Jueves, 20.06.2019 - 11:55 h
A 2.300 euros por unidad

España compra obuses 'made in Israel' para los tanques Leopard por 3 millones

Son 1.282 cohetes que serán suministrados por la firma IMI Systems y que servirán para las maniobras de los carros que están desplegados en Letonia.

Defensa compra en Israel proyectiles para los tanques Leopard por 3 millones
Defensa compra en Israel proyectiles para los tanques Leopard por 3 millones. / LI

España se rearma militarmente y lo hace para uno de sus mejores carros de combate, el Leopard 2. El Ministerio de Defensa ha autorizado un contrato con la firma israelí IMI Systems para adquirir 1.282 proyectiles que servirán para las maniobras de entrenamiento de estos tanques que se encuentran desplegados en Letonia en la misión de la OTAN 'Enhanced Forward Presence'. Se trata de una de las grandes compras de Defensa tras años de recortes y de sucesivas maniobras que por la situación económica tuvieron que desplazarse en ciertos casos del campo de tiro real a los simuladores virtuales.

Cada uno de estos casi 1.300 obuses tiene un precio unitario de 2.300 euros. En total, el Ejército de Tierra, a través de la Jefatura de Asuntos Económicos del Mando de Apoyo Logístico, gastará 3 millones de euros en este contrato que se adjudicó ayer lunes, según consta en la información hecha pública por el Ministerio de Defensa en el Portal de Contrataciones del Estado. En total tres compañías se han presentado a este concurso que se ha llevado la firma israelí mediante un procedimiento negociado con publicidad

Los proyectiles para los Leopard que ha comprado el Ejército español son el modelo TPCSDS-T de 120x570 milímetros. Son capaces de reventar el blindaje de un carro y tienen un alcance de hasta ocho kilómetros. No son, sin embargo, obuses de guerra, pero sí se trata de fuego real para que los militares puedan mantener su operatividad con todas las garantías en sus maniobras. Estas son las características de los artefactos según el manual del fabricante:

El objetivo del Ejército de Tierra es que estos proyectiles adquiridos puedan ser utilizados a lo largo de la próxima década por las distintas unidades. Así aparece especificado en las condiciones de contrataciones, que exigen al fabricante israelí una fiabilidad de la munición durante los diez años posteriores a sus fecha de fabricación. Durante ese tiempo deben ser calificados como Útil-1 y deberán ser conservados en las condiciones fijadas por el fabricante en los polvorines del Ejército.

La compañía seleccionada por la administración española, IMI, es todo un referente en la industria militar mundial. Creada en el año 1933 como el primer y único fabricante de armas del Estado israelí ha sido uno de los principales proveedores de las Fuerzas Armadas del país. Han suministrado al Ejército judía millones de balas, armas y ametralladoras durante décadas. Ministerios de Defensa de todo el mundo son sus clientes y el español ya ha trabajado con ellos en el pasado. La firma se privatizó hace unos años y pasó a manos privadas.

Los carros Leopard españoles, por su parte, son uno de los sistemas de guerra más potentes de las Fuerzas Armadas. En concreto, los proyectiles adquiridos irán destinados al Leopard 2E L55 del Ejército de Tierra, un tanque de tecnología alemana y que por primera vez salieron de nuestras fronteras para participar en la misión de la OTAN en el Báltico. El Estado Mayor, de hecho, difundió hace algo más de un año un vídeo para destacar la "potencia de fuego" del carro manejado por españoles:

De forma paralela a los proyectiles para los Leopard, el Ministerio de Defensa acaba de autorizar una partida para comprar fusiles de asalto HK G36, unas armas que irán destinadas a las unidades de élite de la Guardia Civil y a las desplegadas en embajadas en el extranjero. Se van a invertir 700.000 euros en comprar nuevas unidades de un subfusil que fue el que sustituyó al histórico Cetme.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios