Miércoles, 17.07.2019 - 15:20 h
En las tiendas el próximo año

Sabor español en Ikea: textil con plástico del Mediterráneo y muebles robotizados

La cadena sueca tiene varios proyectos en marcha que se desarrollarán con diseñadores e ingenieros de nuestro país. 

Presentación de Abracadabra durante 'Democratic Design Days' de Ikea en Almhult, Suecia.
Presentación de Abracadabra en los 'Democratic Design Days' de Ikea en Almhult. / Ikea

Ikea, la cadena de muebles sueca, está desarrollando nuevas ideas de proyectos que ayuden a conseguir una vida más cómoda y democratizar el diseño. Para ello, y con las nuevas tecnologías en alza, los diseñadores e ingenieros españoles han llegado a Suecia para poner su granito de arena. De todas las ideas que está desarrollando actualmente la cadena hay dos de ellas que cuentan con 'sangre' española: la colección Musselblomma -fabricada con plásticos que proceden del Mediterráneo- y la robotización de los muebles de la casa para adaptarse a los espacios más pequeños

La primera de ellas tiene una triple vinculación con nuestro país. Por un lado, cuenta con Inma Bermúdez -diseñadora de Ikea en España- como eje central de esta colección compuesta por manteles, fundas de cojín y una bolsa. Además, se producirá íntegramente en fábricas de nuestro país, en concreto, en Alicante y Valencia. Pero lo más importante de esta colección es el origen de los materiales que la conforman.

Ikea ha firmado una colaboración con Seaqual, una iniciativa para la limpieza de basura marina en el Mediterráneo. Hasta 1.500 pescadores españoles se encargan de atrapar con sus redes los restos de plástico que 'navegan' por el mar y que se utilizan con posterioridad para dar vida a estos diseños. “Hemos creado un patrón sencillo y moderno con círculos, cuadros y triángulos combinados con una forma que recuerda a un pez. Los colores de la colección están tomados del mar: diferentes verdes y turquesas combinados con coral, que aporta luz y felicidad al diseño”, comenta Bermúdez. 

En este sentido, Caroline Reid, directora de Desarrollo Sostenible, da un empujón más a estas iniciativas: “Queremos trabajar e involucrarnos en proyectos de limpieza de contaminantes plásticos en los océanos y prevenir de manera proactiva este tipo de contaminación". Para ello, "Musselblomma es el primer paso de Ikea en utilizar el plástico del océano en productos y transformarlo en una materia prima para el futuro. Actualmente estamos valorando distintos proyectos alrededor del mundo para ampliar este trabajo en colaboración con ONG, socios y proveedores”, confirma. 

Colección de textiles hechos con plásticos del Mediterráneo.
Colección de textiles hechos con plásticos del Mediterráneo. / Ikea

Esta colección llegará a las tiendas de España e Italia en febrero de 2020 y, posteriormente, si todo marcha según lo previsto, desembarcará en el resto de países en los que está presente la marca. 

Paredes y muebles robotizados

Pero este no es el único proyecto en el que los españoles son parte indispensable. Otra de las grandes novedades de la marca sueca que pronto empezarán a llegar a las tiendas es la robotización de ciertos muebles que pueden actuar como separadores de estancias. En este sentido, Hasier Larrea, un joven de origen vasco, ha desarrollado junto con un equipo de ingenieros del MIT -Instituto Tecnológico de Massachusetts- una colección de muebles robotizados que se adapta a todo tipo de espacios y aprovechan al máximo cada uno de los centímetros de la casa. 

Las ciudades están creciendo a pasos agigantados -1,5 millones de personas llegan a las ciudades de todo el mundo cada semana- y las casas cada vez son más pequeñas. Por ello, que en un solo mueble esté un armario, la cama, un sofá y hasta una mesa y que además se muevan por la estancia con solo apretar un botón es una oda a la flexibilidad y las soluciones innovadoras que tienen ahora más interés que nunca. La idea comenzó en Ori, la empresa que Larrea y cuatro compañeros más del MIT fundaron hace ya varios años y que ha desarollado el proyecto gracias a inversores de Silicon Valley. "La idea era traer la robótica a la arquitectura", señala Larrea, "poder poner en un espacio de 3 por 3,5 metros todo lo necesario para vivir", continúa.

Muebles robotizados
Muebles robotizados creados por Ori en colaboración con la marca sueca./ Ikea

"Cada día los apartamentos son más pequeños y más caros. Ya no podemos seguir utilizando los mismos muebles que usábamos cuando teníamos una casa más grande", continúa. Por ello, hace ya varios años que lanzaron en Estados Unidos una colección de muebles que se pueden mover con robótica y permite adaptar los espacios a las necesidades de cada momento. Fue hace dos años cuando Ikea decidió apoyar la iniciativa y, con sus propios muebles, llevarla al mercado. 

Será en 2020 cuando Abracadabra -nombre que recibe esta colección- llegue a Japón y Hong Kong, dos de las zonas en las que el problema del urbanismo está más agudizado, de la mano de Ikea a través de un proyecto piloto. De allí, si todo sale según lo previsto, saltará al resto de mercados en los que la compañía tiene tiendas pero, según confirma Larrea, "aún no hay fecha" para poder comprarlos en España. Pese a que desde la compañía aún no desvelan el precio al que saldrá al mercado, señalan que se tratará de un producto "affordable" -asequible-. 

"Si consigues una tecnología que aproveche mejor el espacio, puedes reducir metros cuadrados de vivienda y el coste que ello implica", recuerda Larrea, por lo que señala que "por muy cara que sea la tecnología va a ser rentable si se compara con el metro cuadrado de las grandes ciudades". 

Ambas ideas, junto con varias más como productos especiales para 'gamers' o 'Little Sun' -paneles solares indivuduales en los que poder conectar cualquier dispositivo-, han sido presentadas por la matriz de la compañía de muebles en los 'Democratic Design Days' celebrados esta misma semana en Almhult, Suecia. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios