Jueves, 19.07.2018 - 06:05 h
Más de 310.000 huéspedes

Airbnb 'hunde' a los hoteles en Semana Santa y les supera de largo en reservas

El sector hotelero confía en las compras de última hora para levantar sus cifras, aunque ya han comenzado a bajar los precios. 

Aribnb
Airbnb / Freepik

A pocos días de que llegue la Semana Santa, España se prepara para acoger a miles de turistas. Y son precisamente estos visitantes quienes han recrudecido la guerra latente entre hoteles y pisos turísticos. La competencia por 'llevarse' al mayor número de ellos ha desatado un auténtico huracán en un momento en el que la ofensiva contra compañías como Airbnb está en su pleno apogeo. A pesar no se espera una bajada muy pronunciada con respecto al año pasado —la ocupación media rondó el 85%—, los pisos turísticos les han vuelto a ganar la batalla: solo Airbnb espera más de 310.000 huéspedes, sin contar los que ya han reservado con otras plataformas Wimdu o HomeAway. Por su parte, la ocupación hotelera se estima, según fuentes del sector, en torno a las 200.000 personas, esto es un 36% menos.

Según explican desde Airbnb, sus huéspedes prefieren grandes ciudades como Barcelona, Madrid y Sevilla, las tres primeras en el ranking español. En cuarto lugar se sitúa la costa de Valencia, seguida de Tenerife, Costa del Sol, Málaga y la Costa Blanca. Fuera del ranking, los destinos que registran mayores crecimientos son pequeñas localidades como Jaca, Vielha y poblaciones gallegas como Ourense y Ferrol. Curiosamente, los hoteles de Barcelona son uno de los que más están sufriendo los estragos de los pisos turísticos que, unidos a la crisis políticas, han provocado que los establecimientos tradicionales encadenen meses de bajadas y estas vacaciones esperen un descenso de en torno al 16% en su ocupación y estimen un descenso de los precios de en torno al 20%.

Consecuencia de la alta demanda, los precios de los pisos han llegado a triplicarse, sobre todo en ciudades de Andalucía, donde tradicionalmente la afluencia de público para ver las procesiones es muy alta. En municipios como Málaga o Sevilla, se llega a pagar la noche a 300 euros. Desde las distintas plataformas aseguran que ellos son un mero intermediario y que son los dueños quienes fijan los precios según ellos estiman. "Si alguien decide pagar un piso un precio más o menos alto no es cosas nuestra, nosotros nos limitamos a ser intermediarios. Quizá si pagan un precio u otro es porque al huésped le compensa. No solo es el alojamiento, es la posibilidad de ahorrar en comidas, desayunos... Lo cierto es que los clientes cada vez se esfuerzan más en dar un servicio de calidad", desvela una de estas compañías.

Los altos precios no frenan la demanda

Pese a que pueda haber precios abusivos, reconocen fuentes del sector hotelero, es muy difícil competir con estos pisos. "Cierto que el precio por un apartamento puede ser más alto que una noche de hotel, pero la verdad es que, mientras que en los hoteles se tiene en cuenta el número de personas a la hora de cobrar, en este tipo de pisos no existe este control. Puede que paguen 200 euros por una noche, pero si se meten ocho personas en una casa, les sale a 25 euros cada uno. Los hoteles sencillamente no pueden competir con estas cifras y se ven obligados a bajar los precios como nunca lo habían hecho. En plena Semana Santa se pueden encontrar hoteles de cuatro estrellas por 50 euros la noche. No sale rentable", comentan.

No obstante, reconocen que todavía queda tiempo para que los datos mejoren. Según Destinia, el año pasado, en torno al 48% de los hoteles se reservaron en los quince días previos al inicio de las vacaciones. Además, las previsiones de Randstad respecto a Semana Santa hacen augurar un incremento de las visitas. En concreto, la empresa especializada en recursos humanos prevé que la campaña de Semana Santa genere la cifra récord de 182.700 contratos, lo que supone un 9,7% más que el volumen registrado en 2017, que se situó en 166.617 contratos. Se trata de la cifra más elevada de la historia en España. En los últimos cinco años, desde 2013, el crecimiento se sitúa en el 85%, con casi 90.000 contratos.

Las críticas del sector hotelero o la ofensiva de ciertos gobiernos no han impedido que los pisos turísticos prosperen. En 2016, últimos datos disponibles, las plazas en apartamentos vacacionales superaron por primera vez a las de hoteles en los principales núcleos urbanos, según un estudio de Exceltur, la patronal del sector, que revelaba que estas plazas casi se han duplicado respecto a 2015. En concreto, en 2016 se registraron 362.493 plazas en pisos turísticos en las 22 principales ciudades españolas, una oferta un 9,76% superior a la de los hoteles. Consecuencia de ello, la Policía ha alertado del aumento de fraudes dada la cercanía a las vacaciones y recomiendan al usuario comprobar que la vivienda en la que están interesados existe. Para ello, pueden exigir que se la muestren por dentro o que le remitan más fotografías de las que aparecen en el anuncio, así como formalizar la entrega a través de un documento legal.

Airbnb 'hunde' a los hoteles en Semana Santa y les supera de largo en reservas

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios