Martes, 22.10.2019 - 19:24 h
Con apenas 21 años

Una sonrisa perfecta sin ir al dentista: la idea que hizo millonaria a esta joven

Comenzó trabajando 18 horas al día y vivía con 80 dólares a la semana para ahorrar todo lo demás. Alison Egan tiene ahora 12 franquicias. 

Una sonrisa brillante sin ir al dentista: la idea que hizo millonaria a esta joven.
Una sonrisa brillante sin ir al dentista: la idea que hizo millonaria a esta joven. / Instagram

Conseguir ser independiente económicamente es uno de los principales objetivos de los jóvenes, sin embargo es una meta que suelen posponer,al menos durante los años universitarios más centrados en exámenes, fiestas y viajes. Alison Egan, australiana, de 21 años y estudiante de enfermería, renunció a todo ello para iniciar un proyecto que, tres años después, la ha convertido en la dueña de una franquicia con proyección global, Sparkling White Smile

El negocio de Egan surgió a partir de un sueño, pero no precisamente de una ilusión que tuviese desde pequeña, sino de un sueño literal que tuvo mientras dormía. "Tuve un sueño en el que me blanquearon los dientes y eran realmente blancos", explica Egan a 'Whimn', tras lo que decidió hacerlo realidad, pero fue consciente de que en ese momento no podía costearse un blanqueamiento dental que costaba, al menos, 1.000 dólares. 

Tras desechar la idea, le apareció en el móvil un anuncio de un blanqueamiento dental mucho más barato, pero en el extranjero. Esta publicidad le 'encendió la bombilla' y decidió comenzar el mismo negocio en Australia, donde había un vacío comercial que, además, tenía un amplio público. "Siempre pensé que todo el mundo quiere tener dientes blancos y si vas a iniciar un negocio, quieres uno que todos puedan usar: niños, niñas, de ocho a 60 años", explicó al mismo medio. 

Tardó unos días en convencer a sus padres para que le dejasen el dinero y tras conseguirlo compró un equipo especializado en blanqueamiento de dientes de Holanda. Egan se rodeó con dentistas que estaban dispuestos a enseñarle sobre la profesión y estudió todo lo que pudo. "Me fue bien porque yo ya me estaba formando como profesional de la salud", indicó. 

Semanas después inauguró Sparkling White Smile. A la semana Alison Egan atendía a cinco clientes, lo que le permitía ganar 1.000 dólares y compaginarlo con sus estudios. Sin embargo, el 'boca a boca' comenzó a tener efecto y Egan se encontró atendiendo a cinco clientes una misma noche. El comienzo fue duro, trabajaba desde las 4 de la mañana hasta el mediodía en la unidad de salud mental y desde la 1 hasta las 10 de la noche se ocupaba de su proyecto. 

Mientras seguía aumentando la clientela, Egan no podía asumir todo el trabajo por lo que tuvo que incorporar empleados al negocio, algo que sin embargo, le costó mucho por la confianza que depositaba en ellos. "Contraté a mi primer empleado que estableció el listón muy alto y me dio esa confianza. Desde ese momento, decidí contratar a personas que tenían la misma ética de trabajo que yo, la misma personalidad y el negocio comenzó a crecer mucho después de eso", señala.

Años después, la exigencia respecto a sus trabajadores se mantiene igual: "Lo dejo muy claro: mis empleados tienen que vestirse bien", indica. Para Egan la imagen que proyectan es fundamental y, ahí, también incluye la educación con la que se trata al cliente

"El McDonalds del blanqueamiento dental"

Tras fundar la primera franquicia al cumplir cuatro años, en apenas dos meses consiguió sumar 11 más. Las cifras de Sparkling White Smile parecen que funcionan aunque Alison Egan no quería revelar datos hasta el próximo curso. Solo indicó que la compañía valía mucho dinero:, "Definitivamente puedo decirles que es una compañía multimillonaria", aseguró a' TheWest'.

En la actualidad su marca ofrece tratamientos que rondan los 300 dólares (casi 200 euros), una cifra muy por debajo de los 1.000 dólares que demandan los tratamientos más caros. Sparkling White Smile ha conseguido asentarse en el mercado y la idea de Egan es ir a más. Este año ha iniciado las franquicias de su negocio en Australia y tiene proyección global. "Quiero ser el McDonalds del mundo del blanqueamiento dental", aseguró en una entrevista a 'Yahoo Finance'. 

A pesar de que ofrecen un producto con menor precio, Sparkling White Smile asegura en su página web que su servicio de alta gama ha conseguido atraer a actrices, supermodelos, deportistas u otras celebridades. 

La pasión por lo que hace es lo que la impulsa a seguir adelante y continuar mejorando. "Este trabajo es un pasatiempo para mí", asegura una Egan que aspira a ampliar el negocio en los próximos meses, aunque esto suponga seguir trabajando más horas que la media de los jóvenes. "Honestamente, todos me preguntan cómo sigo viva", concluye.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios