellos surcos que se hayan adjudicado -los diferentes paquetes se los quedará la firma que garantice una mayor cobertura-, ya que la propia Adif ha establecido sanciones que se aplicarán en caso de incumplimientos. De esta forma se quiere evitar que una compañía se quede con la totalidad de los 'slots' de una línea y luego solo opere dentro del límite que le sea más rentable.

Dificultades por los plazos

Esta documentación fue entregada el pasado martes a aquellos interesados en entrar a operar el ferrocarril en España tras la liberalización. Desde entonces, las diferentes compañías contaban con un periodo de 15 días naturales -que terminan el próximo 1 de mayo- para presentar alegaciones al proyecto. Pero el plazo no convence a las firmas que buscan entrar a competir que se quejan del escaso periodo de tiempo que se ve aún más mermado al tener en cuenta los festivos de Semana Santa. 

Más allá de este detalle, desde la compañía gala SNCF, que ya ha manifestado en varias ocasiones su interés por formar parte de este nuevo hito en la historia ferroviaria española, señalaban la pasada semana a través de Guillaume Pepy, su presidente, que "nos parece un poco sospechosa" la reciente normativa que exige disponer de grandes paquetes de permisos de circulación y tener previamente certificaciones, por lo que apuntaban a una voluntad de dificultar el acceso a nuevos competidores. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios