Domingo, 19.01.2020 - 16:57 h
Polémica en el supervisor

El BdE gana el primer asalto de la batalla por el despido de su directivo 'díscolo'

El juzgado de lo social número 41 de Madrid desestima la demanda interpuesta por el exjefe de contabilidad Jorge Pérez por un defecto de forma.

Fachada del edificio del Banco de España situada en la confluencia del Paseo del Prado y la madrileña calle de Alcalá.
El BdE gana el primer asalto de la batalla por el despido de su directivo díscolo. / EP

El Banco de España gana el primer asalto en la batalla legal que mantiene contra el exjefe de contabilidad Jorge Pérez por su polémico despido el pasado verano. El juzgado de lo social número 41 de Madrid ha desestimado la demanda del exdirectivo al haberse presentado la misma fuera de plazo. En concreto, 20 días tarde, al regirse el supervisor de acuerdo al derecho administrativo y no laboral, según explican fuentes conocedoras del fallo judicial, que anuncian que Pérez tienen intención de recurrir la sentencia.

La deliberación judicial, en cualquier caso, no considera probada la deslealtad por parte de Jorge Pérez, que fue destituido por quebrantar el derecho profesional al filtrar información confidencial a periodistas; por participar en la redacción de El Libro Negro; y por asesorar al exdirector general del Banco de España Aristóbulo de Juan en informes periciales sobre Banco Popular y en alegaciones por este motivo presentadas ante la Junta Única de Resolución (JUR), organismo comunitario en el que está representado el propio Banco de España.

La juez considera probado que los datos internos del Banco de España que Pérez descargó y utilizó posteriormente "no tienen carácter secreto, confidencial o reservado". Además, hace hincapié en el testimonio de su superior jerárquico en el momento del despido, Daniel Pérez, que defendió en el juicio que el exdirectivo siempre desempeñó su cometido de forma "eficiente, sin ninguna tacha".

No obstante, la sentencia también considera probado que la colaboración de Pérez en diversos artículos de prensa y en los hechos ya mencionados relacionados con la resolución de Banco Popular se efectuaron "sin haber solicitado declaración de compatibilidad", como explicita la normativa del Banco de España, utilizando "medios puestos a su disposición" por la institución "en horario laboral y comprometiendo su imparcialidad", lo que pudo "originar conflicto de intereses". 

Se da la circunstancia de que Jorge Pérez fue el único directivo del supervisor que se desmarcó de la versión oficial de la cúpula del Banco de España en el juicio por la salida a bolsa de Bankia. En la demanda, alega que su despido responde a una "confabulación" del supervisor para represariarle por haber sido "disidente y crítico" con la dirección de la institución durante el proceso de salida a bolsa de la entidad financiera.

Para probar la culpablidad de Pérez, el Banco de España encargó un 'forensic' a Deloitte Financial Advisory, empresa vinculada a la auditora de Bankia en aquel momento, y se descargaron cerca de 47.000 correos electrónicos del directivo, entre los que se encuentran los que se envió con la actual vicepresidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Ana Martínez Pina, que anteriormente fue presidenta del ICAC.

La juez constata, en cualquier caso, que esta investigación se realizó bajo la presencia de un notario, a fin de garantizar la intimidad de Pérez, "sin intromisión de documentos u otros correos electrónicos o archivos de cualquier tipo de carácter personal". Una de las copias se mantuvo custodiada por el notario, mientras que la otra se entregó al perito informático externo contratado para el proceso.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING