Lunes, 21.10.2019 - 07:39 h
Negociaciones en la Comunidad

Madrid: terremoto por un pacto a tres (PP-Cs-Vox) en el que dos ni se hablan

Vox dice que el PP ha aceptado su entrada en el Gobierno regional, Ciudadanos se niega a ello y los populares desmienten que haya acuerdo.

La candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. /EFE
La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. /EFE

"Primera prueba superada, aunque queda mucha tela que cortar. Todos tendremos que hacer cesiones". La frase sale de los labios de un diputado regional del PP de Madrid y no está exenta de cierta dosis de optimismo después de un día -el de ayer- que comenzó con euforia en las filas populares y que terminó, entrada la tarde, en guerra abierta entre los de Génova, Ciudadanos y Vox.

Isabel Díaz Ayuso, candidata popular para presidir el gobierno de la Comunidad de Madrid, logró este lunes el milagro de que la Asamblea de Vallecas diera luz verde a una Mesa controlada por los tres partidos de centro-derecha representados en la Cámara y que estarán bajo la tutela del político naranja Juan Trinidad. Milagro, porque Vox y Ciudadanos evitan hasta cruzar sus miradas.

Poco después, los incendios, con distintos focos, fueron prendiendo. El primero lo avivó Rocío Monasterio, lideresa de Vox en Madrid. Monasterio aseguró haber firmado un documento con el PP en el que se rubricaba su entrada en el futuro Ejecutivo. "(El acuerdo) incluye las posiciones en la Mesa (de la Asamblea) y, por supuesto, las posiciones de Gobierno, consejerías, entes, en proporción a los escaños que tenemos (12), como es lógico".

"Está firmado y requetefirmado", indicaron a La Información fuentes del partido de Santiago Abascal, en relación al citado pacto que el PP reconoce que existe pero matiza que se trataría de un "documento interno aséptico".

Fuentes populares reconocen a este periódico que el documento es interno y de trabajo y que en él no se ha acordado nada sobre reparto o concesión de consejerías a Vox. Se trataría de "un texto breve que solo tenía por objetivo llegar a un acuerdo para la Mesa de la Asamblea pero que sirviese para sentar la base para hablar los próximos días", desmintiendo así lo dicho por Monasterio. Podría haber concesiones en entes y presupuestos, pero no puestos en el Gobierno.

Las mismas fuentes insisten en que las interpretaciones que se pueden hacer desde el grupo de Abascal son libres pero que en ningún caso se habría llegado a un acuerdo de Gobierno, del que probablemente se podría terminar hablando, al menos con Cs. En Génova no contemplan ceder terreno de Gobierno para Vox. Al menos a día de hoy.

Ciudadanos no ha tardado en saltar como un resorte. Sergún Albert Rivera, su partido no ha firmado ni va a firmar un acuerdo para gobernar (Madrid) junto a Vox, rechazando cualquier posible pacto en este sentido. Cs sí habría firmado también un documento con el PP con el mismo objeto de vehiculizar la conformación de la Mesa.

Dos documentos, pues, con dos partidos. Uno con Cs y otro más con Vox; y con el PP estampando su firma en ambos. "Si hay que llegar a un acuerdo con dos partidos y uno no quiere sentarse, se hace primero un pacto con uno y luego con el otro, aunque el contenido de ambos no sea inadmisible por ninguna de las partes".

En el PP entienden que son normales las tensiones y las presiones que se están encontrando en las negociaciones políticas en la región: "Díaz Ayuso ha liderado un acuerdo complicado; lo que ha conseguido es un éxito. Nosotros estamos actuando con lealtad", sentencian.

El PP teme que Villacís haga alcaldesa a Carmena

Las negociaciones para la formación de Gobierno en el Ayuntamiento de Madrid tampoco parecen sencillas. La candidata de Ciudadanos, Begoña Villacís, habría reclamado ocupar la Alcaldía con el apoyo de los concejales del PP haciendo valer su crecimiento en las urnas. El PP le ha rebatido afirmando que ella ha sido un lastre para Aguado en la Comunidad de Madrid, porque el efecto arrastre en la capital ha sido negativo para el candidato regional.

El planteamiento de Villacís habría caído como una bomba en el entorno del PP. En Génova no estarían dispuestos a apoyar la candidatura de la política, hasta el extremo de que temen que Cs podría llegar a 'ceder' la Alcaldía a Manuela Carmena con la ausencia o 'enfermedad' de algún concejal naranja el sábado a la constitución del consistorio, inclinando así la balanza a favor de la actual regidora.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios