Martes, 10.12.2019 - 16:40 h
Objetivo: salvar la temporada

El Gobierno maniobra para evitar la ruina de las Thomas Cook alemana y nórdica

Las filiales de estos países siguen operando y el Ejecutivo nacional se ha puesto a disposición de los diferentes gobiernos para evitar más daños. 

Reyes Maroto, ministra de Industria
Reyes Maroto, ministra de Industria, turismo y comercio. / EFE

El Gobierno y los empresarios necesitan salvar la temporada turística en España y sobre todo en las islas. Para ello, y ante la quiebra de Thomas Cook, desde el Ejecutivo se maniobra para tratar de evitar la quiebra de las dos filiales de la compañía que aún siguen operando: Condor, con sede en Alemania, y Thomas Cook Scandinavia, con sede en Suecia, tal y como confirmaba este mismo martes la propia ministra del ramo, Reyes Maroto.

"Ayer quebró la filial británica, pero estamos trabajando para evitar que a otras filiales, en particular Condor y Thomas Cook Scandinavia, les ocurra lo mismo", señalaba la máxima autoridad del Ministerio. "Estamos todavía a tiempo para evitar la quiebra", decía convencida de encontrar una solución que salve la quiebra y la temporada turística que ahora empieza en Canarias. 

La ministra ha reconocido "conversaciones al más alto nivel" con el Gobierno alemán y el sueco para poder asegurarlos al menos en lo que queda de año. "Estamos en un momento de emergencia", reconocía la ministra del ramo. La iniciativa para salvar estas partes de la compañía es similar a la que se llevó a cabo de urgencia este mismo fin de semana con la matriz británica y que finalmente no funcionó.

Entonces, los hoteleros españoles junto con el Ministerio de Fomento y el de Turismo unieron más de 100 millones de euros para tratar de que la compañía no dejase de operar. Finalmente, el Ejecutivo británico no aceptó esta oferta y en la madrugada del domingo la firma quebró. 

Convocatoria de la comisión interministerial

Para tratar de minimizar las consecuencias sobre el sector turístico nacional, el Gobierno se ha comprometido a convocar la comisión interministerial de Turismo para abordar "todas las aristas que tiene" esta situación y "no solo la urgencia". En este sentido, y en la reunión para la que aún no hay fecha, se tratará la situación financiera de las empresas del sector, asegurar la conectividad para no perder todo el volumen de turistas que tendrían que llegar hasta diciembre o que ya tenían comprometida la siguiente temporada con Thomas Cook.

Será entonces cuando se reúnan de nuevo las comunidades autónomas, las empresas implicadas y otros agentes que no han estado presentes en el encuentro de este martes, para analizar todas las medidas que desde las diferentes administraciones se pueden ofrecer. 

Reforzar el plan de contingencia

De los 600.000 afectados por la quiebra de la compañía en todo el mundo, 150.000 son los que están en este momento fuera de sus casas, según los datos del Gobierno británico. El plan de contingencia que ha desarrollado el Ejecutivo solo tiene en cuenta a estos que ya habían iniciado sus vacaciones. Pese a que todavía no hay datos exactos sobre el número de ellos que se encuentran en nuestro país, este es superior a los 30.000 estimados inicialmente por la embajada británica en España. 

Por ello, en la reunión que ha mantenido esta mañana la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, con altos cargos de este organismo, el Ejecutivo ha solicitado que se refuerce el plan de contingencia. "Necesitamos que se doten más vuelos para que los turistas vuelvan a casa", señalaba Maroto. 

El resto, otros 450.000, son turistas que habían comprado sus paquetes vacacionales y no podrán disfrutarlos, según señalan desde el Ministerio de Turismo. Para que estos viajeros puedan volver a su país de origen, el Gobierno británico ha dotado 1.000 vuelos hasta el 6 de octubre en cinco países diferentes, entre los que se encuentra España. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING