Nuevo proyecto en Puerta de Hierro

¿Dónde está Joaquín Torres, el arquitecto VIP que diseñó La Finca (y se arruinó)?

Tras convertirse en el autor de las mansiones de Ronaldo, Borja Thyssen o Amancio Ortega, parecía fuera de la circulación.

Promoción de Kronos, con The Collection
Promoción de Kronos, con The Collection

En el madrileño corazón de Puerta de Hierro una vanguardista urbanización llamada ‘The Collection’, diseñada por el prestigioso arquitecto Joaquín Torres, tiene colgado el cartel de ‘Se Vende’. El estilo es, desde luego, inconfundible: diseño exterior, amplios espacios interiores, lujosos acabados… que invitan a soñar en una vida llena de comodidades que incluyen piscina, spa, una sala social y una zona de gimnasio y bienestar por precios que oscilan entre los 400.000 hasta 1.200.000 euros.

No son las únicas. Si viajamos hacia Asturias está en fase de construcción una colección de 20 chalés, de once tipologías diferentes, que ocuparán una gran parcela de 12.000 metros cuadrados en un complejo residencial situado en la finca Quinta de San Roque de Peroño, en Luanco.

Artífice de la casa de Madonna en Dubai, la de Penélope Cruz y Javier Bardem en Madrid (con los que no acabó muy bien) o de la de Zinedine Zidan, una casa marcada en rojo en su currículo, no ha dejado de diseñar casas de cubos definidos y líneas modernas, pero desde un buscado anonimato y menos espectacularidad que hace unos años. El archiconocido arquitecto que relató algunos de los caprichos de los millonarios a los que construyó una casa en un libro ha dejado de conceder entrevistas mediáticas.

Por él supimos que un deportista quería sus iniciales en todas las manillas de las puertas; que otro pidió un garaje acristalado dentro del salón para que se viesen los coches, o que construyó casas con laberintos incluidos para que el dueño no se cruzara con sus empleados o zonas con acceso privado desde la calle para uso exclusivo del hombre de la casa. Algunas de estas viviendas, incluso, las mostró en televisión desde el programa 'Supercasas' que protagonizaba.

Todo aquello parece haber quedado atrás. Su mejor escaparate ahora es su Instagram que recoge su colección de proyectos: majestuosas residencias o icónicos hoteles en cualquier parte del mundo. También la web de A-cero. En ella mantienen que sigue siendo uno de los estudios de arquitectura más relevantes en España, que trabaja al ritmo de 500.000 metros cuadrados en proyectos nacionales e internacionales, como China y Rusia.

Hijo de Juan Torres Piñón, fundador de ACS con Florentino Pérez, sus primeros pasos los dio en Galicia, la tierra de sus padres, a la que se trasladó a estudiar arquitectura. Su padre quería que entrara a trabajar en ACS, pero él prefirió mezclar la arquitectura con el diseño.

En la terruña conoció a Rafael Llamazares de la Fuente con quien unió amistad y trabajo en una relación que aún perdura. Juntos fundaron una vinoteca llamada Casa Pilar y una de sus primeras casas, en la localidad de As Xubias. Y empezó a irles bien. En A Coruña se estableció la primera sede de A-Cero, su estudio de arquitectura, que después abriría sede en Madrid. En la ciudad gallega firmó algunas casas de lujo, entre ellas la de Amancio Ortega, el dueño de Inditex, y unas ochenta tiendas de la marca de ropa.

Al arquitecto le tocó la lotería cuando Luis García Cereceda le escogió para dibujar las mansiones de La Finca en uno de los rincones más exclusivos de España. Allí viven Ronaldo, Raúl González, expolíticos como Juan José Güemes, Alejandro Sanz y pasó algunos años Francisco Correa. También le encargaron un complejo de oficinas en la M-40 o la Facultad de Ciencias Sociales en La Coruña es obra suya. Su fama y contactos le permitió coordinar  proyectos en países como Rusia, Líbano, Arabia Saudí, Estados Unidos, Tailandia, República Dominicana, China o Emiratos Árabes.

Fue el primero en presentar una urbanización de casas industrializadas de líneas depuradas en Torrelodones que se podían construir en tiempo record. No le salió bien, sin embargo, el proyecto de las casas modulares que presentó en 2010 junto a la empresa IDM Ingeniería y diseño de edificaciones, que entró en concurso. Aún se mantiene la casa piloto en la urbanización de la Colonia de los Ángeles en Pozuelo, como ha comprobado este medio.

En 2016 estrenó sede su proyecto de diseño, en un espectacular local de dos plantas en la céntrica calle San Bernardo de Madrid; allí se muestran piezas de decoración, cuadros y esculturas creadas por Joaquín Torres y Rafael Llamazares. El espacio también incorpora creaciones de jóvenes talentos, con diseños innovadores y artesanales. La lista de proyectos es larga.

Pero la crisis también le paso factura. De ello da buena muestra su red de empresas. El arquitecto tejió un complicado entramado empresarial en torno a casi treinta sociedades alrededor de la joya de la Corona, el conglomerado A-Cero.

De aquella primera sociedad que gestionaba la vinoteca no queda rastro y la empresa A-cero está sumida en una muerte registral tras una profundo concurso de acreedores y liquidación por una deuda que ascendía a diez millones de euros, con algún que otro edicto publicado que amenazaba con embargo de las cuentas de la empresa y de una subasta de un local, la propiedad intelectual de unos diseños y participaciones en sociedades por un importe total de 2.506.891 euros. 

Joaquín Torres dijo en una entrevista a la BBC que la mayor parte de aquella deuda era debida, precisamente, a cuentas pendientes con Procisa, de la familia Cereceda, dueños de La Finca.

Entonces el arquitecto restó importancia a la liquidación de esta empresa dentro de su holding empresarial, pero en el camino quedaron otras sociedades como Carris Inversion Valor S.L., de la que fue presidente y en la que desde el pasado mes de diciembre consta como socio y administrador único; Livaib Proyectos S.L., cuya admistradora y accionista única es la diseñadora de interiores Laura Prieto Varela, y en la que mantiene puesto de consejero el que fue otro de sus socios: Alberto Peris Caminero.

También desapareció presa de una suspensión de pagos Obras y Otras Cosas S.L, Inmocee SL, inmobiliaria en fase de liquidación, o Cobas Inversiones Valor SL, una sociedad inversora rebautizada como Finantial Investiments y domiciliada en A Coruña. 

En junio de 2015, comenzó la liquidación de Inversiones y Otras Cosas, una constructora que tenía como socio a Peris. La misma suerte siguió DS96 Creative Goods SLP, empresa que sustituyó a A-Cero Arquitectura de Interiores. Unas desaparecen y otras nacen. Está al frente de Nueva Vivienda de Valdemoro S.L., Bravo Conciertos Inmobiliarios S.L., VF10 Special Market S.L., BT4 Investiment S.L. y Participaciones Turísticas Inmobiliaria Deportiva de Valdemoro S.L..

El entramado familiar

También tenía fuerte presencia en sicavs vinculadas a los negocios de su familia. Gestiona sus inversiones a través de Aracab Inversiones, una sicav de la que es socio junto a sus hermanos, Julio, Andrés y María Teresa y que gestiona parte de la fortuna de los negocios familiares.

Sus padres Juan Torres Piñón y Joquina Verez, llegaron a figurar en el puesto 98 de la lista Forbes, con un patrimonio atribuido de 41,2 millones de euros a finales de 2013. Sus inversiones alcanzaban sectores tan diversos como la construcción, las energías renovables o la producción televisiva, que gestionaban a través de firmas como Cartera Kairós, la matriz de sus sociedades.

Torres figuró como consejero de Inversiones Berindi hasta 2011. Esta empresa, propiedad en un 99% de Cartera Kairos, la gestiona desde entonces su hermano Julio quien tomó las riendas como administrador único. Cartera Kairós está implicada en la investigación por presunta estafa, apropiación indebida, delitos societarios y falsedad documental en una de las líneas de su negocio: la producción de biocombustibles a través de un sistema llamado Kurata. Quizás por eso sus otros hermanos hayan dejado recientemente sus cargos como apoderados. Pero esta es otra historia.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios