Sábado, 21.04.2018 - 18:47 h
Las cifras de 2016

Homeaway entra en pérdidas en España en pleno boom del alquiler vacacional

La filial española apenas incrementa un 12,5% los ingresos en el mercado español, hasta situarlos en los 18,7 millones.

La CNMC cree que Airbnb y Homeaway no deben informar al fisco.
Homeaway es una de las compañías más destacadas del sector. / EFE

Homeaway es el segundo gran actor del alquiler vacacional en España, junto a Airbnb. Su filial en España cerró el ejercicio 2016, en pleno 'boom' del sector, con pérdidas en las cuentas por primera vez desde 2012. La compañía se anotó unos números rojos de 285.000 euros para unos ingresos de 18,7 millones. Un tercio de esa cantidad corresponde a los servicios de marketing y ventas a otras empresas del grupo.

La plataforma de alquiler vacacional opera en España con una filial desde mediados de 2011. El 2016 fue su quinto ejercicio completo. Y confirma la ralentización del negocio declarado con esta sociedad. Después de que en 2015 apenas creciera un 18% su volumen de ingresos, en 2016 el incremento fue de apenas 12,5%.

Su modelo de negocio se basa en el cobro de una comisión tanto al viajero como al arrendador de la vivienda. En el caso de este último puede elegir entre pagar por cada una de las transacciones que se completen en la plataforma (pagando un 8% más IVA) o o por una suscripción anual con alquileres ilimitados.

¿Cuánto de lo que declara la filial española corresponde con el negocio 'real' de la compañía, hoy en manos del gigante del turismo Expedia? No queda claro si hay que atenerse a la memoria anual, donde describe que sólo 5,9 millones de euros corresponden a servicios de marketing a la matriz europea (en Luxemburgo). ¿Y el resto? Se sobreentiende que corresponde con esas comisiones, aunque no queda claro.

Las pérdidas del último ejercicio 2016 son las primeras desde 2012. Y viene precedido por un incremento de los costes de personal (hasta los 7,3 millones de euros después de agrandar su plantilla un 50% hasta los 150 empleados de media) y los servicios exteriores, entre los que despunta la publicidad (4,3 millones).

Fondo de maniobra negativo

La sociedad se mantiene en causa de disolución a cierre del ejercicio. La razón Mantenía un fondo de maniobra negativo debido a las deudas a corto plazo correspondientes a periodificaciones que surgen por los ingresos por anticipado referidos a servicios de publicidad y gestión de los espacios de las páginas webs del grupo. "Este saldo se reconocerá como ingresos a medida que los servicios contratados sean presentados".

Con su estructura fiscal, la Agencia Tributaria no ha llevado a cabo ninguna inspección en los últimos ejercicios. Tampoco en el año 2016. Tras los ajustes entre el ejercicio contable y fiscal, la compañía debía hacer frente a 343.000 euros de Impuesto de Sociedades (a cierre del año había pagado 206.000 euros de esa cantidad).

Su batalla contra Hacienda

La compañía mantiene su particular enfrentamiento con el Ministerio de Hacienda, por el decreto aprobado el pasado mes de diciembre con el que le obliga a remitir información sobre clientes y propietarios. "Será absolutamente ingestionable", advertía en una entrevista con La Información el director general en España y Sur De Europa de la compañía, Juan Carlos Fernández, quien advirtió de que "nos atribuye funciones que no son nuestras".

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios