Viernes, 19.01.2018 - 08:37 h
La CNMC autoriza en primera fase la fusión

El consejero delegado de BMN entra en la cúpula directiva de la Bankia fusionada

Joaquín Cánovas Páez asume las riendas de 'Participadas y Negocio Asociados', de la que dependen las alianzas con Mapfre o joint ventures.

Fotografía de José Sevilla y José Ignacio Goirigolzarri
Bankia

El grupo Bankia-BMN ya tiene nuevo organigrama. Su cúpula incorpora al consejero delegado del grupo liderado por Caja Murcia, Joaquín Cánovas Páez, como director general adjunto para ‘Participadas y Negocios Asociados’, reportando directamente al consejero delegado de Bankia, José Sevilla. Este licenciado en Económicas y Empresariales, curtido en la cantera de Caja Murcia, entrará a formar parte del Comité de Dirección, el máximo órgano de gestión de la entidad fusionada. 

Bajo el mando del que es 'número dos' de BMN desde el arranque de 2013 caerá la dirección de inversiones en compañía participadas, el desarrollo de alianzas en nuevos negocios, la red agencial y el negocio estratégico de bancaseguros que el banco cotizado rueda en alianza con Mapfre. El presidente del grupo BMN, Carlos Egea, se incorpora también pero al consejo de administración en calidad de vocal externo.

Los restantes puestos de máxima responsabilidad en el Comité de Dirección continúan inalterados: debajo del presidente José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado, se mantienen Antonio Ortega (Personas, Medios y Tecnología); Amalia Blanco (Comunicación y Relaciones Externas), Miguel Crespo (Secretaría General), Fernando Sobrini (Banca de Particulares) y Gonzalo Alcubilla (Banca de Negocios).

Pero el cuadro de mando, con los directores de las áreas (contabilidad, riesgos, gestión inmobiliaria, relación con inversores o con el supervisor, auditoría, red minorista, privada o de empresas, etc) junto a las territoriales y zonas lo integran varios centenares de personas, entre los que sí se han producido algunos cambios para configurar el esqueleto de la nueva Bankia que surge tras la unión de BMN.

Aumentan de 10 a 12 las territoriales

El censo de territoriales para la banca minorista se amplía en dos, con la creación de una para Baleares y otra para Andalucía donde Bankia carecía de presencia, pero sí cuenta con fuerte implantación BMN por sus cajas fundadoras. Se mantiene, en cambio,  sin cambios las cinco existentes para empresas. En esta organización entrarán tres responsables de BMN y se producen otros seis nombramientos de empleados procedentes de otras territoriales o unidades de negocio. 

Con el rediseño la entidad ha escindido en dos direcciones corporativas la unidad de Riesgos: una para definir las políticas de riesgos y ocuparse de los modelos, y otra, más próxima a la actividad, que se ocupa de seguir la exposición desde que se concede a su devolución o recobro en caso de resultar impagado. Aquí entra la clave gestión inmobiliaria de activos adjudicados también. Según ha explicado el banco en un comunicado, los cambios buscan configurar una estructura "más ágil y más horizontal, orientada a potenciar el negocio, a facilitar la rápida toma de decisiones".

La entidad ha podido rediseñar el organigrama de forma rauda gracias a que en septiembre puso en marcha una ronda de entrevistas a los 1.700 trabajadores de BMN con responsabilidades para conocer su experiencia, trayectoria, disponibilidad a traslados y expectativas dentro del nuevo grupo. La composición del nuevo esqueleto, con muchos puestos inalterados y cambios en otros, ayuda a imprimir ritmo al proceso y evitar, al tiempo, incómodas incertidumbres para el personal.

Imagen de Bankia
Imagen de Bankia / EFE


Se trata casi una revolución para Bankia porque desde 2014 mantenía su estructura, al menos en los puestos más elevados. En aquel momento nombró consejero delegado a José Sevilla, aunque ya venía ejerciendo de ‘número dos’ desde su incorporación al grupo en 2012 aunque con cargo de director general. Previamente, entre la llegada de Goirigolzarri con la nacionalización del banco en 2012 sí había sufrido distintos movimientos para acomodarlo a la nueva situación de la entidad, donde salieron casi todos los altos directivos de la era de Rodrigo Rato y Miguel Blesa.

En paralelo a este proceso el banco encomendó a Oliver Wyman analizar potenciales duplicidades, de cara a decidir el futuro ajuste con el que espera lograr 155 millones en sinergias de costes al tercer año. Previamente deberá acometer la integración y ajustes, para cuyo proceso el banco ha reservado 334 millones.

La fusión la decidió el Frob, dueño del 60% de ambos bancos, como mejor fórmula para elevar el atractivo y el valor de Bankia pensando en su privatización. El Estado dispone hasta final de 209 para completarla. Hasta la fecha ha vendido alrededor del 14% de la cotizada, pero con minusvalías. El Erario ha comprometido 24.069 millones en ambos grupos y apenas ha ingresado 2.653 millones.

La próxima etapa será negociar con los sindicatos un expediente de regulación de empleo para dar salida a empleados cuyos puestos resulten duplicados. Según cálculos muy preliminares, podría afectar a entre 1.500 y 2.500 puestos efectivos, y suponer la clausura de unas 200 sucursales -también aquí se ha dado ya el pistoletazo con 24 cierres de locales de BMN en diciembre y otros tantos previstos para enero-. Las expectativas de Bankia es ahorrarse 155 anuales a partir del tercer ejercicio y elevar a 245 millones el beneficio con la fusión.

La CNMC autoriza en primera fase la fusión Bankia y BMN

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha autorizado en primera fase la fusión de Bankia y BMN, entidades bancarias participadas por el FROB, el fondo de rescate español.

El organismo de competencia ha publicado en su página web la resolución por la que aprueba la adquisición por parte de Bankia del control exclusivo de BMN. Los accionistas de Bankia y BMN aprobaron el pasado mes de septiembre la fusión de ambas entidades por la absorción por Bankia de BMN, que dará lugar al cuarto banco de España, con unos activos superiores a 223.000 millones de euros, 2.515 oficinas y 8,2 millones de clientes.

El Estado, a través del FROB, tiene aún una participación cercana al 60% en Bankia, pese a que esta misma semana vendió en una colocación acelerada un 7% del capital social de la entidad por 818,30 millones de euros.

Ahora en portada

Comentarios