Domingo, 13.10.2019 - 21:07 h
Con hoteleros y CCAA

Turismo se moviliza frente a la quiebra de Thomas Cook y prepara una reunión

El encuentro a tres bandas servirá para "analizar las consecuencias" y "definir una hoja de ruta" para dar solución a esta situación. 

Thomas Cook
Turismo se moviliza frente a la quiebra de Thomas Cook y prepara una reunión. / Thomas Cook

El Gobierno se moviliza frente a la quiebra de Thomas Cook para tratar de minimizar las consecuencias para el turismo nacional. El cierre del turoperador ha dejado en tierra a más de 600.000 turistas de todo el mundo. España era uno de los destinos principales para estos viajeros debido a la importancia del 'sol y playa' nacional. Por ello, desde el Ministerio de Turismo, encabezado por Reyes Maroto, se han movilizado para tratar de rebajar al máximo los daños que el cierre de esta firma pueda causar sobre este motor de la economía. 

Así, la titular de la cartera señala que "convocaremos en los próximos días una reunión para analizar las consecuencias  y definir una hoja de ruta para dar solución a una situación que, sin duda, tenemos que trabajar de la mano con las comunidades autónomas". Por ello, se llevará a cabo una "reunión de coordinación" con los gobiernos de las regiones más afectadas -Canarias, Baleares, Andalucía y Cataluña- y los hoteleros, principales damnificados junto con los viajeros. 

Desde la cartera de Turismo confirman que "han tratado de evitar" la quiebra de la compañía y se han reunido en los últimos días en numerosas ocasiones con los hoteleros, "pero no ha sido posible". Por ello, ahora solo queda tratar de paliar las consecuencias que esto pueda tener sobre el turismo nacional a nivel sector y sobre los hoteleros en particular.

Con respecto a la repatración de los españoles que se han quedado 'tirados' en todo el mundo, Reyes Maroto ha señalado que el Gobierno británico ha garantizado la activación de un plan de contingencia y ha solicitado "tranquilidad" a todos los turistas afectados también en los hoteles españoles. Por todo ello, la responsabilidad de la cartera española es "exigir" que el citado plan de contingencias "se cumpla y todo el mundo pueda volver a sus casas".

Thomas Cook comunicaba esta madrugada el cese de sus operaciones tras entrar en suspensión de pagos al no prosperar las negociaciones de emergencia que estaba llevando a cabo con su principal accionista, el conglomerado chino Fosun. Los bancos exigieron un fondo adicional de 227 millones de euros para hacer frente a los meses de invierno, algo que la firma asiática no aceptó. 

La quiebra de Thomas Cook afecta a sus 22.000 empleados en todo el mundo, de los que 9.000 corresponden al Reino Unido, el mercado más importante. Los más de un centenar de aviones de la compañía se quedaron en tierra este lunes, mientras que más de 600.000 personas han quedado varados en más de ,medio centenar de destinos turísticos de 17 países.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios