Domingo, 20.10.2019 - 18:36 h
Se llama Pegasus

El nuevo robot de Amazon llega a España y pone en alerta al equipo de almacenes

Traerá a Cataluña la hornada de dispositivos que reducen la necesidad de mozos moviéndose por el almacén. "Harán el trabajo duro", dice la CEO.

El centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares (Madrid).
El centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares (Madrid). / Amazon

Su nombre es Pegasus. Y fue presentado oficialmente el pasado mes de junio en la conferencia tecnológica anual de Amazon. Es la nueva criatura de la división de robótica del gigante del comercio electrónico. Este nuevo dispositivo, que moverá los paquetes entre unas zonas y otras de los almacenes, aterrizará en España este otoño. Y pone en alerta a la plantilla de los centros de la compañía, en pleno debate sobre la potencial destrucción de empleo.

El lanzamiento tendrá lugar en los próximos meses. El almacén se ubica en la localidad de Barberá del Vallés, a 20 kilómetros del centro de la ciudad de Barcelona. Contará con una superficie relativamente pequeña (28.000 metros cuadrados) respecto a otros mucho más grandes en Madrid o en la propia Cataluña. Pero lo relevante es que será el primero de toda Europa que contará con este nuevo modelo de robot lanzado por el gigante.

¿Cómo funciona el robot? Cambia básicamente la idea que hasta ahora estaba implantada en los principales centros logísticos de la compañía. No mueve palés con productos -que es lo que hacen los dispositivos con los que cuenta en otros dos centros de Barcelona-, sino que sirve sólo para gestionar paquetes de manera individualizada. Es decir, recepciona uno de los pedidos y lo coloca en la zona de salida de la instalación, dejando un espacio significativo de las instalaciones libres de grandes estanterías. "Está diseñado para obtener una mayor eficiencia en la distribución", explican desde la empresa.

¿Menos necesidad de mozos?

La realidad es que las necesidades de mozos de almacén y personal no cualificado, que se encarga hoy de ese movimiento de paquetes dentro del propio centro, van a ser inferiores. El centro de San Fernando de Henares (Madrid) tiene más de 70.000 metros cuadrados y por ahora no tiene ninguna tecnología de robots. En él trabajan más de 2.000 personas. El nuevo centro tendrá 28.000 metros cuadrados de espacio disponible y contará con una plantilla en los primeros tres años de algo más de 230 trabajadores.

La posición de la compañía la resumió la consejera delegada de Amazon en España e Italia, Mariangela Marseglia, hace varios días en el evento anual de la patronal tecnológica Digitales. "Algunos de esos empleos desaparecerán; los robots harán los trabajos más duros", apuntó durante su intervención, sin ofrecer cifras que demuestren que se han compensado con la creación de otros. En este sentido se limitó a asegurar que desde 2012, año en el que se pusieron en marcha los primeros robots en Estados Unidos, se han añadido nuevos empleos. "Sólo se transforman", defiende.

Sin embargo, la plantilla y los sindicatos están en alerta ante este avance de los robots en los centros de trabajo de la compañía. Temen que suponga una destrucción importante de empleo a futuro, pese a la creación de otros vinculados al mantenimiento de estos robots o a su manejo. Desde el gigante se limitan a asegurar que habrá una sustitución por otros puestos más técnicos, sin confirmar si éstos serán suficientes: "Gracias a estos avances estamos ayudando a nuestros empleados a formarse para nuevos e interesantes puestos de trabajo, como responsable de procesos en el campo de robots o especialista en control de flujo, y apoyarles adaptando sus habilidades".

Con los sindicatos, aún en guerra

La plantilla de Amazon ha pasado de 226 empleados en el año 2013 a 4.100 a cierre de 2018, cinco años después. A esta cifra hay que sumar todos los contratados a través de Empresas de Trabajo Temporal (ETT). ¿Cómo evolucionará en caso de que los robots en los diferentes centros? Sólo ofrece una previsión para 2019: alcanzará el nivel de los 5.400. La incidencia de la introducción de estos robots aún no se refleja, pues aún sólo están presentes en un porcentaje poco relevante de las instalaciones (en tres de la treintena que ya tienen abiertos).

Este anuncio se produce en un momento en el que la compañía sigue teniendo un duro enfrentamiento con el comité de empresa de su centro logístico de San Fernando de Henares, el de mayor importancia en España. Tras más de una decena de jornadas de huelga, están a la espera del pronunciamiento del juez sobre el cambio de condiciones económicas del convenio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios