Lunes, 25.03.2019 - 05:32 h
La víctima mejora en la UCI pediátrica

El Ayuntamiento de Pineda acusará al padre del bebé de dos meses maltratado

El pequeño ya fue atendido el 28 de diciembre en el Hospital de Calella y pero no se activó ningún protocolo por malos tratos.

El bebé ingresado en la UCI del Vall d'Hebron es de Pineda (Foto: Ràdio Pineda)
El bebé ingresado en la UCI del Vall d'Hebron es de Pineda (Foto: Ràdio Pineda)

El Ayuntamiento de Pineda (Barcelona) se personará como acusación particular contra el padre que presuntamente maltrató a su bebé y que quedó en libertad provisional con medidas cautelares y la prohibición de salir de España y de acercarse a 500 metros de su hijo.

En declaraciones a la emisora municipal Radio Pineda, el alcalde de esta localidad, Xavier Amor, ha explicado que el consistorio se ha puesto "a disposición de la Generalitat para colaborar", ya que el gobierno catalán ha abierto una investigación para ver si funcionaron los protocolos de protección de menores porque, al parecer, no era la primera vez que el bebé sufría agresiones.

El bebé, de dos meses y que ya está bajo tutela de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), se encuentra ingresado en la UCI pediátrica del Hospital Vall d'Hebron y está estable dentro de la gravedad, con contusiones en la cabeza y varias fracturas.

El alcalde de Pineda, donde residen los padres, acudió al Hospital Vall d'Hebron para interesarse por el bebé y su evolución. Amor ha informado a los portavoces municipales y ha convocado una junta extraordinaria para explicar la situación. "Ahora lo importantes es la recuperación del bebé y que se haga justicia", ha añadido el edil.

Según publica hoy El Periódico de Catalunya, el bebé ya fue atendido el pasado 28 de diciembre en el Hospital de Calella y los trabajadores sociales reportaron entonces a los servicios sociales del Ayuntamiento de Pineda de un "riesgo de exclusión social", aunque no activaron ningún protocolo por malos tratos.

Precisamente esta atención previa ha motivado que el departamento de Salud y el Síndic de Greuges -organismo catalán homólogo al Defensor del Pueblo- hayan abierto una investigación para saber por qué no funcionaron los protocolos de prevención de maltrato infantil y por qué los médicos no detectaron en el bebé indicios de posibles maltrato.

El Ayuntamiento de Pineda ha asegurado que no tenía ningún aviso de posible maltrato, aunque reconoce que el hospital de Calella le avisó de un riesgo de exclusión social de la familia, por lo que concertaron una entrevista de los servicios sociales con la joven pareja para el 16 de enero.

Sin embargo, la madre del bebé regresó con el niño al hospital de Calella tras la paliza que presuntamente le propinó el padre, de 21 años, el pasado día 3 de enero y, ante la gravedad del menor, fue derivado al Hospital Vall d'Hebron, cuyos médicos sí activaron el protocolo de maltratos al ver los golpes que presentaba y avisaron a los Mossos, la Fiscalía y la DGAIA.

El jueves el padre del bebé fue detenido y el juez lo dejó en libertad con medidas cautelares, como la prohibición de salir de España, no acercarse a 500 metros de su hijo y presentarse cada semana en el juzgado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios