Martes, 25.09.2018 - 17:59 h
Según desvela la autopsia

La gijonesa aparecida en un pantano tiene signos de muerte violenta

El cuerpo pudo ser identificado por el cabello, la ropa y el tatuaje que tenía grabado en un hombro. Apareció en el embalse de Arbón.

desaparcida
Búsqueda de las dos mujeres que siguen desaparecidas en Asturias / EFE

El cadáver de la mujer hallado ayer por la tarde en el embalse de Arbón, la gijonesa de 43 años que llevaba desaparecida desde el 13 de febrero, presenta múltiples contusiones y un golpe en la cabeza. Así lo han señalado fuentes cercanas al caso, que han añadido que, según las primeras impresiones de la inspección ocular, el cuerpo de la mujer fue lastrado.

La autopsia realizada en el Instituto de Medicina Legal de Oviedo ha determinado que la mujer, María Paz Fernández Borrego, tuvo una "muerte violenta", han señalado hoy a Efe fuentes de la Guardia Civil. El cadáver fue encontrado sobre las 15:50 horas del martes en una zona de difícil acceso en una orilla del embalse, en las proximidades de un cámping.

El Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil pudo rescatar el cuerpo horas después, tras lo cual fue trasladado al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo, para su estudio radiográfico y posteriormente al instituto anatómico forense para la realización de la correspondiente autopsia.

El cuerpo pudo ser identificado por el cabello, la ropa y el tatuaje que tenía grabado en un hombro.

María Paz Fernández Borrego estaba siendo buscada por la Guardia Civil desde que desapareciera el pasado 13 de febrero en la localidad de Navia, adonde había ido a pasar unos días.

Su vehículo había sido localizado junto al hospital de Jarrio, en el vecino municipio de Coaña, a unos 12 kilómetros del embalse en los que fue encontrado el cuerpo.

Buscan a otras dos mujeres

Tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional siguen trabajando en la búsqueda de otras dos mujeres desaparecidas en Asturias en los últimos días en Avilés y Gijón, aunque ambos cuerpos descartan que las desapariciones estén relacionadas.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha insistido en este extremo, al afirmar que las tres desapariciones "no tienen nada que ver una con otra".

Lorena Torre, de 40 años, desapareció el pasado jueves por la noche en Gijón y su coche apareció aparcado en las proximidades de la playa de El Rinconín y, según la Policía Nacional, vestía un plumífero verde, pantalón vaquero y botas.

Un día después se produjo en Avilés la desaparición de Concepción Barbeira, de 1,60 y complexión delgada, tras salir de su casa en San Adriano (Castrillón) para dirigirse a su trabajo en el hospital San Agustín de Avilés, al que no llegó a incorporarse.

Su vehículo fue localizado horas después de que se denunciase la desaparición con las puertas abiertas y el bolso en su interior en la localidad de Santa María del Mar, en Castrillón.

Ahora en Portada 

Comentarios