Martes, 14.08.2018 - 19:13 h
En la temporada 2008/2009

Apenas un 10% del dinero por patrocinio de Ferrovial llegaba a las arcas del Palau

Durante el ejercicio 2006/2007 y el siguiente la cantidad total que finalmente revirtió en el presupuesto del ciclo Palau 100 era del 15%. 

Gráfico Caso Palau
 

Ferrovial ha logrado adjudicarse contratos de obra pública en Cataluña por más de 665 millones de euros entre 1999 y 2003 que se consideran directamente relacionados con la trama de pago de comisiones que se produjo entre los responsables del Palau, los tesoreros de Convergencia Democràtica de Catalunya (CDC) y dos responsables de la empresa constructora. Así lo señala la sentencia que dictó ayer la Audiencia Provincial de Barcelona que, no obstante, ha absuelto a los dos implicados de Ferrovial -Pedro Buenaventura y Juan Elízaga- por la prescripción de los delitos de administración desleal y tráfico de influencias de los que se les acusaba.

La sentencia, aun así, deja en evidencia las 'mordidas' por parte de los distintos implicados en dicha trama de pago de comisiones. En concreto, textualmente "para la temporada 2006/2007, donde la cantidad total que finalmente revirtió en el presupuesto del ciclo Palau 100, de la total entregada por Ferrovial, no llegó a alcanzar un 15% de esta; para el año 2008, donde lo destinado finalmente a la Fundació, sobre el total abonado por Ferrovial por patrocinio del Palau 100, tampoco alcanzaba el 15%; o para la temporada 2008/2009 del ciclo Palau 100, donde el patrocinio de Ferrovial ascendió a 90.152 euros, lo que no alcanza un 9% sobre el total abonado por dicha mercantil, excluido el IVA". 

Es decir, el pago de comisiones provocaba que la inversión apenas llegara a las arcas del Palau. En concreto, en la temporada 2008/2009 el patrocinio del Palau contaba con una 'mordida' del 91% (solo el 9% de lo abonado era el patrocinio) y en años anteriores el porcentaje era algo más bajo pero notable, puesto que era de un 85%. 

Las aportaciones de Ferrovial al Palau respondían, fundamental, a dos conceptos: un pago anual como miembro de honor de la Fundació y el patrocinio publicitario. Este último abarcaba el patrocinio del ciclo anual de conciertos conocido como 'Palau-100' y el patrocinio de un número variable de conciertos. 

La sentencia deja claro que el principal interés de dicho montante no era el patrocinio sino la adjudicación de contratos de obras públicas. En la sentencia se hace referencia a que "aun cuando los fondos aportados por Ferrovial al Palau de la Música se justificaban en forma de patrocinio y no ha resultado acreditado que no exista proporcionalidad entre los fondos aportados y las contraprestaciones recibidas, lo cierto es que ya desde su inicio, desde que temporada tras temporada se pactaba cuando iba a aportar Ferrovial, desde antes del ingreso de dichos fondos, estos tenían un destino muy concreto y no era el patrocinio de ciclos musicales o de conciertos, sino su entrega a CDC a cambio de obra pública.

La comisión que los directivos de Ferrovial y CDC pactaron era "del 4% del importe del total de las adjudicaciones obtenidas y esta cantidad se repartiría entre CDC por un lado y Félix Millet y Jordi Montull por otro, en un porcentaje de un 2,5% para el partido y un 1,5% para estos. A su vez, Félix Millet y Jordi 122 Montull se repartían el porcentaje que les correspondía en un 80% para el primero y un 20% para el segundo, dejando en algunas ocasiones una pequeña parte para la Fundación". 

El montante percibido era bastante significativo y en la sentencia aparece cuantificado. "Desde principios de 1999, hasta julio de 2009, el total de comisiones satisfechas por Ferrovial a CDC en las indicadas formas, ascendió, como mínimo, a 6.676.105,58 euros". 

La trama de pago de comisiones contaba con un mecanismo de actuación muy claro y su trabajo era el siguiente "Ferrovial y CDC pactarían anualmente y por anticipado el importe del total de obra pública que se adjudicaría a aquella desde entidades autonómicas o locales sobre las que CDC, a través de sus miembros, pudiera presionar para asegurar dichas adjudicaciones y a cambio, dicha formación política recibiría un porcentaje del importe total pactado, sin perjuicio que, de rebasarse durante la anualidad el importe de adjudicación pactado, Ferrovial tuviera que abonar la misma comisión pactada, respecto de dicho exceso", tal y como señala la sentencia. 

Aun así, el juez admite incluso que no ha sido posible demostrar una relación directa de los altos responsables de la empresa constructora y la trama del caso, con lo que ciñe los hechos a estas dos personas, que actuaban, eso sí, en nombre de la compañía.

Apenas un 10% del dinero por patrocinio de Ferrovial llegaba a las arcas del Palau

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios