Nuevas reinas del ladrillo

Las 'minisocimis' ya superan en valor a sus dos hermanas mayores del Ibex 35

Merlin Properties y Colonial, las dos compañías del máximo índice español que se han acogido a este régimen, suman 10.019 millones de capitalización.

La socimi Domo debuta este jueves en el MAB a 2 euros por acción
Las 'mini socimis' ya superan en valor a sus dos hermanas mayores del Ibex 35. / EP

Las nuevas reinas del ladrillo, las socimis, siguen llegando con fuerza al parqué. En este momento, 59 compañías cotizan en el segmento dedicado a las sociedades de inversión inmobiliaria y una más, Mistral, se sumará en los próximos días. En total 60 pequeñas empresas (o no tanto) que en conjunto cuentan con un valor de más de 11.000 millones de euros. Esta cifra supera a sus dos hermanas mayores, Merlin Properties e Inmobiliaria Colonial, que al sumar su capitalización alcanzan los 10.019 millones de euros. 

El Mercado Alternativo Bursátil, también conocido como 'el parqué de las socimis' es el preferido para la mayoría de ellas. Solo en el último mes, en julio, cinco de estas empresas han llegado a tocar la campana. En el siguiente escalón se encontrarían aquellas compañías que salieron a cotizar al Mercado Continuo, como Lar España e Hispania, que suman unos 2.000 millones de euros en capitalización. 

De hecho, algunas de las socimis que cotizan en el MAB superan en valor a las del Mercado Continuo. Este es el caso de General de Galerías Comerciales una compañía que lidera Tomás Olivo López, un empresario murciano que tuvo que pasar por los juzgados acusado de cohecho y blanqueo de capitales en el seno de la 'operación Malaya' y que ha hecho de los centros comerciales su fortuna. La compañía cuenta con una capitalización bursátil de 2.782 millones de euros gracias a unos activos que se centran principalmente en Cataluña y Andalucía. 

Pero no es la única. Testa Residencial, que salió al parqué hace solo unas semanas, también supera a las dos socimis del Continuo. La vivienda en alquiler, uno de los negocios en auge en este momento, es la actividad principal de esta compañía que participada por Banco Santander, el BBVA, Acciona y Merlin Properties supera los 1.851 millones de capitalización bursátil

En el lado opuesto a estas, están las sociedades que solo tienen un activo. Es el caso de Serrano 61 que con una capitalización de 107 millones de euros solo tiene en su cartera el centro comercial ABC Serrano. En la misma situación se encuentra Student Properties Spain que cuenta con una residencia de estudiantes en Madrid y un valor en bolsa de 14 millones de euros. 

Cada una de las compañías dedica su actividad a una parte diferente del mercado inmobiliario. Centros comerciales, viviendas en alquiler, hoteles, residencias de estudiantes, viviendas turísticas, oficinas... las socimis consiguen tocar todos los palos de un sector que tras la crisis económica vuelve a estar en auge. 

Pero la mayoría de las reinas del ladrillo han centrado su actividad en la vivienda gracias a su gran rentabilidad. Concretamente, 19 de las cotizadas del MAB tienen en su poder casi 24.000 inmuebles con un valor de alrededor de 4.100 millones de euros. Los grandes paquetes de propiedades provienen, sobre todo, de activos bancarios. En este aspecto destaca Témpore, la socimi del banco malo, que salió a bolsa en el mes de abril y cuenta con un valor de algo más de 152 millones de euros. 

Los beneficios de las socimis

Este tipo de compañías que centran su negocio en el sector inmobiliario llegaron a España en 2009. Su actividad se centra en la adquisición de activos para alquiler y cuentan con un régimen fiscal que les resulta beneficioso, una de las principales razones para que este tipo de entidades no pare de crecer. 

Las principales ventajas pasan por la exención del pago del Impuesto de Sociedades, tan en boca de todos últimamente por la ofensiva fiscal de Pedro Sánchez, a cambio del pago de dividendos a sus accionistas que, ellos sí, deberán declarar. Otro de los requisitos para poder subirse al carro de este tipo de sociedades es la obligación de salir a cotizar en mercados regulados o, alternativamente, en sistemas multilaterales de negociación, por lo que cada pocos días una nueva socimi toca la campana del parqué. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios