Domingo, 17.11.2019 - 13:48 h
REE alerta sobre la inmadurez de muchos proyectos

El regreso de la especulación renovable dificulta el control de precios eléctricos

Los puntos de conexión solicitados superan en más de un 30% toda la potencia instalada y se han convertido en un activo negociable.

Gráfico electricidad.
Gráfico electricidad.

La especulación ha vuelto al sector de las energías renovables. Los permisos gratuitos que reparte REE para conectar los nuevos proyectos a la red de transporte cotizan a precio de oro. Guardar la vez en la cola para acceder a las líneas eléctricas se ha convertido en un activo. La burbuja no ha alcanzado el tamaño de 2007 pero sí el peso suficiente para dificultar el control de los precios eléctricos a medio plazo, según señalan expertos y asociaciones del sector. REE ha recibido peticiones para conectar 150.425 MW de energías limpias a la red. La cifra supera en un 33% toda la potencia eléctrica instalada en el país.

Sobre el papel, sólo hay un puñado de sociedades con proyectos renovables en marcha. Ganaron las subastas de renovables de 2016 y 2017. Son las Cobra (ACS), Enel Green Power, Forestalia, X-Elio, Naturgy, Solaria, Siemens Gamesa... Pero en el sector, sobre todo en la actividad fotovoltaica, pululan otros grupos. El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (ANPIER), Miguel Ángel Martínez-Aroca, denuncia que en algunas comunidades, la actividad especulativa copa los nudos de acceso a la red e impide el desarrollo de proyectos locales y de pequeño tamaño.

La propia REE alerta en el documento Red Eléctrica y la integración renovable sobre la posibilidad de que muchos de esos proyectos no sean "maduros", es decir, que puedan no tener un proyecto industrial detrás. El problema está detectado. Lo grave son sus consecuencias. El experto en energía Jorge Morales de Labra advierte de que la especulación en torno a los grandes proyectos acabará por afectar a los precios. En teoría, el despegue de la energía fotovoltaica y del autoconsumo, debería bajar los precios en el mercado mayorista. Pero en el sector, sostiene, se están dando comportamientos de "canibalismo". Nada nuevo, el pez grande que se come al chico, pero con consecuencias para el bolsillo de todos.

Primero, el proyecto

El presidente de la Fundación Renovables, Fernando Ferrando, apunta a la misma dirección. Ferrando destaca que los permisos de conexión -por cinco años- deberían concederse siempre que se demostrara que existe un proyecto real detrás. Primero el proyecto y luego el permiso. No al revés como sucede ahora, en una espiral que "convierte el simple guardar la vez en un activo". Sin ninguna penalización, además, porque al expirar la concesión del permiso ocupado por cinco años, no sucede nada. "Nunca se ha exigido la ejecución de avales", apunta Ferrando.

Todo son facilidades para que unos pocos copen la red de transporte. Como ha sucedido en Puerto Lubreras (Murcia), donde una compañía vinculada a un fondo de inversión austriaco, con un proyecto de 400 MW fotovoltaicos, ha taponado prácticamente toda la capacidad de evacuación de la zona. En Valencia, según 'El Economista', Iberdrola, ACS, Repsol, X-Elio y otras firmas con proyectos renovables se están coordinando, con el auspicio del Gobierno autonómico, para repartirse los accesos a la red.

El sector está en ebullición y especialistas como Javier García Breva (N2E) ponen el acento en la trasmisión de grandes proyectos como parte de un "sistema renovable especulativo" en el que uno de los pilares es la rotación de activos entre fondos y empresas promotoras. Ferrando, de la Fundación Renovables, apunta que respetando la libre trasmisión de activos, se deberían tener en cuenta el tratamiento (fiscal) a las plusvalías obtenidas puesto que, en muchos casos, esos activos se levantaron con primas pagadas por todos los usuarios.

Un esfuerzo sin precedentes

El proceso especulativo ha cogido velocidad porque España tiene que realizar un esfuerzo sin precedentes para reducir en 37 puntos las emisiones de gases de efecto invernadero. El objetivo es que en 2030, las emisiones del país sean un 20% inferiores a las registradas en 1990, lo que supone que el sistema tendrá que absorber 50.000 nuevos MW renovables en apenas diez años. En euros, según las cuentas adelantadas por el secretario de Estado de Energía, José Domínguez, la puesta en marcha de este nuevo parque renovable requerirá inversiones de entre 60.000 y 70.000 millones en poco más de una década.

La entrada masiva de renovables ha obligado a REE a reforzar las áreas de desarrollo del sistema y acceso a la red. Es un movimiento poderoso que, en teoría, debería trasladarse a los precios porque los costes  no tienen nada que ver con la generación tradicional. Pero el mercado eléctrico ha demostrado que es refractario a las presiones la baja en los precios. Incluso cuando el Gobierno de turno emplea el Boletín Oficial del Estado (BOE) para contener las subidas.

En la segunda mitad de 2018 y a pesar de que el Gobierno suspendió el impuesto del 7% a la generación, España registró la segunda mayor subida del precio de la luz en toda la Unión Europea. Subió un 13,8% con respecto al mismo periodo del año anterior, para alcanzar los 24,8 euros por cada 100 kilovatios hora (kWh), según los datos publicados por Eurostat.

Ahora en Portada 

Comentarios