La infanta cristina descarga en urdangarin: “yo no he tenido nada que ver, lo ha llevado él”


La infanta Cristina descargó en su marido, Iñaki Urdangarin, la responsabilidad sobre las presuntas irregularidades cometidas a través de la sociedad Aizoon, que compartían al 50 por ciento y que sirvió supuestamente para desviar los fondos públicos que captaba el Instituto Nóos. “Yo no he tenido nada más que ver, lo ha llevado él, yo no he intervenido en nada”, dijo la hija del Rey en su declaración como imputada ante el juez José Castro.
Esta tónica, la de señalar que ella desconocía la actividad de Aizoon y que la gestión de la sociedad era responsabilidad de su marido, se repitió a lo largo de las casi siete horas de interrogatorio al que fue sometida el pasado 8 de febrero como imputada en el marco del ‘caso Nóos’, según se refleja en la transcripción de sus palabras.
La hija del Rey, de hecho, arrancó su declaración explicando que decidió entrar en Aizoon por “confianza” en su marido. “Mi marido me lo propone y con la confianza que le tengo, yo lo acepto, crea Aizoon para canalizar sus ingresos profesionales y a partir de ahí yo no he tenido nada más que ver, lo ha llevado él, yo no he intervenido en nada”, explicó la Infanta ante las preguntas del instructor.
La imputada añadió posteriormente que lo hizo porque creía que Aizoon estaba vinculada a “actividades deportivas”, algo por lo que siente “afinidad”.
LIBROS DE HARRY POTTER
La Infanta recurrió a la misma fórmula para desligarse de los gastos personales que se cargaron a las cuentas de Aizoon. El juez fue exhaustivo en este apartado y exhibió y preguntó a la imputada por una gran variedad de facturas en las que se recogen estos gastos.
El magistrado, de hecho, preguntó a la Infanta hasta por el recibo que refleja la compra el 20 de mayo de 2008 de cuatro libros de Harry Potter, que fueron cargados a la sociedad investigada. “Me imagino que eran para nuestros hijos”, explicó la duquesa de Palma en este apartado.
Castro preguntó entonces a la Infanta si tenía “sentido” que la compra de esos libros “se carguen a Aizoon”. “No, pero puede ser también una equivocación, no sé, yo no hice la compra, la puede haber hecho un tercero y haber sido una equivocación”, contestó la imputada.
El instructor no dejó la cosa ahí, sino que fue más allá e insistió en que alguien tuvo que decidir dónde se cargaba el gasto por los libros de la escritora británica J.K. Rowling. “Yo no lo decido, lo decidía mi marido con sus asesores que le ayudan”, zanjó la hija del Rey.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING