Sábado, 23.02.2019 - 00:32 h
El Gobierno ultima una decisión histórica

Sánchez tiene todo listo para exhumar a Franco cualquier noche y a coste cero

Se amparará en la Ley de Sanidad Mortuoria y en la de Patrimonio Nacional. No descarta derogar un decreto del 57 para salvar el veto de la Iglesia.

Tumba de Franco en el Valle de los Caídos
Tumba de Franco en el Valle de los Caídos / EFE

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene todo listo para exhumar los restos mortales de Francisco Franco en cualquier momento. Será un golpe de efecto del Ejecutivo socialista ante la opinión pública, un movimiento que el propio presidente ha confirmado que se llevará a cabo "antes de las vacaciones" de este verano. Vicepresidencia ya tiene a punto el informe jurídico en el que se apoyará esta medida histórica y que hará posible sacar los restos del dictador del Valle de los Caídos para entregárselos a su familia.

"Se hará cualquier noche", confirman a La Información fuentes conocedoras de los trabajos previos a la exhumación que, además, será a coste cero. Solo hará falta que un grupo de operarios de Patrimonio Nacional se presenten en el enclave situado en la sierra del Guadarrama y procedan a la exhumación. Para sustentar jurídicamente esta decisión el Gobierno prevé apoyarse en dos leyes: la Ley de Sanidad Mortuoria de la Comunidad de Madrid, que recoge que "para poder proceder a una exhumación deberán haber transcurrido cinco años desde la inhumación", y la Ley de Patrimonio Nacional.

Pero el Gobierno también cuenta con un problema añadido: la oposición de la Iglesia. La actual Ley de la Memoria Histórica (que el nuevo Gobierno también ultima reformar) establece que las fosas y los osarios del Valle de los Caídos son propiedad de Patrimonio Nacional al ser considerados como una parte de un "cementerio público". Sin embargo, la basílica donde se encuentran las tumbas de Franco y José Antonio es propiedad de la Iglesia y su gestión corresponde a la abadía benedictina. Los monjes podrían, por tanto, cerrar el recinto y negarse a dejar pasar a los operarios que fueran a exhumar los restos de Franco.

Para salvar este veto haría falta derogar el decreto-ley de 1957 firmado por Francisco Franco que otorga la gestión de la basílica a la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. Este trámite podría ejecutarlo el Gobierno en cualquier momento, según las mismas fuentes. Sin embargo, un portavoz del Arzobispado de Madrid indicó a La Razón que el cardenal y arzobispo Carlos Osoro no tiene "ningún interés" en oponerse a que el cuerpo de Franco sea exhumado y trasladado del Valle de los Caídos. Incluso se ha mostrado "abierto a colaborar y dispuesto a poner todos los medios para alcanzar una solución de consenso".

Existe otro problema al que se podría acoger la familia Franco para evitar la salida de los restos del dictador. En los Acuerdos con la Santa Sede se establece que la basílica del Valle de los Caídos es "inviolable" y, por tanto, el Vaticano podría exigir el cumplimiento del mismo. Sin embargo, en el Gobierno de Sánchez se considera que el Concordato afecta al monumento y no a los restos humanos que hay enterrados en él.

Además, el Ejecutivo tiene previsto revisar estos acuerdos que tienen firmados España y la Santa Sede y que datan del año 1979. Se trata de un tratado internacional que solo puede denunciar el Gobierno y durante su etapa en la oposición los socialistas ya se mostraron partidarios de acometer unos cambios que serían históricos para el país.

El PSOE de Sánchez propuso hace apenas dos meses incluir una partida especial en los Presupuestos Generales del Estado destinada al Valle de los Caídos. En concreto, planteó gastar 21 millones en medidas como impulsar las exhumaciones de restos, la creación de un banco de datos de ADN de las víctimas, la puesta en marcha de una "comisión de la verdad", la retirada de toda la simbología franquista y la fundación de un Consejo de la Memoria de España.

Asimismo, los socialistas presentaron el pasado mes de diciembre una propuesta en el Congreso para convertir el Valle de los Caídos en ese Centro Nacional de Memoria. Quieren que "deje ser un lugar de memoria franquista y nacional-católica y se reconvierta en espacio para la cultura de la reconciliación, de la memoria colectiva democrática, y de dignificación y reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura". Propone también que en este lugar ubicado en El Escorial quede "expresamente prohibida su utilización como mausoleo del dictador".

El Gobierno ya ha hablado con la familia Franco para preguntarles dónde desean trasladar los restos del dictador una vez que sean retirados del Valle de los Caídos, según ha informado la vicepresidenta Carmen Calvo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios