Miércoles, 16.10.2019 - 21:34 h
El gigante chino ante la AEAT

Hacienda inspeccionó las cuentas de Huawei seis veces en la última década

La última investigación fue en 2014, cuando tuvo que abonar algo más de 3 millones en Impuesto de Sociedades, IVA y No Residentes.

Huawei Inspecciones Hacienda

Huawei trata de sacudirse la alargada sombra del veto de Estados Unidos. La compañía ha vivido un particular infierno desde finales del año pasado. En España, su historia se han caracterizado por un fulgurante crecimiento... y por una cierta atención de Hacienda a sus cuentas. En la última década, la compañía ha recibido la visita de los inspectores hasta en seis ocasiones. El gigante chino ha pagado algo más de tres millones después de estas investigaciones.

Huawei ejecutó su desembarco formal en España en 2004, aunque tres años antes ya había iniciado actividades con una oficina de representación. No fue hasta un año después, en 2005, cuando declaró ingresos a través de Huawei Technologies España SL, la filial con la que opera. Su actividad principal era la compraventa, alquiler, instalación y mantenimiento de equipos de telecomunicaciones. Su primer contrato: Jazztel. Le siguieron Vodafone, para la red inalámbrica, y Telefónica, para su equipos de red fija.

Hasta el año 2008 su crecimiento es fulgurante (superó los 200 millones de euros de ingresos). Y ese es el primer año en el que Hacienda pone sus ojos sobre sus cuentas. Analiza el IVA de importación de sus productos. Desemboca en un pago menor de apenas 46.000 euros. Pero fue el inicio de un aluvión de inspecciones que se fueron repitiendo durante los siguientes años. Y con el mismo guión: impuestos vinculados a las importaciones y el IRPF tanto de no residentes como de residentes.

Pero ese guión cambió en 2014. En ese año, la Agencia Ttributaria decide analizar también el Impuesto de Sociedades -que grava los beneficios brutos obtenidos por su actividad- abonado por la compañía, además del resto de tributos ya analizados en otros ejercicios. Lo hacía en la sexta investigación. ¿Consecuencia? Levanta un acta de liquidación, firmada en conformidad por el equipo directivo de la firma, de 3 millones de euros. Es el mayor pago que debió abordar a la fecha.

Tras este movimiento, el silencio. De acuerdo a todas las memorias anuales presentadas hasta entonces en el Registro Mercantil, Hacienda no ha hecho ni una sola inspección más. Este frenazo coincide con el periodo de mayor crecimiento de la compañía en España, impulsada no sólo por su negocio en el sector de las telecomunicaciones, sino especialmente por el de los dispositivos móviles. Se duplicó la cifra de negocio hasta superar la barrera de los 1.000 millones de euros.

Entre esos años 2015 y 2017, la compañía no ha recibido las visitas de los inspectores pero ha mantenido relativamente estable el pago de impuestos en España. En total, según sus propias cuentas, ha desembolsado después de todos los gastos deducibles y ajustes contables un total de 25 millones de euros de Impuesto de Sociedades. La razón: su margen de ganancias ha sido muy estrecho prácticamente desde su arranque. Sólo en el último año, el resultado de explotación fue de algo más del 3% de todos los ingresos logrados.

La estructura de Huawei en España

¿Cómo es la estructura fiscal de Huawei en España? La compañía se dedica a ofrecer servicios y también la venta de sus propios productos (móviles y dispositivos para gestionar las redes de telecomunicaciones por parte de los operadores). Los primeros son ofrecidos por su plantilla en España, que rozaban los 1.200 empleados. Los segundos son adquiridos a empresas del grupo, como sucede en otros gigantes tecnológicos y multinacionales.

En estas compras de productos, el precio pagado por la filial española ('precio de transferencia') es clave, pues si se eleva en exceso puede reducir los beneficios (y el Impuesto de Sociedades) en el país. En 2017, el último ejercicio disponible, pagó más de 750 millones en compras a otras sociedades del grupo. ¿Dónde estaban radicadas? No ofrece información sobre el destino de esas compras, como sí hacen otros como Apple (Irlanda) o Microsoft (Irlanda). Sólo queda claro que el 90% de las acciones de la sociedad española está en manos de una matriz holandesa (Huawei Technologies Cooperatief).

Crecimiento... a la espera del veto

Con todo, el crecimiento de Huawei en España ha sido veloz en los últimos años. En 2018 se superó los 1.100 millones de euros de ingresos. Queda por ver cómo va a afectar el veto impuesto por Estados Unidos, especialmente en el lado de los móviles. El temor de sus clientes a que sus dispositivos no puedan disfrutar del sistema operativo Android ha pasado factura. El director general del área de Consumo de la compañía, Pablo Wang, aseguró en una entrevista a la Cadena Ser la pasada semana que la caída de ventas en España fue inferior al 40% que sufrieron en todo el mundo. "Aunque hemos tenido dos o tres semanas complicadas en España, desde la semana pasada tenemos crecimientos significativos", apuntó.

En los últimos días, el gigante chino ha recibido un pequeño balón de oxígeno. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que levantará la prohibición a las firmas estadounidenses para que éstas puedan vender su tecnología y dispositivos a Huawei. Sigue sin estar permitido desde mayo que las firmas del país norteamericano puedan comprar o utilizar equipos de telecomunicaciones de los asiáticos. Aún queda mucho por debatir en las negociaciones entre ambos países. Pero representa un alivio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios