Lunes, 06.04.2020 - 16:58 h
Con caracter retroactivo al 18 de marzo

Calviño 'arrastra los pies' y solo habilita 20.000 millones en la línea de avales

La banca contará con un respaldo público del 80% para las pymes y autónomos, mientras que el porcentaje se reduce al 70 o 60% en el caso de empresas.

Calviño juega la baza de la UE para esquivar un descalabro como el de Zapatero en 2009
Calviño 'arrastra los pies' y solo habilita 20.000 millones en la línea de avales. / EFE

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha decidido en el Consejo de Ministros de este martes habilitar una primera parte, correspondiente a un quinto del total, de la línea de avales públicos para las empresas, pymes y autónomos que necesiten liquidez como consecuencia del coronavirus. En concreto, y tal y como ha explicado María Jesús Montero, ministra de Hacienda, en la rueda de prensa posterior a la reunión, se han marcado las condiciones para los primeros 20.000 millones de euros, de los que el 50% irán destinados a pequeñas y medianas empresas y autónomos. 

Según sus palabras, la movilización de esta primera parte tendrá como fin facilitar la liquidez a las compañías y pequeños empresarios que puedan requerirlo a través de la banca. Para facilitar la puesta en marcha de estos préstamos o refinanciaciones, la garantía pública cubrirá hasta el 80% de los solicitados por pymes y autónomos, quedándose por debajo de las peticiones que realizado el sector financiero y que alcanzaban el 90% en estos casos. 

Con estos avales, y según ha señalado Montero, "habrá más facilidad por parte de los comités de riesgos de los bancos para conceder estos préstamos" con el fin de que llegue capital al tejido productivo y puedan mantener el nivel de actividad económica para que no se destruyan empleos. Esta línea de liquidez servirá para que las empresarios atiendan sus necesidades de financiación como los pagos de salarios, de facturas, necesidades circulantes, u otras como los vencimientos de obligaciones financieras o tributarias. "Se han establecido condiciones diferentes para empresas con gran músculo financiero", confirmó. 

Para el resto de compañías, es decir, las empresas más grandes, los avales serán del 70% para los nuevos préstamos y del 60% en caso de la renovación de líneas ya existentes. Por tanto se queda claramente por debajo de lo solicitado por el sector y lo aprobado por otros países, como Alemania, que alcanza el 80% del montante total. La garantía pública tendrá la misma vigencia que el préstamo y se establece un periodo máximo de cinco años. En ambos casos, este primer tramo se podrá aplicar a financiaciones ya firmadas, ya que tendrá caracter retroactivo al 18 de marzo, es decir, al pasado miércoles. 

María Jesús Montero ha señalado que se ha empezado por este primer tramo de 20.000 millones, pero que "una vez que se agote, entrarán automáticamente el resto de garantías hasta llegar a los 100.000 millones". El Ejecutivo se guarda así la posibilidad de realizar ajustes al nivel de cobertura pública por si fuese necesario. "Veremos como se comportan por si hubiera que ajustar", señaló.  

Con respecto al tipo de interés de estos préstamos, el Ejecutivo de Pedro Sánchez no ha acordado ninguna medida concreta y deja en manos de la banca las condiciones a las que deberá hacer frente el cliente. "La banca lo hará de manera razonable para permitir que todo el mundo pueda conseguir estos préstamos", confirmó Montero. Desde el Gobierno se espera que las entidades financieras abran el grifo de los préstamos apoyándose en la liquidez que se les está proporcionando desde el Banco Central Europeo (BCE). 

Cabe recordar que el BCE ya ha anunciado flexibilizaciones en los requisitos de capital y en las provisiones para las inyecciones de liquidez que estén directamente relacionadas con esta crisis del coronavirus. Además, también se anunció la inyección de 870.000 millones de euros adicionales al mercado europeo con el fin de con comprar activos y las citadas medidas de financiación a largo plazo.

Estado de alarma, hasta el día 11

Durante el Consejo de Ministros de este martes, el Ejecutivo también ha aprobado enviar al Congreso de los Diputados la petición para alargar el estado de alarma hasta el próximo día 11 de abril. Por ello, se ha convocado una reunión extraordinaria del Gobierno para este viernes. Además, a nivel económico ha salido adelante la distribución de los 300 millones del fondo extraordinario entre las comunidades autónomas para reforzar las políticas sociales, es decir, aquellos que se quedan bajo la vicepresidencia de Asuntos Sociales de Pablo Iglesias. "Es para dependientes, familias monoparentales y situaciones similares", ha recalcado.

Del mismo modo, se acordado el "modo de reparto de los 25 millones de euros para compensar el cierre de los comedores escolares". Se beneficiarán las familias que tuvieran becas o ayudas para comedor escolar, mientras dure el cierre de los comedores escolares. Según Montero, se ha tenido en cuenta para el reparto el indicador de pobreza. 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING