Lunes, 23.09.2019 - 05:52 h
Sondeo de Metroscopia para Henneo / La Información

La marca Borrell tira del PSOE en la UE con el respaldo del 56% de los electores 

El ministro en funciones tiene el visto bueno de siete de cada diez socialistas, pero también del 66% de los de Cs... y la mitad de los de Vox.

Percepción líderes mayo Metroscopia
copia / Nerea de Bilbao

El Partido Socialista lograría una contundente victoria en las elecciones europeas del próximo 28 de mayo, en las que conseguiría el 30,8% de los votos -un porcentaje mayor al logrado en los comicios generales-, que se traducirían en 18 escaños en el Parlamento Europeo, cuatro más de los que tiene actualmente. Así se desprende del último sondeo preelectoral elaborado por Metroscopia para Henneo / La Información, en el que se constata una importante caída de apoyo al Partido Popular y un aumento del respaldo a Ciudadanos, una formación que pasaría de solo dos europarlamentarios a nueve.

Una de las claves del éxito de los socialistas, según se recoge en el sondeo, vendría de su cabeza de lista, el ministro en funciones de Asuntos Exteriores, José Borrell, que es el candidato más valorado por los encuestados de todos los partidos, al que aprueban el 56% de los electores. Avalado por su amplia experiencia y su profundo conocimiento de la política comunitaria, el dirigente socialista es considerado un moderado dentro del actual Gabinete de Pedro Sánchez y es bien visto tanto por rivales políticos como por ciudadanos que simpatizan con otros opciones políticas.

Según el sondeo, hasta un 71% de los votantes del PSOE aprueban al político catalán, que también es valorado por el 66% de los votantes de Ciudadanos. El socialista también es bien visto por un 55% de los votantes del Partido Popular y por, sorprendemente, el 49% de los afines a Vox. Mientras, la presencia habitual en los medios del expresidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont -huido y candidato de Lliures Per Europa-, y del ex vicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras -encarcelado y aspirante de Ahora Repúblicas-, les ha convertido en los políticos más conocidos de los que concurren a las europeas como cabezas lista, incluso por delante de Borrell

Por su parte, la candidata del Partido Popular Dolors Monserrat, exministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad con Mariano Rajoy, es conocida por un 67% de los electores y aprobada por el 31%; mientras Luis Garicano, responsable del Área de Economía y Empleo de de Ciudadanos y que es vicepresidente del partido político europeo Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa; María Eugenia Rodríguez Palop, de Unidas Podemos; y Jorge Buxadé, de la formación de extrema derecha Vox, son pocos conocidos por el electorado, con un 32%, 21% y 16%, respectivamente. 

El paso al frente de Borrell

Borrell decidió en febrero dar un paso adelante para volver a Europa, asumiendo que se alejaría, una vez más, de la primera línea de la política nacional a la que volvió en junio pasado integrándose como ministro de Asuntos Exteriores en el Gobierno socialista formado por  Sánchez tras la moción de censura a Rajoy. Antes de aceptar el ministerio, Borrell se convirtió en uno de los azotes socialistas contra el independentismo, participando en numerosos actos multipartidistas, algunos capitaneados por Ciudadanos, para oponerse a los desafíos de los soberanistas. 

Los socialistas han apostado, en el caso de Borrell, por un valor seguro. Es un político bien visto por sus adversarios por su cintura política y por su férrea oposición al independentismo, aunque en las últimas semanas su papel con respecto a la crisis venezolana ha sido especialmente criticado desde la oposición, fundamentalmente por su ambigüedad. El catalán volverá a la Unión Europea tras haber encabezado la lista en el año 2004, la última en la que el que el PSOE fue el partido más votado en las elecciones europeas, por delante del Partido Popular.

El mal comienzo del político catalán

El político catalán no empezó con buen pie su desembarco en el Gobierno de Sánchez. Solo seis meses después de ser nombrado ministro, fue sancionado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con una multa de 30.000 euros por una infracción muy grave por la venta de una serie de acciones de Abengoa en 2015 cuando era consejero de esta compañía. La venta de 10.000 acciones de un tercero se efectuó dos días antes que la empresa presentara el preconcurso de acreedores y el organismo regulador apunta a que se usó información privilegiada en la operación, como adelantó La Información.

Ocho años antes, Borrell fue nombrado presidente del Instituto Universitario Europeo con sede en Florencia, cargo del que dimitió en abril de 2012 debido a un conflicto de intereses en tanto que también formaba parte del Consejo Asesor Internacional de la empresa Abengoa, dedicada al desarrollo tecnológico sostenible en los sectores de energía y medioambiente.

Ahora en Portada 

Comentarios