Sábado, 16.12.2017 - 08:15 h
El magnate Andrew L. Tan

El dueño filipino de Torre Espacio se lleva el control del rascacielos a Singapur

El grupo Alliance Global traspasa el control de la sociedad Torre Espacio Castellana a su firma Megaworld Land Singapore.

Una estampa con la Torre Espacio SERGIO BARRENECHEA | EFE
Una estampa con la Torre Espacio SERGIO BARRENECHEA | EFE


El magnate filipino Andrew L. Tan se convirtió a finales de 2015 en uno de los actores principales del mercado inmobiliario madrileño con la compra de Torre Espacio, uno de los cuatro rascacielos que coronan el Paseo de la Castellana. Con ese movimiento, el grupo Alliance Global Group desembolsó 558 millones de euros e inyectó aire a las cuentas del grupo Villar Mir, el anterior propietario del inmueble, que necesitaba fondos para sanear sus finanzas y siguió como inquilino.

Dos años después, la sociedad con la que controla ese inmueble ya no está bajo el paraguas de una firma española, sino que muda su control a Singapur. El grupo filipino adquirió Torre Espacio Castellana SA (el nombre de la firma que explota el rascacielos) a través de Global One Real Estate Spain, su brazo inversor, con el que también se ha convertido en uno de los principales operadores del sector de las bebidas alcohólicas. Desde mediados de noviembre, el socio de control de la torre es Megaworld Land Singapore, una de las enseñas con las que el grupo Emperador invierte en el sector inmobiliario.

El cambio de titularidad abre a la sociedad las puertas del favorable tratamiento fiscal que los beneficios empresariales reciben en Singapur, donde no existe impuesto alguno que grave las ganancias de capital y donde el país reconoce a las empresas créditos fiscales por los impuestos pagados en el extranjero, según la información oficial del ICEX. Las rentas obtenidas por Torre Espacio Castellana tributarán en España por el Impuesto de Sociedades. Nada cambia ahí. Pero los dividendos que la filial española abone a la matriz en Singapur estarán exentos en su totalidad en virtud del convenio de doble imposición que España mantiene con el país asiático.

Podrá repatriar dividendos siempre que logre beneficio. Torre Espacio Castellana cerró el último ejercicio del que hay datos publicados, el 2015, con pérdidas por valor de 22,6 millones de euros. Ese año, sus ingresos superaron los 27 millones. Entonces su ocupación no era máxima. Tenía alquilado el 84,3% del total de la superficie alquilable del inmueble. Y, de ella, el 55,2% correspondía a sociedades del grupo Villar Mir, que siguió como inquilino después de vender la torre. Un edificio que también tiene carácter diplomático, porque en él están las embajadas de Reino Unido, Canadá y Australia.

Un magnate inmobiliario

A partir de este último cambio societario, el socio único de Torre Espacio Castellana es Megaworld Land Singapore. Forma parte de la división inmobiliaria de Alliance Global Group y le aporta, prácticamente, la mitad de sus ingresos. En 2015, el año que pactó la compra del rascacielos madrileño, Megaworld Corporation, el negocio de 'real estate', elevó sus ingresos un 10,6%, hasta 10.400 millones de pesos filipinos (el equivalente a 174 millones de euros al cambio actual). Otros 7.000 millones de pesos filipinos (117 millones de euros) los consiguió con Emperador, su negocio de bebidas. Además, está presente en el negocio hotelero.

Con la que ha dado más pasos en España ha sido con la división de bebidas alcohólicas. También, vía compras. A principios de 2017 adquirió Garvey, la antigua propiedad de los Ruiz-Mateos en concurso de acreedores, valorada en 35 millones de euros; y, en marzo, junto a González Byass se hizo con las marcas Domecq y Pedro Domecq. Un año antes, Emperador ya había desembolsado 275 millones por el negocio de Beam Suntory en Jerez, donde se incluyen marcas con solera como Fundador o Terry Centenario.

Al margen de las bebidas, Megaworld Corporation también es socia del grupo Villar Mir en el desarrollo de la quinta torre de Castellana, denominada Caleido. El grupo filipino tendrá el 49% del accionariado de la nueva torre, donde está proyectado un centro educativo, de IE Business School; y una clínica de Quironsalud enfocada a la medicina deportiva.

Ahora en portada

Comentarios