Martes, 21.11.2017 - 18:52 h
El mejicano Carlos Fernández es su máximo accionista

Colonial: la socimi que abandonó Villar Mir y que gusta al gobierno de Qatar

El accionariado de la antigua inmobiliaria ha sufrido cambios en los últimos años como consecuencia de su proceso de saneamiento y entrada en el Ibex.

Anticorrupción rechaza pedir medidas cautelares contra Villar Mir en el caso Lezo
Villar Mir abandonaba el capital de Colonial. 

Colonial busca asaltar el trono de las socimis que actualmente está en manos de Merlin Properties. Para ello buscará el crecimiento no solo de manera orgánica sino también a través de compras con el objetivo de reducir la gran diferencia existente. 

La diferencia se reducirá de manera notable tras la OPA que ha realizado Colonial sobre Axiare. El movimiento corporativo permitirá a Colonial incrementar su cartera bruta de activos (GAV) en 1.710 millones de euros por lo que, sumado a sus propios inmuebles, daría lugar a un gigante de casi 10.000 millones. Poco menos de 500 millones de diferencia con respecto a Merlin Properties, la más grande del sector en España

La noticia habrá gustado al Gobierno de Qatar. El fondo soberano de dicho país posee un 10,602% del capital de la socimi española y es su accionista significativo de relevancia. Aun así, el mayor accionista es el inversor mejicano Carlos Fernández González, que posee un 13,76% del total de acciones. Porcentaje que ha incrementado durante este año ya que a cierre de 2016 el capital que poseía era el 9,887%. 

El inversor mejicano (consejero independiente en Banco Santander) entraba en el capital de la socimi tras acometer en el 2016 un intercambio de activos ya que poseía (a través de su sociedad Finaccess) la sede de IBM en Madrid. Además, pertenece a la familia Fernández González, conocida al otro lado del Atlántico por ser la fabricante de cervezas como Corona o Modelo, entre otras. 

La situación es bien distinta a la de hace años tras tanto cambio en el accionariado como consecuencia de las ampliaciones de capital que se han producido. Una necesidad de financiación con la que aplazar uno de los grandes problemas que ha tenido la antigua inmobiliaria (ahora convertida en socimi para beneficiarse de las ventajas fiscales): la deuda. En concreto, a cierre del segundo trimestre su deuda neta financiera ascendía a 3.808 millones de euros pero en sus peores años llegó a superar los 8.000 millones. Muestra de la buena gestión de la compañía durante la crisis económica. 

Hace años uno de los mayores accionistas era Grupo Villar Mir. A mediados de este año la corporación presidida por Juan Miguel Villar Mir decidía vender el 1,51% que aún poseía y por el que obtenía 40 millones de euros. Por tanto, ponía punto y final a una etapa que comenzó en enero de 2014 y en la que Villar Mir parecía apostar con fuerza: fue primer accionista al poseer un 24% del capital total. 

En aquel año la compañía atravesaba por momentos delicados y la inmobiliaria (por aquel entonces) estaba en un proceso fuerte de saneamiento que culminaba con su incorporación al Ibex 35 y su transformación en socimi. 

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios